Yorkshire Terrier: cuidados y características de esta raza

Uno de los perros más bonitos, pequeños y populares son los Yorkshire Terrier. Sin embargo, no son perros tranquilos ni sumisos, así que hay que tener paciencia para enseñarlos. Además, requieren unos cuidados específicos que debes conocer para que estén atendidos debidamente y puedas disfrutar de su compañía durante años.

Hoy conocemos más y mejor a los Yorkshire Terrier, así como los cuidados y características de esta raza. Si tienes uno, seguro que lo reconoces en estas líneas. Y si estás pensando que un Yorkshire se convierta en un miembro más de la familia, ten todo esto en cuenta primero.

Origen de los Yorkshire Terrier

Yorkshire terrier
Yorkshire terrier/Foto: Pixabay

La historia de esta bonita raza de perros se remonta a la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Por aquel entonces, llegaron al territorio numerosos trabajadores escoceses acompañados de diversos tipos de terriers. Se cruzaron varias razas de ellos, como el Terrier negro y fuego, el Skye Terrier y el Maltés. Y así surgieron los Yorkshire.

Sin embargo, no fue hasta 1870 hasta que la nueva raza resultante de los Yorkshire no se hizo oficial. En un principio, era una de las razas favoritas de las clases más humildes para que se ocuparan de las plagas de ratas, que cazaban con rapidez. Pero pronto se convirtió en uno de los perros preferidos de los aristócratas y familias más pudientes, y desde entonces, su popularidad no ha dejado de crecer.

Características de los Yorkis

Yorkshire
yorkshire terrier en el suelo/Foto: Unsplash

Conocidos familiarmente como Yorkis, estos peludos pueden alcanzar hasta los 3,5 kilos de peso, siempre que no se trata de la variedad más enana de esta raza. De hecho, los conocidos como Toy o mini, rondan el kilo y medio de peso, lo que los convierte en animales mucho más delicados y frioleros. En cualquier caso, su peso ideal lo alcanzan entre el año y el año y medio, en el momento en que llegan a la edad adulta tras haber completado su desarrollo muscular.

El Yorkshire tiene la cabeza pequeña, cubierta de pelos largos, con ojos medianos y muy oscuros. Sus orejas pequeñas en forma de v verás que se ponen erguidas enseguida cuando está alerta. Y su largo y abundante pelaje necesita ser cepillado una vez al día, si no quieres que se formen nudos o tenga problemas de piel. No obstante, no suelta demasiado pelo, por lo que también se trata de una de las razas de perro consideradas hipoalergénicas.

Carácter de los Yorkshire terrier

Yorkshire en el bosque
Yorkshire en el bosque/Foto: Unsplash

Al contrario de lo que sucede con otros perros de pequeño tamaño, los Yorkshire son animales temperamentales, desconfiados, muy activos y ladradores. De hecho, son excelentes guardianes. Pero ese carácter nervioso y desafiante, con tendencia a ladrar a la mínima, provoca que no sean adecuados para aquellas personas que prefieran un amigo peludo tranquilo y con una actitud más sosegada. De igual modo, como les encanta jugar y son protectores y territoriales, son una opción estupenda para familiar con niños, aunque deberás educarlos bien.

Además, estos curiosos amigos peludos pretenden ser el centro de atención durante todo el rato, por lo que pueden resultar agotadores. Estos peludos son listos, por lo que puedes educarlos sin problema, pero necesitarás mucha paciencia por ese carácter individualista y protestón que posee. Si no lo haces y lo acostumbras mal y lo consientes, se volverá un malcriado y será capaz de salirse siempre con la suya.

Cuidados de razas pequeñas

Yorkshire terrier
Yorkshire terrier/Foto: Pixabay

Si tienes un Yorkshire tendrás que seguir los cuidados típicos de las razas más pequeñas, en el sentido de que suelen ser más delicadas y se agotan ante largas excursiones o son especialmente sensibles al frío si viven en un lugar con bajas temperaturas o durante las estaciones más frías del año. De hecho, es normal que tiemblen, no te asustes si lo hacen, pero para evitarlo deberás abrigarlos bien y protegerlos con un abrigo o chubasquero cuando los bajes a la calle. Y si no hace frío y ves a tu Yorki temblar, recuerda que también tienen temblores por causa del estrés.

Respecto al ejercicio físico, necesitará una media hora de actividad diaria como mínimo. Lo ideal es que lo bajes tres o cuatro veces al día, con paseos entre 30 y 40 minutos de duración.

Además, como otras razas de pequeño tamaño, los Yorkshire Terrier pueden tener problemas de dentadura si no tienes cuidado con su limpieza y su alimentación. Lo normal es que tengan sarro dental en abundancia, y que a medida que envejecen pierdan los dientes mucho más rápido que otras razas de perros. Una buena costumbre es darle como premio snacks dentales y llevarlo con cierta periodicidad a hacer limpiezas de la dentadura al veterinario.

Entre las enfermedades que más suelen padecer se encuentran las cataratas, la bronquitis y las enfermedades del corazón. Pero si lo cuidas adecuadamente, su esperanza de vida oscila entre los 16 y los 20 años.



Deja una respuesta

Your email address will not be published.