Público
Público

Torres-Dulce acepta la renuncia del fiscal jefe de Catalunya

La dimisión de Rodríguez-Sol se produce sólo 24 horas después de que el fiscal general le expedientara por sus manifestaciones públicas en favor de una consulta legal sobre el futuro de Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, aceptó este martes la renuncia que le presentó el fiscal jefe de Catalunya, Martín Rodríguez-Sol, tras ser expedientado por realizar unas declaraciones públicas en las que consideraba legitima la celebración de algún tipo de consulta legal sobre el futuro político de Catalunya.

El relevo se ha concretado después de que el fiscal general expedientara a su subordinado al considerar que había comprometido la imparcialidad y neutralidad políticas que debe mantener el Ministerio Público en sus manifestaciones. La renuncia no se llevará a efecto de forma inmediata, según ha explicado la Fiscalía General en un comunicado, por las necesidades de Gobierno de la Fiscalía catalana, que aconsejan que Rodríguez-Sol continúe en su puesto unos días.

La dimisión deja sin efecto el expediente de remoción iniciado el lunes por el fiscal general para destituir a Rodríguez-Sol, que hubiera obligado a una reunión del Consejo Fiscal en los próximos días.

Rodríguez-Sol ha comparecido la tarde de este martes ante Torres-Dulce para dar explicaciones al fiscal general sobre sus manifestaciones sobre la consulta soberanista.

La comparecencia se enmarca en lo señalado en el artículo 41.5 del Estatuto Fiscal, que establece que antes de tomar una decisión definitiva sobre la destitución el fiscal general debe oír previamente al afectado y también al Consejo Fiscal.

En una entrevista concedida a Europa Press, Rodríguez-Sol dijo que veía legítimo que Catalunya aspire a consultar a sus ciudadanos sobre su futuro político pero avisa de que actualmente 'no existe un marco legal que permita un referéndum sobre la independencia', por lo que apuesta por buscar una alternativa en preguntas que respeten la legalidad.

En sus declaraciones, Rodríguez Sol manifestó que ante el previsible 'no' de Madrid a permitir un referéndum sobre la independencia 'existen otras alternativas, y una es utilizar la ley de consultas con preguntas de otro estilo y aquí es donde se puede posiblemente jugar'.

Según el fiscal superior de Catalunya, 'hay un marco legal muy concreto y, a la vez, hay que intentar conectarlo con una realidad social de una parte importante de la población de Catalunya que cree que es mejor para Cataluña otro modelo' al actual.

'Si no hay solución en Madrid hay que ver qué ámbito de competencias nos quedan y qué se puede hacer a través de una ley de consultas', indicó Rodríguez Sol en las manifestaciones que le han costado el puesto.

En un comunicado remitido tras publicarse estas declaraciones, Rodríguez Sol ha matizado que en ningún momento de su entrevista dijo prestar ningún apoyo 'directo o indirecto' a un proyecto secesionista y añade que simplemente opinó una Ley de Consultas del Parlament catalán, pendiente de tramitación, 'permitiría preguntar al pueblo de Catalunya sobre cuestiones distintas que afecten a sus intereses, pero sin que se pueda utilizar para soslayar las leyes vigentes'.

No era la primera vez que se produce un desencuentro entre el fiscal general y Rodríguez Sol. El pasado mes de noviembre, Torres-Dulce le reprochó que hubiera abierto diligencias contra el diario 'El Mundo' por su información sobre supuestas cuentas en Suiza del presidente de la Generalitat, Artur Mas. Y hace unos días, el fiscal jefe de Catalunya hizo unas declaraciones muy similares a las que le costaron el expediente, en esa ocasión a la agencia Efe.

Rodríguez Sol ha durado apenas seis meses en el puesto, pese a ser de la misma asociación que Torres-Dulce (la mayoritaria Asociación de Fiscales), y ser considerado hasta la fecha amigo del fiscal general.

Sin embargo, sus manifestaciones se han considerado inadecuadas máxime cuando, en fechas próximas, la Fiscalía del Tribunal Constitucional deberá pronunciarse sobre la demanda del Gobierno central contra la declaración soberanista del Parlament Catalunya.

Antes de conocerse la renuncia, el expediente abierto por Torres-Dulce había suscitado críticas de la mayoría de asociaciones de juristas, que habian defendido el derecho de Rodríguez-Sol a la libertad de expresión, así como de los partidos catalanes, con la excepción del PPC y Ciutadans. El secretario general del grupo popular en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, ha considerado, en cambio, que el eventual relevo entra dentro del normal funcionamiento del Estado de derecho y ha señalado que 'los fiscales deben someterse a la ley y no buscar recovecos para eludirla'.

La conservadora Asociación de Fiscales (AF), mayoritaria en la carrera y que fue presidida por el propio Rodríguez Sol, dijo sentirse 'conmovida' por el expediente abierto por la Fiscalía General del Estado. El presidente de la AF, Antonio Roma, había resaltado que Rodríguez Sol es un 'excelente profesional' y había aconsejado al Fiscal General que actuase con 'mucho tacto', al tratarse de la destitución de un fiscal jefe.

Por su parte, Francisco Javier Pérez Ruiz, portavoz de la Unión Progresista de Fiscales en Catalunya (UPF), ha opinado que la destitución de Rodríguez Sol sería una 'sanción demasiado grave para el hecho en sí', dado que se trata de unas meras declaraciones en las que, a su juicio, 'no parece que el Fiscal de Cataluña haya defendido una deriva soberanista', por lo que espera que finalmente no se acuerde su relevo.

Varias asociaciones de jueces y magistrados han defendido la libertad de expresión del fiscal jefe de Cataluña: Jueces para la Democracia ha calificado de 'desproporcionada' la decisión y el Foro Judicial Independiente ha considerado que sus declaraciones no revisten 'gravedad'. Por su parte, la Asociación Profesional de la Magistratura ha dicho que respeta tanto la apertura del expediente como el derecho a opinar del expedientado.

La única asociación que apoyó sin matices la iniciativa del fiscal general Eduardo Torres-Dulce fue la asociación Francisco de Vitoria, que ve correcta la apertura del expediente y considera 'inadecuadas' las opiniones de Rodríguez-Sol.