Público
Público

Las emisiones humanas superan a las de los volcanes

El CO2 de las actividades antropogénicas en cuatro días es mayor al volcánico en un año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las actividades humanas producen en cuatro días la misma cantidad de dióxido de carbono que los volcanes durante todo un año, según revela un estudio publicado en la revista semanal Eos, perteneciente a la Unión Geofísica Americana.

Los procesos humanos que contribuyen a la emisión de CO2 más conocidos son los que están relacionados con la energía, tales como el transporte, la electricidad y el uso de calefacciones y aire acondicionado. Los expertos siempre se han cuestionado si los volcanes emitirán más CO2 que las actividades producidas por las personas. 'La pregunta más frecuente durante mis treinta y tantos años como geoquímico ha sido esta', reconoce en un comunicado Terrance Gerlach, autor del estudio y científico del Servicio Geológico de Estados Unidos. 'Ahora los resultados nos indican que la respuesta es inequívocamente que no'.

La cantidad de CO2 que emiten los volcanes al año oscila entre los 100 y los 500 millones de toneladas. El estudio se basó en comparar estas emisiones con lo producido anualmente como consecuencia de la actividad humana.

El resultado fue que, en proporción, el CO2 de origen antropogénico que se desprende es muy superior al procedente de los volcanes. En palabras de Gerlach, 'las emisiones derivadas de las actividades humanas hacen que las que producen los volcanes parezcan pequeñas'. El año pasado, las emisiones de CO2 por la acción humana alcanzaron los 35.000 millones de toneladas, una cifra que es 140 veces superior a las emisiones volcánicas. Esto significa que, en un periodo de entre tres y cinco días, la cantidad de CO2 antropogénico producida es la misma que la que emiten los volcanes terrestres en todo el año.

El científico calcula que las emisiones que producen los humanos a través de sus actividades superan a las que produciría una supererupción volcánica, un fenómeno extremadamente raro, que sucede cada 100.000 o 200.000 años.