El coronavirus enfría unas fiestas de Calatayud sin peñas ni carpas ni banderillas

  • Agencia Atlas
La plaza de Calatayud, en Zaragoza, debería estar llena de carpa y de banderillas, pero el coronavirus ha hecho que esté vacía. Unas fiestas de San Roque más atípicas que nunca y reforzadas por dispositivos especiales de la Policía para controlar que todo se cumple. Desde el Ayuntamiento siguen apelando a la responsabilidad individual. Las peñas sufren sabiendo que no pueden celebrar unas fiestas que son toda una tradición. Seguir las recomendaciones está siendo duro para muchos. La situación tampoco está siendo nada fácil para los hosteleros, que acumulan pérdidas. -Redacción-

Vídeos de Sociedad