Publicado: 25.02.2016 11:10 |Actualizado: 25.02.2016 11:10

¿Cómo detectar el alzheimer cinco años antes de que aparezcan los primeros síntomas?

El Complejo Hospitalario Universitario de Santiago coordinará durante los próximos 5 años el proyecto europeo PANA, para desarrollar nanoestructuras que contribuyan al diagnóstico precoz de esta enfermedad e incrementar las posibilidades de tratamiento.

Publicidad
Media: 2.85
Votos: 13
Comentarios:
El Complejo Hospitalario Universitario de Santiago coordinará durante los próximos 5 años el proyecto europeo PANA, para desarrollar nanoestructuras que contribuyan al diagnóstico precoz de esta enfermedad e incrementar las posibilidades de tratamiento.

El Complejo Hospitalario Universitario de Santiago coordinará durante los próximos 5 años el proyecto europeo PANA, para desarrollar nanoestructuras que contribuyan al diagnóstico precoz de esta enfermedad e incrementar las posibilidades de tratamiento.

Los laboratorios del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) coordinarán durante los próximos 5 años el proyecto europeo PANA, para desarrollar nanoestructuras que contribuyan al diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzhéimer con el objetivo de permitir su identificación “cinco años antes de que comiencen los síntomas” e incrementar las posibilidades de tratamiento.

El responsable de Sanidad de Galicia, Jesús Vázquez Almuíña, ha participado en la presentación de este proyecto que se enmarca en la iniciativa Hospital 2020 y que está coordinado por el investigador del Sergas Tomás Sobrino, director técnico del Idis, y por el jefe de servicio de Neurología del CHUS, José Castillo.

Durante la presentación, el doctor Castillo ha recordado que en la actualidad no existe ningún tratamiento de efectividad para la enfermedad de Alzhéimer ya que se detecta en “muy tarde”. En esta línea, ha apuntado, en estos momentos se diagnostica esta dolencia “cuando hay síntomas”, lo que supone que en torno al 70 por ciento de las neuronas del paciente “están dañadas”. “Con ese panorama, las posibilidades terapéuticas son muy pequeñas”, ha reconocido el médico, ya que tratan de salvar “únicamente el 30 por ciento de la función cerebral”.



En caso de que la enfermedad pudiese ser detectada en “etapas muy precoces”, ha dicho, la eficacia de los tratamientos aumentaría, dado que la situación de partida de los pacientes tendría “menos daños”. En este sentido, José Castillo ha asegurado que adelantar el diagnóstico cinco años al inicio de los síntomas, el objetivo de este proyecto, permitiría reducir en torno a un 10 por ciento la prevalencia de la demencia en personas de más de 85 años y llevaría a que anualmente, en toda Europa, se redujesen en 1,5 millones los pacientes con demencia.

Dentro de este proyecto, los investigadores desarrollarán nanoestructuras teranósticas –que permiten a la vez el diagnóstico y el tratamiento– que reconocen “dianas terapéuticas muy precoces” implicadas en el desarrollo del Alzhéimer, ha explicado Tomás Sobrino. Con ellas, entre otras cuestiones, se pondrían de relevancia biomarcadores en la enfermedad que pueden ser detectados de forma temprana con pruebas como la Resonancia Magnética o la Tomografía de emisión de Positrones. Al mismo tiempo, incluirán un fármaco efectivo contra esta dolencia que podrá ser administrado en etapas tempranas y todavía con poco deterioro.

Más de 100 investigadores europeos, liderados por el Grupo de Neurociencias Clínicas del Idis, participarán en este proyecto

Más de 100 investigadores europeos, liderados por el Grupo de Neurociencias Clínicas del Idis, participarán en este proyecto, que llevará al CHUS a contratar cinco investigadores más durante el periodo de vigencia de la iniciativa. Además de los socios europeos, la iniciativa cuenta con el soporte de la empresa Roche Diagnóstico, para la explotación y difusión de los resultados. No obstante, sus responsables han indicado que la propiedad intelectual de los descubrimientos pertenecerá al grupo y que el Sergas recibirá el 25 por ciento de su retorno económico.

Por su parte, Tomás Sobrino ha explicado que buscarán a través de los biobancos de pacientes con Alzheimer de varios hospitales europeos la existencia de una porción soluble del biomarcador implicado en la enfermedad en líquido cefalorraquídeo o sangre, lo que permitiría desarrollar un “test diagnóstico” a modo de “screening” para detectar de forma ágil posibles casos. El proyecto, que dará comienzo el 1 de marzo, tendrá una duración máxima de 5 años, aunque el doctor Castillo ha estimado que en el plazo de dos años podría estar “muy avanzado”. En conjunto, está dotado con 7,8 millones de euros que serán gestionados íntegramente por el Sergas a través de la Fundación Ramón Domíguez.