Público
Público

La reventa en Internet toca a su fin

Los músicos españoles se unen para conseguir que la justicia persiga con mayor dureza la venta desregulada de entradas. 

Publicidad
Media: 4.29
Votos: 7
Comentarios:
Joaquín Sabina en plena actuación.- EFE

Joaquín Sabina en plena actuación.- EFE

El mes de febrero que acaba de concluir marcará un antes y un después para el mercado de reventa en internet y los espectáculos musicales en directo. La mecha que inició el mes más beligerante para artistas y promotores de conciertos la prendió el pasado 10 de febrero el artista Joaquín Sabina. El músico ubetense, junto con su representante y sus promotores, denunciaba al sitio online de reventa Viagogo por la venta fraudulenta de entradas para un concierto en el Coliseum de A Coruña que ni siquiera se había anunciado. Entradas que se anunciaron posteriormente en el canal oficial a un precio de 90 euros fueron publicitadas en la plataforma de reventa por más de 500 euros. Este hecho no es aislado, en los sitios web que se dedican a revender los tickets se pueden encontrar precios diez veces superiores a los establecidos en los puntos oficiales de venta.

Apenas una semana más tarde de estos hechos, Alejandro Sanz aprovechaba el oleaje para anunciar la creación de una alianza antirreventa como principal afectado por la reventa masiva de entradas por internet para su concierto el próximo junio en el Estadio Vicente Calderón. En boca del propio artista afincado en Miami: “No es justo que unos pocos se aprovechen de las ilusiones de muchos, por eso pido a mis compañeros que se unan a esta Alianza y que exijamos a nuestras autoridades que pongan en marcha los mecanismos necesarios para evitar la reventa, que no hace más que perjudicar a todo el sector y, en especial, a los consumidores”. Uno de los primeros artistas en hacer público su apoyo a la propuesta de Alejandro Sanz ha sido José Luis Perales: “Estoy de acuerdo con Alejandro Sanz y con cualquiera que censure dicha actitud. No es agradable encontrarse con gente que revende las entradas”.

Alejandro Sanz ha anunciado la creación de una alianza antirreventa

Entre los grandes perjudicados por estas prácticas se encuentran los promotores de conciertos. Empresas como The Proyect que se encarga de gestionar la gira “Lo niego todo” de Joaquín Sabina están fueron especialmente beligerantes en el caso Viagogo: “Están ofreciendo entradas de reventa para este concierto, confundiendo al público con supuestas preinscripciones, falsos anuncios de entradas agotadas y compraventas fraudulentas de entradas inexistentes”, denunciaban mediante un comunicado en su página web. En este sentido, la asociación que engloba al sector de los promotores musicales conocida por sus siglas como APM (Asociación de Promotores Musicales) se sumaba a la iniciativa antirreventa de Alejandro Sanz lanzando un claro mensaje hacia las autoridades: "Hacienda debería estar más preocupada de estas plataformas, en vez de estar apretándonos con el 21% de IVA". Estos días se celebraba precisamente en Peralada la XVII asamblea de la APM, que representa al 80% de empresas dedicadas a impulsar la música en directo, para renovar el cargo de presidente de la asociación. Albert Salmerón ha sido elegido por los socios con el claro mandato de luchar contra la reventa especulativa de entradas: “Es un tema que preocupa al sector pero que afecta sobremanera al público por los precios que se están pagando. Cabe recordar que la gente que está pagando esas cantidades no tiene asegurada su entrada al recinto, ya sea porque en muchas ocasiones se trata de entradas falsas, de un duplicado de otra original o que aparezca como que esa persona ya haya accedido al recinto. Al final es un tema que está afectando a la imagen que el público tiene de los artistas y de los promotores porque creen que somos nosotros quienes estamos estableciendo esos precios excesivos cuando acceden a estas web de reventa”.

Algunas comunidades han actualizado la ley, pero hasta ahora no ha habido intención de combatir la reventa

La principal reivindicación de la industria va dirigida contra el Gobierno. La ley que prohíbe la reventa en España data del año 1982, introducida con motivo del célebre Mundial de Fútbol en nuestro país. Este texto legislativo, adecuado para la realidad de la época, contemplaba sanciones por la reventa callejera y ambulante pero no se ha actualizado desde entonces para dar cabida a la reventa vía Internet. Algunas comunidades como Catalunya, Andalucía y Madrid si han actualizado la norma con el paso del tiempo pero hasta ahora no ha habido multas, ni medios, ni intención para combatir la especulación. Otros países de nuestro entorno como Francia si prevén sanciones contra la reventa de entradas sin autorización del productor del espectáculo. Según la ley aprobada en 2012, la reventa constituye una infracción penal sancionada con una multa de 20.000 dólares y de 40.000 dólares en caso de reincidencia. En Reino Unido e Italia la propuesta ya se encuentra en pleno debate en el Parlamento.

La lucha de Italia contra la reventa se ha hecho efectiva después de conocerse que uno de las grandes promotoras del mundo Live Nation desviaba entradas al mercado secundario a cambio de quedarse con el 90% del sobrecoste. Fuera de las fronteras italianas, el hecho trascendió en España a raíz de las denuncias de Facua. Fue en la venta de entradas para la gira de Bruce Springsteen, en marzo de 2016, cuando los consumidores alertaron a Facua de que el canal de venta oficial Ticketmaster redireccionaba a los usuarios a una web de reventa llamada Seatwave, ambas de propiedad de Live Nation. “Para el concierto en Madrid las entradas se acabaron a los cinco minutos y automáticamente ya estaban disponibles en el sitio de reventa a precios disparatados. Una entrada de 80 euros oscilaba entre los 1.000 y 2.000 euros. De esta forma, Ticketmaster estaba obteniendo tres comisiones: la comisión por la venta en el canal autorizado, la comisión que le cobra a la persona que revende la entrada en el mercado secundario y, por último, la comisión que le cobra a la persona que adquiere la entrada por el canal no oficial”, relata Miguel Ángel Serrano del gabinete jurídico de Facua.

Esta circunstancia propició que desde Facua pusieran en conocimiento a la Comunidad de Madrid del fraude. Comunidad donde la ley sí especifica que queda prohibida la reventa de entradas que no goce de la autorización del promotor del espectáculo: “En este caso, el promotor Doctor Music estaba en contra, con lo cual tendrán que sancionar esa actitud. Las páginas de reventa se escudan diciendo que la legislación está totalmente atomizada y que no se prohíbe explícitamente la reventa online. Resulta absurdo que si se prohíbe la reventa callejera no se prohíba la telemática, porque esta puede ser mucho más perjudicial económicamente que la callejera. En cualquier caso tiene que actualizarse la ley estatal para evitar vacíos legales”, sostiene el portavoz de Facua. Un año después de aquel fraude, aun se espera el pronunciamiento de la Comunidad de Madrid sobre este suceso.

La principal competidora de Ticketmaster en la venta de entradas online en España es Ticketea. La desconfianza que generó el fraude de Live Nation en los consumidores hizo especular con la posibilidad de que los canales oficiales estuvieran alimentando la reventa ilegal de entradas. Al conocerse la iniciativa de Alejandro Sanz, Ticketea se postuló desde un primer momento a favor de la alianza antirreventa: “Dentro del mercado secundario tenemos que diferenciar la reventa especulativa y la reventa regulada. Nosotros estamos a favor de la segunda, que permita que ese fan que compra la entrada con nueve meses de antelación y que le ha surgido un imprevisto pueda tener un canal para recuperar el dinero. A día de hoy, las promotoras son las que ponen en las condiciones que no se aceptan cambios ni devoluciones. Con lo cual, o el fan pierde su dinero o vende su entrada de forma no oficial; algo totalmente entendible. Otro tema es el de la reventa especulativa, mafias organizadas que utilizan bots para comprar masivamente entradas de eventos que tienen alta demanda para revenderlas a un precio mucho mayor”, detalla el fundador de Ticketea, Javier Andrés. Esa actitud ha provocado que otros sitios de venta de segunda mano como Wallapop o Viboo eliminen de sus portales el apartado de entradas de conciertos.

El sector reclama la colaboración de Google para dejar de posicionar a las plataformas de reventa

Desde Ticketea su fundador reclama una unidad entre las entidades promotoras, artistas y webs oficiales de venta entradas para atajar el problema de raíz: “Hay que convencer a los promotores de que nos permitan revender las entradas, sería idóneo que se pudieran cancelar las entradas hasta una semana antes del concierto como sucede con los alojamientos. También se puede hacer la entrada nominal adherida al DNI de la persona que lo compra, pero eso supondría mayor control a la entrada de conciertos, retrasos y colas interminables. Pero si queremos arreglar la situación de raíz, tendríamos que unirnos toda industria para hacer llegar nuestra posición al Gobierno. Y cuando hablo de todos los actores, hablo de promotores, artistas, plataformas de venta de entradas y buscadores de Internet”. Efectivamente, desde el sector reclaman la necesaria colaboración de Google para dejar de publicitar y de posicionar a las plataformas especulativas de entradas en su buscador. “Alguien como Google tiene mucho poder en dar publicidad o quitársela a determinadas web que promueven negocios no lícitos. Al igual que con las páginas de streaming piratas, que Google terminó penalizándolas, podrían hacer lo mismo con todas esas webs de reventa. La realidad es que a día de hoy estas páginas están ganando mucho dinero con la publicidad que insertan en el buscador y Google tiene mucho más poder dando a una sola tecla que una ley antirreventa”, denuncian fuentes del sector que prefieren mantener el anonimato.

La problemática en torno a la reventa de entradas parece haber alcanzado un punto de no retorno. Los últimos sucesos que han rodeado a los conciertos de artistas de la talla de Bruce Springsteen, Bruno Mars o Joaquín Sabina; y la trascendencia que ha adquirido en los medios de comunicación que una figura como Alejandro Sanz impulse una alianza contra la reventa han provocado que el tema llegue al Congreso de los Diputados. El 15 de febrero, el grupo de Ciudadanos registraba una proposición no de ley instando al Gobierno a que regule la reventa abusiva en internet. En palabras del diputado Félix Álvarez, “la reventa es una práctica de dudosa legalidad que afecta a los ciudadanos con menos recursos económicos y supone un enriquecimiento ilícito de los sitios web”.