Público
Público

CCOO y UGT frenan la movilización de los teleoperadores mientras CGT convoca una nueva huelga en enero

Los sindicatos mayoritarios esperan que la patronal del Contact Center desbloquee las negociaciones del nuevo convenio en enero y anuncian que no emplearán "acciones severas" hasta reunirse. CGT critica el "cambio de estrategia injustificado" y recela de que se firme un convenio que mantenga las condiciones laborales precarias

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:

Trabajadores de telemarketing durante la huelga del 6 de octubre en Madrid / CCOO TRANSCOM MADRID

@JairoExtre

MADRID.- Se acabó la unidad de acción de los sindicatos del telemárketing. CCOO y UGT frenarán las movilizaciones hasta reunirse con la patronal mientras que CGT, minoritario en la mesa negociadora pero mayoritario en los grandes centros de trabajo de los teleoperadores en ciudades como Madrid o Barcelona, ha convocado una nueva huelga de 24 horas en el sector del Contact Center, más conocido como telemárketing, siguiendo la senda de movilizaciones por un convenio colectivo nuevo que ponga fin a la acuciante precariedad de los teleoperadores, después de que el último convenio expirase hace casi dos años.

El paro será el 26 de enero y, en esta ocasión, no está respaldado por los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, con mayoría para firmar un convenio en la mesa negociadora con la Asociación de Contact Center Española (ACE), la patronal del sector, perteneciente a la CEOE.

En un comunicado, CGT critica el "cambio de estrategia injustificado" de CCOO y UGT, que se lleva por delante la unidad de acción que en las dos huelgas anteriores ha permitido que el paro tenga éxito y repercusión mediática. 

El mismo día que CGT anunciaba la nueva huelga, CCOO y UGT aseguraban en rueda de prensa conjunta que retomarán las negociaciones del convenio con la patronal la segunda semana de enero, después de que el último encuentro en el SIMA volviera a terminar sin acuerdo. De hecho, ambos sindicatos han descartado realizar "más acciones severas" hasta ver la actitud de la ACE en la reunión de enero, de la que debería salir un calendario de negociación concreto.

No obstante, fuentes de UGT niegan que hayan descartado participar en la huelga convocada por CGT y precisan que, de momento no pueden concretarlo porque tienen que valorarlo los delegados. Recuerdan que la primera semana de diciembre, UGT llevó a cabo una huelga en solitario durante varios días, que supuso un gran esfuerzo y ahora toca valorar las próximas acciones.

Según fuentes de CGT, la patronal puso como condición para desbloquear las negociaciones que cesaran las movilizaciones, pero el sindicato entiende que en este punto es necesario "doblar la presión hacia la patronal", que está dejando fuera de la negociación "asuntos tan básicos como la precariedad en la contratación, las facilidades para el despido, la grave pérdida de derechos en los cambios de empresa y el abuso de los contratos a tiempo parcial".

Aunque no se sumen a la huelga, CCOO y UGT han asegurado en la rueda de prensa que la ACE sigue "sin reaccionar" ante la "precaria" situación de los empleados, con un salario medio de menos de 700 euros, un excesivo número de contratos a tiempo parcial, jornadas de hasta once días de trabajo seguidos sin descanso o la presencia activa en el puesto de trabajo durante once horas seguidas, y los portavoces sindicales han dejado duras acusaciones como que "el sector aplica un modelo de trabajo oriental, impropio en Europa" o que "someten a sus trabajadores, durante la jornada laboral, a un control y vigilancia mayores que el Gran Hermano de Orwell a los ciudadanos”.

"Desconfianza" entre sindicatos

No obstante, según explica a Público Santiago Alonso, delegado de CGT en la mesa negociadora, CCOO y UGT ya les han comunicado que no secundarán la huelga del 26 de enero. En la rueda de prensa de este lunes, el secretario general de Servicios de CCOO, José María Martínez, ha afirmado que su estrategia ahora será la de movilizar a las empresas que contraten servicios de atención telefónica al cliente para que no permitan el dumping, es decir, una reducción drástica del precio del servicio.

Fuentes de CGT han expresado su "desconfianza" ante esta postura de los grandes sindicatos y critican que CCOO y UGT se hayan reunido el pasado 21 de noviembre con la ACE, en solitario, sin comunicar a los demás sindicatos ni el encuentro ni el contenido del mismo, y recuerdan que los últimos cinco convenios del sector han contado con el beneplácito de CCOO y UGT.

Sin la movilización, CGT sólo puede esperar la firma de "un convenio continuista", que ignore la recuperación del poder adquisitivo perdido durante los años de congelación salarial en un sector que, según estimaciones de los sindicatos, factura 2.000 millones de euros al año y emplea a 85.000 personas, de las que 30.000 están subcontratadas por compañías telefónicas, 10.000 por bancos, 3.500 por compañías aseguradoras, 3.500 por empresas energéticas y 4.000 por las Administraciones Públicas.

CGT ya ha adelantado que no firmará ningún acuerdo que no modifique los artículos 17 y 18 del actual convenio estatal. El primero hace referencia a la desigual indemnización por extinción de contratos entre trabajadores temporales y fijos, y el segundo, a la subrogación obligatoria de los trabajadores tras un cambio de empresa contratista.

La administración pública, "cómplice" de la precariedad

Los sindicatos también responsabilizan de las malas condiciones laborales de los teleoperadores a las administraciones públicas, ya que servicios de atención al ciudadano como el 112, el 061, el 010 o la Agencia Trinutaria en varias comunidades autónomas están contratadas con empresas de la ACE.

De hecho, CGT ha convocado a la huelga a los teleoperadores del 112, del 061 y de Salud Responde en Andalucía los días 24, 25 y 31 diciembre y el 1, 5 y 6 de enero ante "la insumisión de Susana Díaz hacia el Parlamento Andaluz", que mediante Proposiciones No de Ley han tratado de revertir esta situación generada por las empresas Ilunion, de la ONCE, y Arvato Qualytel.