Público
Público

'Playoff' o cómo patear el machismo

Siete mujeres plantan cara al machismo en 'Playoff', un montaje a cargo de La Joven Compañía que reflexiona sobre las desigualdades y los tópicos heteropatriarcales que tienen que afrontar cada día.  

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

'Playoff', La Joven Compañía.- DAVID RUANO

Anhelos y frustraciones. Siete mujeres se suben a las tablas del Teatro Conde Duque para reivindicar su lugar en el mundo. Lo hacen además desde un escenario eminentemente masculino, a saber; el vestuario de un equipo de fútbol. “Este deporte nos permite poner la lupa sobre muchos estereotipos y sobre un grupo de mujeres que hace algo que en principio no les corresponde”, explica José Luis Arellano, quien ha dirigido Playoff, tragicomedia de corte feminista escrita por Marta Buchaca.

Un partido decisivo supone el detonante para una catarsis en equipo. Cristina Bertol, Neus Cortés, Ana Escriu, Yolanda Fernández, Cris Gallego, María Romero y Cristina Varona conforman ese combinado que se enfrenta a un rival desigual. “Se están jugando nada más y nada menos que vencer los estereotipos que gran parte de la sociedad les ha colocado en la cabeza, buscan romper esos valores”. Dicho de otro modo; no sólo patean un balón, sino el machismo imperante que impregna nuestra sociedad.

“Se están jugando vencer los estereotipos que gran parte de la sociedad les ha colocado en la cabeza"

La obra corre a cargo de la dramaturga Marta Buchaca (Barcelona, 1979), autora y directora de Las niñas no deberían jugar al fútbol (que se estrenó en el Festival Grec en 2013). Su modus operandi antes de apuntalar la obra fue conocer una a una a las futuras actrices que acabarían integrando el equipo de fútbol femenino —¿o deberíamos decir fútbol hecho por mujeres?—. Tres días de confesiones que sentaron las bases de Playoff, una obra que, en palabras de Arellano, apela a ellos tanto como a ellas: “Es importante que alguien le cuente a sus compañeros chicos quiénes son ellas y qué es lo que quieren hacer con sus vidas”.

Con 5.000 reservas en cola y sesiones matutinas para institutos, ni que decir tiene que la obra se está convirtiendo en uno de los fenómenos de la temporada también a nivel pedagógico. “Hay un repunte del machismo en los institutos, entre la gente más joven, creímos que era importante también contar esto a las generaciones que vienen, de tal forma que pudieran cuestionarse ellos mismos y localizaran en su interior esos machismos incipientes”, explica Arellano.

"Que se haga una obra solo con mujeres debería ser normal, no algo excepcional"

Un “chip del machismo”, como lo define el director de escena, que conviene hacerse mirar constantemente. Inercias y vicios que emergen de forma inconsciente cuando vemos a siete mujeres sobre las tablas de un teatro: “Que se haga una obra solo con mujeres debería ser normal, no algo excepcional que tiene ya visos de ser reivindicativo por el simple hecho de que el elenco sea exclusivamente femenino, esto es algo que no pensamos cuando vemos solo hombres sobre el escenario”.

Playoff es tragicomedia en estado puro. Si algo transmite este montaje, más allá de la consabida revuelta frente a ese machismo que les torpedea a diario, son ganas de vivir. Un anhelo que estas siete mujeres no pierden de vista pese a los reveses de lo cotidiano. En ese sentido, la obra evidencia que tanto el terreno del llanto como el de la risa han de ser revisados y no pertenecen a ningún sexo.