La colada norte del volcán comienza a devorar el núcleo urbano de La Laguna

  • Agencia Atlas - 20/10/2021 21:50
La gasolinera de La Laguna empieza a ser devorada por el mastodonte de lava que se ha adentrado en el barrio y los equipos que hay en la zona retroceden dejando atrás el peor de los augurios. Las coladas se ralentizan con cada edificio que engullen, pero no es suficiente para lograr frenarlas porque, prácticamente, toda la lava que arroja el volcán está alimentando los brazos que se extienden por La Laguna. El más prolongado se encuentra a la altura de la gasolinera. Paralelo a él le sigue otro que ya ha alcanzado el colegio y el parque de bomberos, y entre ambos se hace hueco otra extensión de la amenaza. Son tres ramales de la colada norte que pueden llegar a unirse en un avance que las vaguadas que hay en el terreno no logran desviar ni detener. Un recorrido en el que más de 1.000 viviendas están expuestas a la voracidad de un volcán que sigue insaciable. -Redacción-