Largas colas para acceder a la playa de Begur

  • Agencia Atlas
Donde entraban 900 personas ahora sólo lo hacen 180. Es la cala de Aiguablava en Begur, un precioso paraje en la Costa Brava. Pero para llegar hasta este paraíso hay que sufrir, y mucho. Madrugones día tras día para no tener que hacer interminables colas de casi 3 horas. Los bañistas agradecen la seguridad que les da la distancia de seguridad, de hecho el Ayuntamiento ha puesto sombrillas para garantizar la distancia. Los que consiguen un hueco en la arena pueden quedarse desde las 9 hasta las 21 horas, un esfuerzo que tiene una gran recompensa. -Redacción-