Por qué se están adelantando los tratamientos para luchar contra la procesionaria del pino

Cada año llega el momento de prevenir los efectos de la procesionaria del pino. Y aunque las medidas que solían llevar a cabo ayuntamientos y comunidades autónomas para ello solían empezar a implementarse a principios de la primavera, de un tiempo a esta parte, se abordan cada vez más pronto.

Pero ¿por qué se están adelantando los tratamientos para luchar contra la procesionaria del pino? Te damos la respuesta y comprendemos por qué es necesario llevar a cabo esta intervención por parte de las administraciones públicas, además del cuidado que nosotros mismos debemos tener tanto por nuestra salud como por la de nuestras mascotas.

¿Qué es la procesionaria del pino?

nido de procesionaria
Nido de procesionaria/Foto: Pixabay

La procesionaria del pino es un insecto que habita en los bosques europeos, así como en el norte de África y en Asia. Este lepidóptero vive en todo tipo de pinos, en cuyas copas ponen los huevos las mariposas durante el verano. Es entre septiembre y otoño cuando salen de ellos las orugas. Durante el tiempo que dura la fase larvaria es cuando pueden causar las defoliaciones forestales, pues entre los meses de noviembre y de febrero, se alimentan de las hojas de los árboles colindantes.

En el momento en que llega la primavera, las orugas empiezan a bajar de las copas de los árboles en fila. Su objetivo es enterrarse, para pasar la etapa de crisálida o pupa, hasta que llegue el verano siguiente. Es en la época más cálida del año cuando eclosionan y salen las mariposas, que apenas viven un par de días, en los que se aparean y ponen sus huevos en los pinos, dando inicio a un nuevo ciclo. Ese recorrido en el que desfilan da lugar al nombre por el que se conoce a estos animales: orugas de la procesionaria, pues avanzan en procesión.

Riesgos de la oruga procesionaria

Procesionaria del pino
Procesionaria del pino/Foto: Unsplash

La existencia de este insecto, que sirve de alimento a otros animales de su entorno, como carboneros, herrerillos, mirlos y murciélagos, puede resultar un riesgo cuando la población acaba siendo muy elevada y puede transformarse en una auténtica plaga forestal en los pinares. Pero además de ello, hay que considerar que estas larvas tienen unos pelos urticantes que caen y que se desplazan por el aire.

De tal modo, el contacto de cualquier tipo con ellos puede provocar problemas de salud como irritación en la garganta, la nariz y/o los oídos, urticarias en la piel o reacciones alérgicas. Y no solo afectan a las personas, sino también a las mascotas, por lo que en la primavera, cuando estos insectos descienden de los árboles, hay que tener especial cuidado, tanto por nuestra salud como por la de nuestros amigos de cuatro patas. Recuerda que la procesionaria de los pinos para perros y gatos puede llegar a ser mortal.

Tratamiento para luchar contra la procesionaria

Para evitar las plagas de procesionaria, se aplican distintos tratamientos en los pinares, desde los biológicos hasta la endoterapia, por medio de insecticidas inyectados en el tronco de los pinos, que evitan la procesionaria durante un periodo de tres años.

Los tratamientos contra la procesionaria del pino pueden aplicarse en distintos momentos del año, según la fase del ciclo de esta oruga sobre la que se pretenda incidir. No obstante, lo más habitual es aplicarlos en primavera, estación en la que los ayuntamientos suelen ponerlos en práctica. Normalmente los llevan a efecto durante el mes de abril. Sin embargo, en los últimos años, estas medidas se están adelantando cada vez más, y se aplican los tratamientos para combatir la eclosión de la procesionaria en los meses de febrero, en ocasiones, incluso en enero.

Cambio climático

Procesionaria del pino
Nido de procesionaria del pino/Foto: Pixabay

¿Por qué sucede esto? ¿Cuál es el motivo de que se esté adelantando el ciclo de la procesionaria? La respuesta es simple: el cambio climático. Las temperaturas elevadas que cada vez se alcanzan con más frecuencia durante el invierno tienen como consecuencia la aceleración de la eclosión de los nidos de orugas en las copas de los pinos.

Ese es el motivo por el que cada vez nos las encontramos antes en su particular procesión. Además, las temperaturas más altas también favorecen que esta especie se propague con mayor velocidad, y que su cantidad sea tal en los pinares que habitan que sus depredadores naturales no estabilicen el número que mantenga un equilibrio en el ecosistema.

El efecto sigue incrementándose y se espera que siga aumentando. De hecho, en diciembre del 2022, la red Alerta Forestal del Creaf detectó ya orugas en procesión en comarcas como las de Ripollès, Solsonès, y Garrotxa, entre otras. Y es que el ambiente cálido está propiciando su expansión. Recuerda que puedes encontrarlas allá donde hay pinos, así que deberás ser especialmente cuidadoso para no correr riesgos en esos momentos de su ciclo en que bajan de los árboles.



Deja una respuesta

Your email address will not be published.