¿Es cierto que se quieran prohibir los perros salchicha?

“Los perros salchicha no estarán prohibidos”. En todo caso, no podrán reproducirse si se perpetúan enfermedades hereditarias y, con ello, el sufrimiento animal. El ministro de Agricultura alemán Cem Özdemir ha tenido que explicar en su cuenta de X en declaraciones recogidas por Bild que la intención de su gobierno no es prohibir la tenencia de perros salchicha o teckel, conocidos en Alemania como dachshund, saliendo así al paso de los rumores sobre la prohibición de esta raza. 

Los perros salchicha son otro caso más de mutación genética seleccionada deliberadamente por los criadores para conseguir un determinado aspecto y cumplir con una función muy concreta: cazar tejones en madrigueras. De ahí que su nombre en alemán que se traduzca como “perro tejonero”.  

El problema es que los criadores no tuvieron en cuenta (o no quisieron tener en cuenta) los problemas físicos hereditarios de fomentar esta mutación genética denominada bassetismo. Precisamente eso es lo que el gobierno alemán trata de contrarrestar, al menos según informa públicamente, a la hora de completar las normas sobre la cría de animales domésticos.  

¿Por qué controlar la cría de perros salchicha? 

Perro salchicha - Fuente: Pixabay
Perro salchicha – Fuente: Pixabay

Por el bienestar animal. Tal y como hemos explicamos a la hora de hablar de la nueva legislación neerlandesa acerca de los perros de hocico corto, el caso de los perros salchicha es muy similar. Nos encontramos ante una raza producto de una mutación genética que ha sido fomentada por criadores, vendedores y aficionados a los perros. 

Como indica la ficha del teckel de la Federación Cinológica Internacional, el perro salchicha ha sido conocido desde la Edad Media. A partir de los sabuesos se efectuaron cruces para obtener perros especialmente aptos para la caza bajo tierra. De estos perros de extremidades cortas evolucionó el dachshund siendo reconocida como una de las razas más versátiles de perros cazadores. 

Estas patas extraordinariamente cortas son la característica más llamativa de este perro, han ido acortándose a medida que ha aumentado la cría de teckels una vez que se ha convertido en una raza muy demandada, ya no por su función como cazador, sino como perro de compañía de aspecto atractivo u original.  

Pero este aspecto, ya meramente estético, oculta a menudo graves problemas de salud hereditarios: el riesgo de problemas espinales y neurológicos es mucho mayor que en otras razas. En particular, la enfermedad de disco intervertebral en perros salchicha, que provoca que el animal no pueda caminar adecuadamente, es entre 10 y 12 veces mayor que en otras razas.  

Uno de cada cuatro perros salchicha padece esta enfermedad lo que provoca dolores cuando los huesos pinzan los nervios cercanos. La analgesia o la cirugía son los tratamientos que se administran cuando el problema es grave. 

“Dificultad para respirar, dolor de espalda, dolor de ojos y una vida corta: estas son algunas de las malas consecuencias de la cría”, cita Özdemir, justificando su proyecto de regulación de la cría de razas de animales domésticos.

“Una amenaza a la cría del perro salchicha” 

Cachorros de perro salchicha - Fuente: Pixabay
Cachorros de perro salchicha – Fuente: Pixabay

Cuando el Club Alemán de Teckel, formado ya en 1888, analizó el proyecto legislativo sobre la nueva ley de bienestar animal señaló que suponía “amenazas muy concretas a la continuidad de la cría de perros de raza y, por tanto, a muchas razas de perros, incluido el teckel”. 

Y es que la ley redefine el concepto de la crianza de animales domésticos que ya había sido legislado en 1986 y 2013. Según señala el portavoz de Özdemir a Bild «se trata de evitar la proliferación de enfermedades hereditarias como ceguera, sordera o las malformaciones dentales que pueden provocar dolor o sufrimiento en los animales afectados”, así como anormalidades en el movimiento u óseas que pueden vincularse directamente a los perros salchicha. 

El objetivo de la ley es “ayudar a los criadores en particular a reconocer si una cría planificada viola la prohibición de la cría bajo tortura con el objetivo de no criar animales con características que provoquen dolor y sufrimiento”.  

Es decir, fomentar el bienestar animal poniendo freno al capricho humano de tener animales con unas determinadas características físicas, más o menos atractivas, pero que supongan una espada de Damocles permanente para dichos animales.  

“Hablamos de características de cría crueles y de la salud de los animales, no, como se afirma falsamente, de la prohibición total de determinadas razas”, zanjó (por el momento) Cem Özdemir. 

¿Y cómo está la regulación de la cría en España? 

Perro salchicha y gato - Fuente: Pixabay
Perro salchicha y gato – Fuente: Pixabay

El título III de la Ley de bienestar animal hace referencia a la cría, comercio, identificación y transmisión de animales de compañía. Entre otros objetivos, la ley trata de regular la cría de animales, exigiendo que los criadores estén debidamente inscritos en el Registro de Criadores de Animales de Compañía, acreditando formación que reglamentariamente sea dictaminada para ejercer su actividad. 

Así mismo, el artículo 55 señala que “la persona responsable de la actividad de la venta de animales de compañía deberá entregar a los animales en buen estado sanitario y con los tratamientos obligatorios por edad y especie, sin perjuicio de su obligación de responder por los vicios o defectos ocultos del animal”. 

Por otro lado, el artículo 57 prohíbe la venta directa de cualquier tipo de animal de compañía a través de internet, portales web o cualquier medio o aplicación telemáticos, con el objetivo, nuevamente, de tener mayor control del mercado de compraventa de animales de compañía. Todo ello para evitar también la crianza indiscriminada.  

De cualquier forma, en España, al igual que en Alemania o en Países Bajos, no se prohíbe la tenencia de determinadas razas, sino que, con la nueva legislación, se aspira a minimizar el sufrimiento animal producto del capricho humano. Como señalan los veterinarios, debemos elegir siempre la salud del animal por encima de su aspecto o atractivo físico, contribuyendo de esta manera al bienestar animal. 



Deja una respuesta

Your email address will not be published.