¿Qué enfermedades se pueden contagiar de los perros a sus dueños?

Los perros son uno más en la familia, pero también pueden enfermar, y no siempre tenemos claro hasta qué punto pueden contagiarnos sus males o si simplemente nos hemos de dedicar a cuidarlos sin preocuparnos por nada más. Para conocer más sobre el posible contagio de enfermedades de perros a personas hemos de comprender un poco más qué es la zoonosis.

De tal modo, sabremos qué enfermedades se pueden contagiar de los perros a sus dueños y podremos tomar medidas para cuidar más y mejor tanto a nuestros amigos peludos como a nosotros mismos.

Qué es la zoonosis

Mosquito - Fuente: Depositphotos
Mosquito – Fuente: Depositphotos

Se denomina zoonosis a cualquier enfermedad que puede transmitirse de animales a humanos o, al revés, de humanos a animales. Además, para producirse el contagio debe haber una vía directa de transmisión, como la saliva, las picaduras, la sangre o el aire, o una vía indirecta, como cuando un insecto o un parásito transporta el virus de un animal infectado y nos pica contagiándonos. En base a ello, podemos detectar y abordar las enfermedades más frecuentes que pueden contagiarnos nuestros amigos de cuatro patas.

Enfermedad de Lyme

La enfermedad de Lyme es una de las más conocidas que es posible que los perros transmitan a los humanos. Pero para que nuestros amigos de cuatro patas nos la pasen es necesario un vector: la garrapata.

Provocada por la bacteria Borrelia burgdorferi, los primeros síntomas de la enfermedad de Lyme son los dolores musculares, cojera y aumento de la sed, que dan paso a los vómitos, la diarrea, la fiebre, la poliartritis… Puede terminar causando lesiones muy graves en los riñones, así que para curarla, es necesario detectarla cuanto antes. La forma más sencilla de diagnosticarla en nuestros perros es por medio de un análisis de sangre, y en caso de ser positivo, se trata por medio de antibióticos.

Para evitarla, lo mejor es que revises con frecuencia a tu amigo para comprobar que no tiene garrapatas, y en el caso de que así sea es necesario sacárselas. También puedes ponerle un collar antigarrapatas o incluso una vacuna para combatirlas. En cualquier caso, consulta a tu veterinario si tienes dudas.

Dirofilariasis canina

Ojos de perro
Perro tendido/Foto: Unsplash

Otra de las enfermedades que pueden contagiar los perros y los gatos a sus dueños es la dirofilarosis canina, también conocida como la enfermedad de los gusanos del corazón. Y es que son estos gusanos (Dirofilaria immitis) los que se instalan en el corazón o en los pulmones del perro infestado. La enfermedad, de evolución lenta, puede llegar a provocarle una parada cardíaca.

Se transmite por vía indirecta, a través de las picaduras de los mosquitos, y para evitarla lo mejor es aplicar a nuestros amigos peludos un tratamiento farmacológico preventivo contra parásitos internos y externos.

Leishmaniosis canina

La leishmaniosis, también conocida como la enfermedad del mosquito, se transmite a través de un díptero denominado flebotomo. La leishmaniosis está presente en toda España, puesto que se trata de una enfermedad endémica, y puede afectar a todos los perros, aunque tiene mayor experiencia en los más jóvenes. La picadura del mosquito es la que hace que se transmita de canes a personas.

Entre los síntomas más frecuentes que provoca la leishmaniosis están las úlceras cutáneas, apatía, fiebre, cojera, delgadez y ganglios inflamados. Si no se diagnostica a tiempo, evoluciona hasta patologías graves en órganos como los riñones y el hígado. Lo mejor es el reconocimiento de un veterinario y unas analíticas para detectarla, si se tiene sospecha de que el perro la ha contraído. De nuevo, los collares, pitetas y tratamientos antiparasitarios son lo mejor para la prevención.

Sarna sarcóptica

Veterinario
Veterinario atendiendo a un perro/Foto: Pixabay

La sarna es una enfermedad que se transmite por un ácaro que excava en el pelaje o en la piel y termina provocando pruritos, eczemas, heridas cutáneas y alopecias. Y, aunque no todos los tipos de sarna están considerados como zoonosis, sí hay que tener en cuenta la sarna sarcóptica, que sí se transmite entre perros o gatos y humanos.

Provocada por el ácaro Sarcoptes scabiei, la sarna sarcóptica es muy contagiosa, y pueden padecerla perros y gatos de todas las edades. Cuando se contagia a humanos, estos padecen erupciones con picazón que suelen cursar con un carácter leve. Si empiezas a ver en la piel de tu amigo de cuatro patas señales rojizas o pruritos, u observas que le cae el pelo por zonas, lo mejor es que lo lleves al veterinario. Una vez que este confirme que se trata de este tipo de sarna, elegirá el tratamiento más adecuado para tu mascota si tiene sarna y te dará las pautas de higiene a seguir para evitar que se propague y que vuelva a suceder.

Como el resto de enfermedades, lo importante es detectarla a tiempo para darle a nuestros amigos peludos todos los cuidados y cariño que se merecen.




Deja una respuesta

Your email address will not be published.