Publicado: 26.03.2014 12:39 |Actualizado: 26.03.2014 12:39

Multa récord de 14,8 millones para el Santander en Reino Unido por mal asesoramiento a sus clientes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El regulador del sector financiero en Gran Bretaña ha sancionado con 12,37 millones de libras (unos 14,8 millones de euros) a la filial británica del Banco Santander por "fallos serios" en la forma de ofrecer asesoramiento financiero a sus clientes hace dos años. Se trata de unas de las mayores multas impuestas por las autoridades bancarias en el Reino Unido.

La Autoridad de Conducta Financiera de Reino Unido (FCA en sus siglas en inglés) asegura que ha existido "un riesgo significativo" de que Santander UK, que dirige Ana patricia Botín, diera consejo financiero inoportuno a sus clientes. El regulador agregó que el banco tendrá que contactar a los clientes afectados y, en su caso, compensar eventuales pérdidas, aunque agregó que las eventuales compensaciones serían "mínimas" ante la subida de las bolsas en estos últimos dos años.

En este sentido, la filial británica del Santander informa en su página web de que contactará por escrito con todos los clientes que invirtieron en "cartera de inversiones, inversiones estructuradas y bonos de inversión" entre el 1 de enero de 2010 y el 31 de diciembre de 2012, así como con aquellos que participaron en "inversiones premium" entre el 1 de abril de 2004 y el 31 de diciembre de 2012.  "Santander ha acordado contactar con todos los clientes que invirtieron durante estos periodos y dependiendo del tipo de inversión y de si mantienen la inversión, les ofrecerá la oportunidad de retirarla o ver revisada su operación", indica la entidad.

La sanción cierra el expediente abierto a finales de 2012 por las autoridades bancarias británicas, tras lo que Santander UK cesó de ofrecer servicios de asesoría financiera en sus sucursales para evitar nuevos problemas. La filial del banco español acordó resolver el proceso en una fase temprana de la investigación, por lo que la sanción se ha visto reducida en un 30%, ya que sin este descuento habría ascendido a 17,68 millones de libras (21,2 millones de euros).