Público
Público

Programa de Estabilidad El Gobierno asegura que a finales de 2020 se habrá recuperado todo el empleo perdido con la crisis

El Ejecutivo presenta el nuevo cuadro macroeconómico que va a enviar a Bruselas. Sus previsiones son muy optimistas 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

l ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo (c) y los titulares de Economía, Luis de Guindos (i) y Hacienda, Cristóbal Montoro. | EFE

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes la remisión a la Comisión Europea del Programa de Estabilidad Presupuestaria de España para el periodo 2017-2020, que incluye una previsión de un crecimiento medio del 2,5% hasta 2020, y una senda de reducción de la tasa de paro que lo sitúa en el 11,2% para el año 2020 y adelanta al año 2019 el objetivo de los 20 millones de ocupados.

Así lo ha señalado el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha estado acompañado del ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, y del ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro. 

Así, la tasa de paro bajará al 11,2% a finales de 2020 (11,9% en media anual), lo que supone 16 puntos menos desde el pico máximo cercano al 27% que se alcanzó con la crisis en el primer trimestre de 2013. El ritmo de reducción previsto es de dos puntos por año. Además, estima que los 20 millones de ocupados que había al inicio de la recesión se alcanzarán a finales de 2019, si se cumplen las previsiones, y en 2020 la cifra de afiliados será de 20,5 millones. La actualización del cu ...

Además, estima que los 20 millones de ocupados que había al inicio de la recesión se alcanzarán a finales de 2019, si se cumplen las previsiones, y en 2020 la cifra de afiliados será de 20,5 millones. De esta forma, a lo largo del periodo se habrán recuperado 1.996.000 puestos de trabajo y se habrá reducido el paro en 1.662.000 personas, hasta 2,57 millones de desempleados a final de 2020, con lo que la tasa de paro bajará del 18,6 % de 2016 al 16,6 % de 2017, al 12,9 % en 2019 y al 11,2 % en 2020.

Estos datos se sustentan en la previsión al alza del crecimiento para la economía española del Gobierno: el Ejecutivo cree  en 2017 la economía crecerá un 2,7% y un 2,5 % en 2018, dos y una décima más, respectivamente, en relación con las anteriores estimaciones.

Las previsiones están recogidas en el nuevo cuadro macroeconómico que acompaña a la actualización del Programa de Estabilidad 2017-2020 aprobado hoy en el Consejo de Ministros para su remisión a Bruselas antes de que finalice el mes de abril.

"Se trata de previsiones prudentes y realistas", ha insistido De Guindos, al explicar que mantendrán a España a la cabeza del crecimiento entre los países desarrollados y permitirán situar el déficit público por debajo del 3 % del PIB en 2018 con superávit primario (excluyendo los intereses de la deuda pública).

El ministro ha asegurado que el patrón de crecimiento está equilibrado entre la demanda nacional y la exterior, si bien el mayor peso recaerá sobre la demanda interna (consumo e inversión), que seguirá tirando del crecimiento de la economía.

Del crecimiento del 2,7% previsto para 2017, 2,2 puntos serán aportados por la demanda nacional y 0,5 puntos por el sector exterior, después de que el consumo privado crezca un 2,6%; la inversión, un 2,8 %; las exportaciones, un 5,5%, y las importaciones, un 4,3%.

El Gobierno prevé ahora que la financiación del Estado se encarezca en 2017 un 21% respecto al año anterior, cuando hace apenas un mes pronosticaba que se dispararía más del 40% en el caso de la deuda a diez años.

El nuevo cuadro macroeconómico calcula que el bono a diez años estará de media en el 1,7% en 2017, por encima del 1,4 % de 2016, pero lejos ya del 2 % que calculaba hace un mes.

Asimismo, el Consejo de Ministros también ha dado luz verde al envío a Bruselas del Programa Nacional de Reformas del Reino de España, que recoge cuáles son las principales medidas que, a juicio del Gobierno, deben adoptarse para mantener el crecimiento y el ritmo de creación de empleo.