Seis lugares de Europa para ver flamencos

Claro que podemos acercarnos a un zoo y ver flamencos, pero siempre es más sustancioso e ilustrativo visitar un espacio de reproducción o invernada de estas elegantes aves de color inimitable, del rosa claro del flamenco europeo al tono salmón de los flamencos caribeños.  

Y es que el avistamiento de aves o birdwatching es una actividad que cada vez conquista a más fanáticos de la naturaleza, una forma de ecoturismo respetuosa con el medio ambiente y los propios animales, siempre que se practique siguiendo las normas, especialmente en relación con la distancia y los ruidos.  

‘Spots’ para el avistamiento de flamencos en Europa 

Flamencos - Fuente: Pixabay
Flamencos – Fuente: Pixabay

Con una amplia distribución en tres continentes, una alta capacidad de dispersión, pero un número limitado de sitios de reproducción, el flamenco mayor o Phoenicopterus es un ave muy esbelta de entre 80 centímetros y 1,40 de largo que precisa grandes extensiones de agua poco profunda, normalmente salina, entorno en el que hacen nidos de barro donde ponen un huevo blanco (o dos a lo sumo) que incuban durante 30 días. 

Su alimentación a base de algas y moluscos explica su color: son las proteínas caroteno de su alimento principal que se descomponen en pigmentos. Hay que recordar que los flamencos son grises al nacer y adquieren su tono definitivo a medida que maduran y se alimentan.

Tanto el entorno acuático como la alimentación, así como la meteorología definen su distribución espacial en Europa. Las colonias de cientos de flamencos en nuestro continente precisan grandes humedales salinos como encontramos en los países mediterráneos y que son analizados por este estudio publicado en Journal of Avian Biology.  

Cerdeña, Ferrara y Sicilia en Italia 

Flamencos - Fuente: Pixabay
Flamencos – Fuente: Pixabay

Desde principios de los 90, los flamencos residen en el estanque de Molentargius. Se trata de un área protegida de 1.600 hectáreas que constituye un raro ecosistema en un área densamente poblada, el de Cagliari, la capital de Cerdeña.  

Otra isla italiana más que célebre también es hogar de los flamencos: se trata de Sicilia, donde estas aves pasan su tiempo en la Reserva Natural de Priolo, en Siracusa, al sureste de la isla.  

Pero también en el continente podemos admirar flamencos italianos: de la salina de Comacchio en la región de Ferrara al lago Patria en la Campania, al norte de Nápoles. 

El Algarve de Portugal 

Flamenco - Fuente: Pixabay
Flamenco – Fuente: Pixabay

El caso portugués es singular ya que aquí no encontramos sitios de reproducción ni asentamiento permanente, pero en su migración hacia España y Francia, los flamencos también hacen parada en el Parque Natural de Ria Formosa del Algarve durante varias fases a lo largo del año.  

Incluso en el año 2021, la Reserva Natural do Sapal de Castro Marim y Vila Real de Santo António vio por primera vez anidar una colonia de más de 500 flamencos. Aunque la cigüeña es la reina de este espacio ubicado a un paso de Huelva, en la orilla occidental del Guadiana

Zwillbrocker Venn entre Alemania y Países Bajos 

Flamenco - Fuente: Pixabay
Flamenco – Fuente: Pixabay

Pese a que los flamencos son más habituales en regiones sureñas vinculadas al Mediterráneo, también es posible encontrarlos más al norte, en concreto en el humedal de Zwillbrocker Venn, un pequeño humedal de algo menos de 160 hectáreas entre la región germana de Vreden y la neerlandesa de Groenlo. 

Los primeros flamencos llegaron a este enclave centroeuropeo en 1983 convirtiéndose en el lugar de cría más septentrional de Europa. Entre los ejemplares que llegaron aquí también se encontraban flamencos chilenos y caribeños que, presumiblemente, escaparon de su cautiverio. Si bien el verano lo pasan en este humedal, para el invierno prefieren Grevelingenmeer en la costa neerlandesa, al sur de Róterdam.  

Camarga en Francia 

Flamencos y caballos de Camarga - Fuente: Depositphotos
Flamencos y caballos de Camarga – Fuente: Depositphotos

Reserva de la Biosfera de la Unesco y Parque Natural Regional francés, la Camarga es uno de los lugares más icónicos de Europa donde encontrar flamencos. Los humedales que forman el delta del Ródano es el hogar ideal para diferentes colonias de estas aves desde hace más de 20 años: cada año, miles de flamencos hacen sus singulares bailes de apareamiento, uno de los mayores espectáculos que se pueden disfrutar en este grupo de humedales. 

Formado por los municipios de Arles, Saintes-Maries-de-la-Mer y Port-Saint-Louis-du-Rhône, este parque combina los cañaverales, con las playas de arena y las salinas, sin olvidarnos de la cultura provenzal y la fama de la propia localidad de Arles, conocida a nivel mundial por haber asistido a una de las etapas más fructíferas de la producción de Vincent Van Gogh

Camalti en Turquía 

Flamencos - Fuente: Pixabay
Flamencos – Fuente: Pixabay

En el occidente turco, en el delta del río Gediz, cerca de Izmir, también encontramos flamencos. Se trata de las salinas de Camalti, donde la Junta de Andalucía, a través de su Delegación Provincial de Medio Ambiente, colaboró en el anillamiento de dos centenas de flamencos tal y como se hace en la laguna malagueña de Fuente de Piedra. Y es que los flamencos de esta laguna turca son de la misma especie que los de la laguna andaluza, así como varios de los que podemos ver en Camarga.  

Flamencos en España 

Flamencos en las marismas de Odiel - Fuente: Depositphotos
Flamencos en las marismas de Odiel – Fuente: Depositphotos

Y no podemos olvidarnos de nuestro país que, como vimos en el caso turco, asesora a otros países en el estudio de estas aves. La península ibérica es uno de los lugares de Europa en el que las poblaciones de flamencos residentes son más abundantes. 

Además de la laguna de Fuente de Piedra que alberga más del 50% de las parejas reproductoras en la península, tenemos presencia de flamencos en las marismas de Odiel en Huelva, la laguna de Pétrola en Albacete, así como el Delta del Ebro y Doñana



Deja una respuesta

Your email address will not be published.