¿Por qué los gatos tienen la lengua áspera?

Seguro que te has dado cuenta de que tu gato tiene la lengua áspera, al menos, mucho más que la de otros animales. Pero la naturaleza es sabia, así que esto debe tener algún tipo de explicación. ¿Por qué los gatos tienen así la lengua y qué características posee para adquirir esa aspereza? Es más, ¿acaso les sirve para algo en especial?

La respuesta es más sencilla y curiosa de los que imaginamos. Este es el motivo por el cual los gatos tienen la lengua áspera y que probablemente desconocías.

Cómo es la lengua de los gatos

Gato y toallas
Gato echando la lengua junto a toallas/Foto: Unsplash

La lengua de los gatos se caracteriza por estar formada por una serie de diminutas protuberancias que están colocadas vueltas hacia dentro. Son como espinas hacia el interior que se denominan papilas filiformes. Estas provocan esa sensación tan distinta a la que nos puede causar nuestra propia lengua o la de los perros.

De hecho, la lengua felina es parecida al papel de lija, puesto que esas protuberancias, están formadas por una proteína: la queratina, la misma que se encuentra en buenas cantidades en nuestro pelo y nuestras uñas. Esa forma tan particular es lo que hace que nos resulte tan áspera cuando nos lamen. No obstante, carecen de papilas gustativas, así que los gatos no aprecian los sabores como nosotros, y distinguen principalmente entre dulce y salado. Como consecuencia, se guían especialmente por otro de sus sentidos: el olfato.

Para qué sirve la lengua de los gatos

Gato limpiándose las patas con la lengua
Gato limpiándose las patas con la lengua/Foto: Unsplash

Pero como todos sabemos, la naturaleza siempre diseña las cosas de tal modo por alguna razón, así que debe haber una buena razón para que la lengua de los gatos posea tales contornos y asperezas. Y es que esto tiene una utilidad imprescindible en los mininos: la limpieza. Cada cavidad recoge la saliva de una manera perfecta para que, a la hora de pasarla por sus pelos, pueda distribuirse mejor. Ello contribuye a refrescarse y controlar su temperatura corporal.

Pero además de ello, los gatos acostumbran a asearse con frecuencia a lo largo del día, y lo hacen lamiendo las distintas partes de su cuerpo. Tener una lengua que actúa como un peine facilita que puedan limpiar su pelaje con mayor facilidad, eliminar la suciedad y deshacer los nudos de pelo. Como consecuencia, con su lengua son capaces de quitar el pelo muerto y desenredar el pelaje, por lo que se forman muchas menos bolas de las que pueden suponer para ellos un auténtico problema.

Es tal el interés que ha despertado esta característica de los gatos que son diversos los estudios que encontrarás al respecto. Ejemplo de ello es Cats use hollow papillae to wick saliva into fur, publicado en el 2018 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Leones y tigres

Leones
Leones/Foto: Unsplash

Esta lengua áspera no solo es una característica de los gatos, sino también de otros animales como los leones y tigres. Además, cuanto más grande es el animal, más áspera y rugosa es su lengua. Así que, en el caso de estos animales del género Panthera, además de contribuir a mantener una higiene adecuada, para limpiarse y acicalarse, también les ayuda mucho a la hora de comer y alimentarse, porque les facilita arrancar los restos de la carne de sus presas. Asimismo, les facilita ablandarla, e incluso pueden eliminar más fácilmente sus plumas, en el caso de cace aves, antes de devorarlas.

Como resultado, debes de tener en cuenta que, con un par de lametones, un león podría despellejarte la piel, precisamente por esas numerosas y grandes papilas filiformes que poseen las lenguas de los felinos. Además de ello, la lengua de estos grandes felinos les permite eliminar el olor al asearse, de manera que evitan que sus presas puedan detectarlas mediante el olfato. De igual modo, les sirven para refrescarse y bajar su temperatura en las cálidas jornadas en tierras como las africanas.

Problemas de salud

No obstante, pese a que sea normal que nuestro gato se lama a lo largo del día para limpiarse y refrescarse si tiene calor, hemos de estar pendientes de que no lo haga por alguna otra razón. Si lo observas y compruebas que lo está haciendo más de lo normal o de manera compulsiva, hay que tener en cuenta que puede deberse a un problema de salud.

Una de las razones por las que los gatos no paran de lamerse es el estrés. Cuando se lamen liberan endorfinas que los tranquilizan, así que puede ser que tu gato esté estresado o agobiado por alguna razón, como una mudanza o un nuevo habitante en casa. También es posible que esté padeciendo alguna alergia o que tenga cistitis y no pare de asearse. En cualquier caso, lo mejor es que consultes al veterinario para salir de dudas.



Deja una respuesta

Your email address will not be published.