Público
Público

Rodrigo Lanza: "He pasado cinco años en la cárcel por ser 'sudaca'"

El joven atribuye su condena a las mentiras de tres guardias urbanos de Barcelona que le torturaron y le responsabilizaron de una pedrada que no lanzó. Asegura que en el calabozo le golpearon mientras le gritaban: "Pinochet os deb&iacute

Publicidad
Media: 3.09
Votos: 11

Rodrigo Lanza (Viña del Mar -Chile-, 8 de noviembre de 1984) explica que en España la justicia 'brilla por su ausencia', tras cumplir a finales de diciembre cinco años de cárcel por lo que considera un montaje policial del que fue víctima por parte del polémico grupo antidisturbios de la Guardia Urbana de Barcelona.

En un enfrentamiento entre jóvenes y agentes, en la madrugada del 4 de febrero de 2006, junto a una casa 'okupa' de Barcelona donde se desarrollaba una fiesta, un guardia quedó tetrapléjico tras golpearse en la cabeza. Según los agentes, Lanza le tiró una piedra a la cara que provocó que perdiera el conocimiento y cayese hacia atrás, ocasionándose la lesión al dar contra el suelo.

Lanza sostiene que no tiró ninguna piedra, y recuerda que el entonces alcalde de Barcelona, el socialista Joan Clos, de quien dependía la propia Guardia Urbana, reveló públicamente que la hipótesis de la lesión del policía es que le había caido un tiesto desde una ventana. Hasta tres médicos descartaron la hipótesis de la pedrada en la cara, tanto porque el herido no tenía señales en la frente, como por la forma de la caída, que no pudo producirse tras un desvanecimiento.

El joven cree que hubo un 'componente racial' determinante en su detención, que se unió a que los policías necesitaban un 'cabeza turco' al que acusar de las lesiones sufridas por su compañero. Rodrigo denuncia que fue torturado primero por la Guardia Urbana, donde le gritaron, al tiempo que le golpeaban, 'sudaca de mierda' y 'Pinochet os tenía que haber matado a todos', como posteriormente por los Mossos d'Esquadra, que se hicieron cargo de la investigación de los hechos.

Lanza amplía sus quejas a la actuación de la juez de Instrucción de Barcelona (la titular del Juzgado número 18) que archivó sus denuncias de torturas tras pedirle que identificara a quienes le habían golpeado en un folio en blanco y negro con hasta 32 rostros.  Tampoco tiene buen recuerdo de los asistentes sociales y tutores de la cárcel, a quienes achaca que le presionaron para confesar los hechos a cambio de beneficios penitenciarios. El resultado fue que pasó cuatro años en segundo grado --régimen cerrado-- y sólo el quinto año en tercer grado, que le permitía ausentarse por el día de la prisión.. 

'Creí que estas cosas sólo pasaban en las películas de Hollywood, pero me dí cuenta que no', explica con tranquilidad este joven que durmió su última noche en prisión el pasado 28 de diciembre. Su único buen recuerdo son sus compañeros de cárcel, con los que no tuvo problemas: 'La cárcel está llena de pobres que dudo que sean responsables de los grandes robos que se están produciendo en España'.

El tiempo ha comenzado a dar alguna victoria moral a Rodrigo. La semana pasada, el Tribunal Supremo confirmó dos años y tres meses de cárcel, e inhabilitación de ocho años y tres meses, a dos guardias urbanos de Barcelona que golpearon y vejaron a un joven --de Trinidad y Tobago-- con quien uno de ellos había discutido en una discoteca. Uno de los condenados, Bakari S. D., es señalado por Lanza como uno de los agentes que le torturaron a él.

El joven lamenta que 'las personas que deberían proteger al ciudadano' sean 'la gran amenaza para el ciudadano. No sé si a esto se le puede llamar democracia'. Esta es la conversación que Rodrigo, actualmente residente en Zaragoza, mantuvo con Público:

Pregunta: ¿Porqué estuviste en prisión?

Respuesta: Me lo sigo preguntando. Por la declaración de tres policías que mintieron, y porque había un policía herido y necesitaban un culpable, un cabeza de turco. Y por ser sudamericano. Hubo un componente racial muy grande, que no fue casual.

¿Cómo fue el trato en prisión?  (Rodrigo estuvo primero dos años preventivo en la cárcel de la Trinidad, y después otros tres --el último en tercer grado-- en Quatre Camins)

Por parte de funcionarios y carceleros, no muy bueno. La vida en prisión tiene altibajos como la de fuera, pero con los otros presos nunca me sentí en peligro. Los peores momentos los viví con asistentes sociales (algunos de ellos antiguos policías o carceleros) o tutores, que me proponían aceptar los delitos para conseguir beneficios.

¿Porqué crees que no se tuvo en cuenta la declaración del alcalde sobre la causa de las heridas al agente?

Porque hubiera demostrado que unos policías habían mentido bajo juramento. Los jueces no investigaron a fondo porque hubiesen salido muchas negligencias y, en definitiva, la corrupción policial. 

¿Y los informes médicos?

Hasta tres informes médicos señalaron que era biomecánicamente imposible que la lesión del policía la hubiera causado una pedrada en la cara, ya que no tenía herida en la frente, y la lesión en el hueso de la parte de atrás de la cabeza que se rompió no pudo ser provocada en un desvanecimiento, ya que era un impacto fuerte. Ningún médico lo puede creer. O fue un objeto lanzado desde arriba con mucha fuerza, o un golpe directo. Pero el juez no creyó esos informes.

¿A qué atribuyes esa actitud de la juez?

Pensaba que estas cosas eran de película de Hollywood, pero ya sé que no es así. Un juez no va a juzgar sin importarle quien caiga. Va a mandar al latinoamericano a la cárcel antes que a los policías que mienten o que llamar a declarar al alcalde.

¿Cuando te torturaron?

Primero en la comisaría de la Guardia Urbana de Las Ramblas. Nos pegaron (a mí y a otros dos detenidos, Alex y Juan), entre otros, el mulato, Bakari, que me gritaba: 'sudaca de mierda', 'chileno de mierda' y 'Pinochet os debía haber matado a todos'. Tuvimos que ir al hospital por los golpes, y luego me llevaron a la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Les Corts. Y allí también nos torturaron.

¿Qué pasó con la denuncia de torturas?

Recayó en la misma juez (del Juzgado 18) que instruyó la otra causa. Archivó la denuncia por falta de pruebas. Fue la misma juez que me dijo que no iba a creer mi versión ni la de mil como yo antes que la de un policía.

¿Crees que los hechos del 4-F formaban parte de una estrategia policial al movimiento okupa?

No es un secreto que la Policía no simpatiza con el movimiento okupa. Más bien, aprovecharon este caso, y con la excusa de que los detenidos éramos okupas --aparte de violentos sudamericanos antisistema, según ellos--, desalojaron 15 casas okupas en Barcelona.

¿Crees que en España hay justicia?

En España, la justicia brilla por su ausencia. Te tratan dependiendo de tu clase social, si eres político o no. Si es alguien que roba millones de euros, le dicen cuando le detienen: 'Señor acompáñeme'. Si es un gitano que roba un coche, primero le dan una paliza brutal y luego le meten tres años de cárcel. No hay equlibrio.

¿O sea que se juzga según el estrato social?

Sí. La cárcel está llena de gente pobre, y dudo que sean ellos los responsables de los grandes robos que se producen en España, ni de los delitos en general.

¿Tú has experimentado falta de control contra los excesos policiales?

No hay control frente a esos excesos, ya que la denuncia se produce ante la misma Policía a la que pertenecen los torturadores. No a otra autoridad. Las personas que deberían proteger al ciudadano, son la gran amenaza para el ciudadano. No sé si a esto se le puede llamar democracia.

¿Porqué crees que se suicidó Patricia Heras (condenada a tres años de cárcel por los sucesos del 4-F y que se quitó la vida durante un permiso en abril de 2011)?

Es el único tema del que aún no quiero hablar. Sólo Patricia sabe porque lo hizo. La cárcel le afectó brutalmente. Era una persona muy sensible.

¿Estás en proceso de pasar página?

Yo voy a pasar página. Pero no quiero olvidar, por Patricia también, y por la gente que estuvo a mi lado. No quiero estar traumatizado por esta situació, pero es mi vida, y quiero ser consciente de mi pasado y contárselo a mis hijos. Además, quiero reabrir mi denuncia de torturas, y estudio recurrir a Estrasburgo, aunque es caro y yo aún no he terminado de pagar a mi abogado.

¿Tienes además pendiente la indemnización al policía herido?

Me condenaron a pagarle una indemnización de más de 1,5 millones de euros. En la parte final de mi condena le pagaba 200 euros al mes, porque era condición para el tercer grado. Ahora estoy cobrando el paro.

¿Has tenido contacto con su familia?

No. Lamento que su familia lo pase mal, pero no le tiré la piedra y no le hice nada. Son sus compañeros los que deberían haberse preocupado más por encontrar al culpable.