Publicado: 10.07.2015 15:30 |Actualizado: 10.07.2015 15:30

El FMI reconoce que la mayor parte del rescate a Grecia ha ido a parar a los bancos extranjeros

El economista jefe del Fondo publica una carta para responder a las críticas en la que asegura que las ayudas "no solo" beneficiaron a la banca griega

Publicidad
Media: 4.73
Votos: 15
Comentarios:
Las oficinas centrales del Deutsche Bank, en Fráncfort. REUTERS

Las oficinas centrales del Deutsche Bank, en Fráncfort. REUTERS

MADRID.- Olivier Blanchard, el economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha publicado este viernes una carta con el propósito de "desmentir los mitos que corren" acerca de la actuación del órgano para el que trabaja en la crisis griega. En ella, intenta justificar que el rescate "no solo" benefició a los bancos extranjeros "sino también" a los hogares y depositantes griegos, alegando que un tercio de la deuda pertenecía a instituciones financieras del país heleno.

De manera implícita, el economista francés reconocía así que los dos tercios restantes del rescate habían sido destinadas a pagar a los bancos internacionales. La mayoría de estas entidades tienen su sede en Alemania o Francia, los países que más contribuyeron a inflar la burbuja griega que reventó con el estallido de la crisis en 2008.



Blanchard también confirma que con el dinero que recibió Grecia en la primera fase del rescate, lo que se hizo fue reemplazar deuda privada por deuda pública, es decir, que la deuda de los bancos pasó a manos de los Estados. Este punto ha sido denunciado por muchos economistas, que argumentan que el dinero que prestaban los países europeos no era en realidad para Grecia, sino para salvar a la banca de los países que concedían los préstamos.

En el texto, el directivo del FMI enumera otras críticas a las que quiere dar respuesta. Frente a los que opinan que el ajuste fiscal fue excesivo, contesta que tuvo que haber una "gran reducción del déficit" porque "el déficit inicial era muy grande". "La austeridad fiscal no era una opción, sino una necesidad", asevera en su escrito. No niega el hecho de que la deuda haya aumentado, pero se defiende argumentando que ya se había alcanzado a comienzos de 2015 un déficit primario (el que no tiene en cuenta los pagos de la propia deuda).

Blanchard encara la acusación de haber llevado al país a una depresión económica con las medidas de austeridad, asegura que las reformas que le fueron impuestas a Grecia solo explican una parte de la caída del PIB. "La crisis política, políticas inconsistentes , reformas insuficientes , miedo al Grexit , una confianza empresarial baja , bancos débiles" son algunos de los ejemplos citados por el economista para justificar que ha habido más factores que han causado la espiral depresiva en la que se encuentra el país.

La carta termina asegurando que aún hay "un camino hacia delante", y aunque recuerda que no puede otorgar nueva financiación a Grecia por su impago del pasado 30 de junio, se ofrece al país para prestar "asistencia técnica", ya que siguen "plenamente comprometidos".

Etiquetas