¿Qué frutas y verduras pueden comer los perros y los gatos?

/

¿Carnívoros u omnívoros? Existe una considerable confusión entre profanos acerca de la clasificación de perros y gatos en un orden concreto según su alimentación esencial. Esta confusión solo puede ser resuelta por profesionales, especialmente veterinarios especialistas en nutrición de animales domésticos.  

Acudimos a la experiencia de uno de estos profesionales para tratar de aclarar estas dudas acerca de la alimentación de tu gato o tu perro para que sepas si puedes incluir la fruta y la verdura en su dieta, teniendo en cuenta también que existen considerables diferencias entre ambas especies. 

Los perros son ‘más omnívoros de lo que muchos tienen por supuesto’ 

Perro con lechuga - Fuente: Pexels
Perro con lechuga – Fuente: Pexels

Así lo definía ya en 1990 en este artículo el prestigioso veterinario Jaume Camps presidente de la Associació Catalana d’Història de la Veterinària y presidente de la Sección Nutrición de la Academia de Ciencies Veterinaries de Catalunya. 

Camps explica que los perros pertenecen a un orden Carnivora representado por más de 250 especies que van de los felinos (“los más comedores de carne”) a los osos panda que comen casi exclusivamente bambú.  

Así mismo, el veterinario catalán explica que se tiende a declarar al perro como carnívoro también por su relación con sus ancestros, “predadores natos”, como el lobo que, no obstante, consumían carne con gran contenido vegetal en los estómagos e intestinos de sus víctimas. 

Por otro lado, no hay que olvidar que el perro se ha ido adaptando desde su domesticación (establecida hace unos 15.000 años) a consumir las sobras de humanos, que somos muy omnívoros.

Así pues, el perro sería considerado carnívoro facultativo u oportunista, un animal que se alimenta principalmente de carne, pero que puede alimentarse de otras cosas si tiene la oportunidad, entre las que se encuentran las frutas y las verduras. 

¿Qué frutas y verduras puede comer tu perro? 

Perro y fruta - Fuente: Pexels
Perro y fruta – Fuente: Pexels

El doctor Camps recuerda en su artículo que el perro no precisa ingredientes, sino “nutrientes”, así que no es tan relevante si come una u otra fruta, una u otra verdura, sino los nutrientes que incluya ese alimento. Igual que nosotros. Eso sí, siempre evitando las frutas y verduras tóxicas para ellos, por supuesto. 

Lo que sí difiere de los humanos, y esto también es un aspecto importante, es que los cambios en la alimentación pueden suponer para los perros mayores trastornos digestivos, puesto que no son plenamente omnívoros como nosotros: “Hay varias experiencias que confirman que los perros, aunque aparentemente prefieran cosas nuevas, cada cambio, de no hacerse gradual, les puede representar un trastorno digestivo”. 

De hecho, como Director de Servicios Profesionales de la firma especializada en alimentación de animales domésticos Purina, Camps recuerda un ensayo que hicieron con varios grupos de perros, cambiando la alimentación cada semana a uno de ellos, el cual sufrió mayores problemas digestivos, incluso de crecimiento

Así que, además de “agua fresca y cariño”, lo que necesita un perro es cumplimentar sus necesidades nutricionales adecuadamente, que variará dependiendo de su raza y su edad, entre otros aspectos.

¿Y qué pueden aportar las frutas a esas necesidades nutricionales? Vitaminas, minerales, fibra y agua. Y es que la “carne sola”, según Camps, no es suficiente ya que le falta la fibra que también es imprescindible para los perros, además de que la carne posee “100 veces menos calcio de lo que requiere el animal, y más si está en crecimiento”. 

Entre las frutas más seguras para el perro están las manzanas, las peras, los plátanos, las fresas, los mangos o las sandías, siempre quitando la piel, los huesos y las semillas. Y entre los vegetales, el brócoli, las zanahorias, el maíz o las coles de Bruselas.

No se recomiendan las uvas, las cebollas, los puerros, el ajo, las patatas y los tomates verdes ya que pueden generar problemas graves como anemia. Ante la duda, siempre, pregunta a tu veterinario. 

¿Y qué frutas y verduras pueden consumir los gatos? 

Un hombre ofrece melón a unos gatitos - Fuente: Pixabay
Un hombre ofrece melón a unos gatitos – Fuente: Pixabay

Al contrario que los perros, los gatos son considerados carnívoros estrictos lo que supone que la carne es su alimento esencial porque de ella obtiene las proteínas de origen animal que necesita, siendo marginal su capacidad para usar alimentos de otra clase.

No obstante, al igual que sucede con los perros, los gatos también han sido domesticados (o se han dejado domesticar “parcialmente”) lo que ha expandido su dieta hacia alimentos no estrictamente carnívoros, incluyendo frutas y verduras. 

Así que además de pescado, pollo, pavo y otras carnes, tu gato también puede recibir otros complementos alimenticios frutales como manzanas, melocotones, plátanos, mangos o piñas, así como verduras como brócoli, lechuga, zanahorias o coliflores. 

Pero no conviene olvidar que se trata solo de complementos que no son imprescindibles para su dieta que debe componerse, esencialmente, de carne debido a su naturaleza.  

Así mismo, y como en el caso de los perros (o de cualquier otro animal) recuerda que tu gato no tiene tu sistema digestivo y podría sufrir si come cualquier cosa que anda por casa. A pesar de que suelen ser bastante recelosos con las novedades, también las alimenticias, no te la juegues: no experimentes con tu gato y pregunta siempre primero al veterinario.

Lo más indicado, por supuesto, darle pienso o comida húmeda específicamente diseñada para él, desconfiando también (como haría él) de los reclamos publicitarios “gourmet” que, sin ser perjudiciales, pueden ser demasiado “refinados”, haciendo que se vuelva “caprichoso, difícil de alimentar y probablemente obeso”, como citaba Camps en relación con los perros.



Deja una respuesta

Your email address will not be published.