El miedo paraliza las matrículas en la única escuela afgana para mujeres conductoras.

  • Agencia Atlas - 27/09/2021 14:50
Con 23 años Nilab Durrani es una emprendedora que conduce por las calles de Kabul.  Del orgullo de haber abierto la primera academia para mujeres conductoras ha pasado a una total incertidumbre...Un día después de que los talibanes tomaran el poder,  unos milicianos arrancaron el letrero de su academia y  desde entonces ni una sola mujer ha vuelto para sacar su carnet de conducir.  Las alumnas nos llaman, explica Nilab, preocupadas por su seguridad. Dicen que si vienen a clase alguien puede molestarles y cuestionarles. Con ayuda de Naciones Unidas Nilab abrió esta academia en la capital afgana hace un año y tenía planes de abrir otra en Kandahar.  Contaba además con mujeres instructoras, lo que facilitaba en las familias que dejaran a las jóvenes acudir a clase. Ahora está abatida por la situación y porque funcionarios del gobierno  le han dicho que no garantizan su seguridad si ella quiere volver a trabajar.