Publicado: 13.12.2014 23:15 |Actualizado: 13.12.2014 23:15

Rajoy pide a los españoles "ilusión, esperanza, motivación y autoestima" ante el futuro

El presidente del Gobierno continúa con su optimista defensa sobre la situación económica del país, asegurando que es negativa "la autocrítica que nos paraliza" y reprende a los que quieren "deprimir la au

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En una misma jornada, el Gobierno de Mariano Rajoy, y el propio presidente en persona, han tenido que acometer una serie de defensas airadas sobre asuntos relacionados con su gobierno y su partido, pero que no han dejado buen sabor de boca a nadie. Por una parte, defender una vez más la figura de Aznar y a la vez mantener la cabeza alta porque España "es un gran país, que la Constitución mantiene estable".

En un mismo día, el Gobierno ha salido así en defensa del exjefe del Ejecutivo José María Aznar ante las declaraciones vertidas por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que han calificado de "falsedades y calumnias". En un acto público en Caracas, Maduro acusó a Aznar de ser el responsable de la muerte de un millón doscientos mil iraquíes "porque él promovió la guerra" de 2003 junto a George Bush. A estas palabras, el Gobierno respondía que "son injustificadas, carentes de fundamento e impropias".

A la sombra de este alegato en favor de la foto de las Azores, y en el encuentro organizado por el PP en defensa de la Constitución, Rajoy insiste de forma enérgica en su discurso sobre la recuperación económica de España. El presidente en Segovia, escoltado por todo el partido, ha seguido mostrando su cara más optimista, frente a la cruda realidad que viven los españoles. "De ser el país que más empleo destruía en toda Europa, se ha convertido en el que más empleo ha creado", remarcaba, frente a los sonrientes rostros de sus compañeros de formación, en un acto en el que había presidentes autonómicos, varios ministros y hasta una ex ministra, que ha dejado de serlo por estar imputada en un caso de corrupción, Ana Mato.

El presidente de todos los españoles, sigue así anunciando que el país ha pasado "de ser el farolillo rojo de Europa a encabezar el crecimiento económico en el continente". Para Rajoy es tiempo de sonreír, de ser positivos. Y si de algo presume el responsable del Gobierno es precisamente de sus reformas.

Defendiendo a Aznar y a la supuesta recuperación económica en una misma línea, el presidente ha lamentado la actitud de quienes se "desgañitan" diciendo que todo va mal. "No tienen remedio", sentenció ayer en La Granja. El jefe del Ejecutivo ha vuelto a hacer hincapié en la serie de datos que, a su juicio, demuestran que se va dejando atrás la crisis, y ha subrayado que quienes ignoran la recuperación son los mismos que ignoraron la crisis y su objetivo es "deprimir la autoestima de los españoles". "Del mismo modo que es insensato y contraproducente decir que todo va bien y cruzarse de brazos, también es negativa la autocrítica que nos paraliza, el negativismo a ultranza y el juicio sin matices de que todo lo nuestro, por un motivo que nadie explica, es peor", ha señalado.

Y lanza un mensaje a los españoles: para mejorar hay que pensar en las cosas que se han hecho bien y cargarse de "ilusión, esperanza, motivación y autoestima" ante el futuro.