Público
Público

RESULTADOS Popular anota unas pérdidas récord en 2016 de 3.485,3 millones por más provisiones

El banco pierde un 10% de su valor en bolsa en la última semana, con los inversores a la espera de que el nuevo presidente Emilio Saracho tome las riendas de la entidad

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

Un hombre utiliza un cajero de una oficina del Banco Popular en Madrid. REUTERS/Andrea Comas

El Banco Popular registró unas pérdidas récord de 3.485,36 millones en 2016, frente a un beneficio de 105 millones en 2015tras un nuevo esfuerzo en provisiones para hacer frente a la devolución de las cláusulas suelo y sanear su elevada exposición a los activos inmobiliarios dudosos.

El banco ha destinado 5.692 millones a provisiones para reforzar su balance, devolver a sus clientes lo cobrado de más por las cláusulas suelo y acelerar la desinversión en activos no productivos.

El banco explica que de las provisiones extraordinarias, 4.200 millones se han dotado para crédito e inmuebles, mientras que otros 229 millones corresponden al importe de las cláusulas suelo y 240 millones se destinan a cubrir el impacto del descenso de la rentabilidad de su participada Targobank y el deterioro de su fondo de comercio. Según explica Popular, el plan de ajuste que tiene en marcha se lleva otros 370 millones, mientras que la reestructuración de la cartera ALCO (compuesta fundamentalmente por deuda pública) supone otros 107 millones y el impacto de la reforma fiscal, 47 millones.

El margen de intereses (la diferencia entre lo que cobra por prestar y sus costes de financiación) bajó un 6,91%, hasta los 2.097 millones. Los analistas habían previsto una pérdida de 2.423 millones de euros y un margen de intereses de 2.110 millones.

La pérdida récord y la reducción del margen de intereses iba acompañada de una reducción del balance en más de 10.000 millones de euros a 147.925 millones y de una contracción del margen bruto (los ingresos de la entidad) del 17,6 por ciento a 2.825 millones de euros.

El ratio de morosidad se elevó a 14,61% (12,96% a finales de 2015, y frente al 9% del conjuto de las entidades financieras) pero las elevadas provisiones dotadas en la recta final de 2016 permitieron aumentar el ratio de cobertura de morosos en casi 10 puntos al 52,26%. El ratio de capital CET1 fully loaded cayó en el último trimestre de 2016 al 8,17% desde el 13,98% en septiembre.

Desplome en bolsa

Las perdidas récord del Popular han prevocado una fuerte caída de sus acciones en bolsa. Los títulos de banco se han dejado un 7,43% en la sesión de este viernes, alejándose del nivel del euro. A lo largo de la jornada se han negociado un total de 209,53 millones de títulos de Popular, una cifra que casi multiplica por cinco su media diaria del año.

A la vista de estas cuentas, el analista de XTB Rodrigo García ha apuntado que los resultados que ha presentado este viernes la entidad han "ahuyentado" a los inversores, haciendo que el banco cierre la semana valiendo casi un 10% menos. "Si bien es cierto que gran parte de las pérdidas obedecen a una mayor dotación de provisiones y que estamos lejos de los mínimos marcados hace tan sólo unos meses, seguimos considerando que el escenario más probable es una continuación de esa tendencia bajista", ha adelantado el experto.

Mientras, en Renta 4 auguran que la acción se seguirá viendo afectada por la volatilidad a la espera de que el nuevo presidente Emilio Saracho tome las riendas de la entidad y comience a adoptar medidas. El banco ya ha avanzado que sería "prudente" revisar los objetivos una vez se haya producido el relevo.

El presidente saliente del Banco Popular, Ángel Ron, durante la presentación de los resultados de 2016. EFE/Emilio Naranjo

El todavía presidente de Popular, Ángel Ron, ha señalado en su última rueda de prensa de presentación de resultados que la acción de la entidad se está viendo castigada en Bolsa porque el mercado "no ha reconocido las fortalezas" del banco, pero ha deseado que llegue un momento en que éstas se tengan en cuenta. Ron  también ha puesto de manifiesto que las acciones de Popular sufren en Bolsa la presión de los bajistas independientemente de las decisiones que el banco adopte, "incluso siendo éstas las más apropiadas en opinión de los inversores que las aconsejan y las respaldan".

Ron garantizará que no haya vacío de poder en Popular hasta la llegada de Saracho

Ron, en su despedida del banco, ha afirmado este viernes que no se producirá un vacío de poder en la entidad antes de que llegue su sucesor en el cargo, Emilio Saracho, hasta hace poco vicepresidente global de JP Morgan Chase, que tomará las riendas del banco tras la junta de accionistas extraordinaria que se celebrará el 20 de febrero. "No va a haber ningún vacío de poder. Son muchos años al frente del banco y conozco bien cuáles son las cuestiones que tienen que protegerse y que cuidarse", ha señalado en su última rueda de prensa de presentación de resultados como presidente de Popular.

"Estaré al frente del banco hasta el día 20 para facilitar la sucesión y para que el banco goce de la mayor estabilidad posible", ha destacado el directivo, poniendo como fecha límite la convocatoria de la junta extraordinaria de accionistas en la que se será cesado de sus funciones.

El presidente saliente del Banco Popular, Ángel Ron (d), junto al consejero delegado de la entidad, Pedro Larena (i), durante la presentación de los resultados de 2016. EFE/Emilio Naranjo

El todavía presidente ha declarado que abandona la presidencia de Popular "con la tranquilidad del deber cumplido" y consciente de que deja la entidad en buenas manos. "He trabajado con los mejores profesionales de la banca en España", ha recordado.

Ha precisado que él no deja ninguna herencia a Saracho, a quien desea "lo mejor" y de quien entiende que hará "lo oportuno" en la presidencia de Popular. "Hay bases muy potentes para seguir preservando la independencia, pero las decisiones futuras no las puedo comentar ni anticipar, porque no las conozco", ha dicho.

El directivo, que ha permanecido doce años al frente del banco, ha indicado que durante una década ha tenido que realizar su trabajo en un entorno de crisis, lo que supone un "sacrificio" por la necesidad de preservar el legado del banco y su buena evolución en Bolsa. "Ha sido una crisis durísima donde el banco ha preservado su posición en un entorno hostil para el sector y sin ayudas públicas", ha destacado el presidente de Popular, quien ha confesado que no se arrepiente de no haber pedido apoyo económico para la entidad.

Además, ha puesto en valor la adquisición de Banco Pastor en 2011, en un momento en el que no existían decretos que afectaran a la banca ni expectativas de que el país solicitara asistencia financiera. "(Comprar Pastor) era la decisión correcta en ese momento", ha añadido.