Comprueba si tu gato es un ‘psicópata’ con este test

¿Mi gato explora lugares peligrosos? ¿Mi gato parece indiferente al peligro? ¿Escala muy alto? ¿Disfruta explorando más allá de mi casa? ¿Caza regularmente pequeños animales? ¿Domina a otros gatos del vecindario? ¿Demanda mucha atención? ¿Maúlla incesantemente si está solo? ¿Es curioso? 

Estas son algunas de las preguntas que el equipo de la psicóloga Rebecca Evans de la Universidad de Liverpool incluye en su singular cuestionario para determinar la “psicopatía” de tu gato. Al fin y al cabo, si un gato puede ser espía, ¿por qué no va a ser también psicópata? Pero puedes estar (relativamente) tranquilo. El término “psicopatía” aplicado a los gatos no se traduce (exactamente) en lo que estás pensando. Te lo explicamos. 

Comprendiendo la relación entre gatos y humanos 

mujer y gato
Mujer y gato/Foto: Pixabay

“La eutanasia de animales no deseados es la principal causa de muerte en gatos domésticos” afirma el estudio de la Universidad de Liverpool que fue publicado en Journal of Research in Personality en noviembre de 2021. Y ya lo hemos visto a la hora de comentar el Observatorio de la Fundación Affinity: el porcentaje de gatos recogidos desde 2007 ha ido en aumento también en España, siendo el 12% de los abandonos de gatos y perros por “pérdida de interés por el animal”. 

Tomando como base datos como estos, Rebecca Evans y su equipo trataron de desarrollar un sencillo cuestionario con el que tratar de progresar en el conocimiento de la esquiva personalidad del gato. Y es que no todos los gatos son iguales, mostrando diferencias individuales en sociabilidad, curiosidad, dominancia y agresividad, influyendo estas diferencias de personalidad en la calidad de la relación entre el gato y su tutor. 

Según los investigadores, de entre los rasgos propios de los gatos, los comportamientos asociados con la supervivencia en contextos amenazantes como trepar o atacar pueden haber sido seleccionados genéticamente en los antepasados del gato doméstico actual con el objetivo de ejercer tareas de caza en el hogar, como sucedía, por ejemplo, en el Antiguo Egipto

Estos comportamientos pueden estar relacionados con la psicopatía y aún pueden formar parte de la estructura típica de la personalidad felina, siendo esta la base conceptual del estudio. 

Pero cuando hablamos de un “gato psicópata” o incluso un humano psicópata, generalmente existe un cierto equívoco conceptual. Un psicópata no es un asesino despiadado como se nos muestra en la cultura popular: desde un punto de vista psiquiátrico, no se considera un trastorno excepcional ya que es dos veces más común que la esquizofrenia o el trastorno bipolar incluyendo rasgos como falta de empatía, culpa y remordimiento, irresponsabilidad e impulsividad, mentira patológica, encanto superficial, narcisismo o delincuencia juvenil.

Partiendo de esta categorización psiquiátrica humana de la psicopatía, los investigadores han estudiado los rasgos psicopáticos de los gatos, especialmente la insensibilidad y la falta de comportamiento prosocial que se había analizado previamente con algunas razas de perro como el bull terrier o algunos primates como el chimpancé. 

¿Gatos de rasgos psicópatas? 

gato en mesa
Gato sobre la mesa/Foto: Unsplash

Tal y como afirma el estudio, existe una tradición de la cultura popular de señalar una serie de rasgos gatunos que se asocian a las características distintivas de la psicopatía, especialmente el egoísmo, la insensibilidad y la manipulación. Sea esto más o menos exagerado, es evidente que los gatos se comportan, por lo general, de una forma muy particular que los distingue del comportamiento gregario del perro. 

Y es que, en término evolutivos, según afirma el equipo de Evans, es posible que la psicopatía ya no cumpla una función adaptativa en el gato domesticado como sucedía en otro tiempo cuando se les exigía autosuficiencia.

Estos rasgos adquiridos, pero también innatos por su propia condición felina pueden en la actualidad ser perjudiciales en entornos humanizados: los rasgos “mezquinos” y agresivos no son deseables y pueden conllevar rechazo y abandono. Y es así como surge la idea del test de evaluación psicopática de los gatos. 

Un test para evaluar si tu gato es ‘psicópata’

Gatos espía
Un gato se asoma tras una pared – Fuente: Unsplash

Para la elaboración del test, Rebecca Evans y su equipo acudieron a la Medida de Psicopatía Triárquica de Christopher J. Patrick publicada en 2009 y que se desarrolló para combinar perspectivas históricas y más actuales en la comprensión del individuo psicopático. Este modelo se basa en tres factores esenciales: 

  1. Audacia, incluyendo bajos niveles de miedo y evitación e inmunidad al estrés. 
  1. Desinhibición, incluyendo restricción conductual reducida y regulación alterada de los afectos y los impulsos. 
  1. Mezquindad, implicando baja empatía o ausencia de la misma y agresión insensible. 

Según los investigadores, el uso del modelo triárquico de psicopatía ha resultado prometedor para comprender conductas socialmente aversivas en chimpancés, aunque se sigue discutiendo si realmente los gatos tienen capacidad para mostrar empatía, o su falta de empatía puede ser innata, pese a que la mayoría de los tutores de gatos consideran que sus animales muestran este rasgo.  

En este sentido, los propietarios de gatos, “reportan una mayor satisfacción con los gatos que son agradables y sumisos, rasgos que están inversamente asociados con la psicopatía en humanos” y que, probablemente, lo son en relación a los propios rasgos de un gato. Así que estaríamos “pidiendo” a nuestros gatos que se comporten de una forma que no es natural para ellos, algo cada vez más habitual con los animales domésticos y las contradictorias (y egoístas) exigencias humanas con respecto a ellos. 

Así, los problemas de comportamiento como la agresión (conceptualmente relacionada con la maldad) y la desobediencia (conceptualmente relacionada con la desinhibición) se consideran la razón de alrededor del 38% de las entregas de gatos a refugios del Reino Unido, según se señala en el estudio. En este sentido, los investigadores aspiraron con su cuestionario a medir y comprender estas características de la personalidad del gato y su influencia en la relación gato-tutor.  

¿Y cuáles fueron las conclusiones del estudio? Tras analizar los cuestionarios de 276 gatos macho y 273 gatas hembra se concluyó que aquellos tutores que calificaron a sus gatos con un nivel más alto de psicopatía informaron de una relación de menor calidad con su animal. Así mismo, un nivel más alto y variable de actividad supone una puntuación más alta en el cuestionario y, por lo tanto, una menor calidad en la relación del tutor con su animal.  

Además de los tres factores triárquicos referidos (audacia, mezquindad y desinhibición) para la personalidad del gato se obtuvieron dos factores adicionales: antipatía hacia las mascotas y antipatía hacia los humanos

Así pues, si tu gato es audaz, agresivo, valiente y desobediente, además de antipático hacia otros animales y humanos, además de confirmar que, efectivamente, es un gato (por si no lo sabías), los resultados del test pueden señalar tendencia hacia la psicopatía gatuna. Pero puedes dormir tranquilo, sigue siendo un gato, no un humano psicópata.  

¿Te interesa hacer el test de psicopatía gatuna? Pincha aquí.  



Deja una respuesta

Your email address will not be published.