Publicado: 20.01.2016 12:08 |Actualizado: 20.01.2016 13:45

La OIT dice que el paro en España tardará 10 años en volver a niveles anteriores a la crisis

La Organización Internacional ve margen para subir en España en los próximos tres años un 10% el salario mínimo interprofesional (SMI), que es de 655,20 euros mensuales para 2016.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
La tasa de paro descenderá hasta el 19,5% en 2016, desde el 21,18% actual, y caerá dos décimas adicionales en 2017, hasta el 19,3%.- EUROPA PRESS

La tasa de paro descenderá hasta el 19,5% en 2016, desde el 21,18% actual, y caerá dos décimas adicionales en 2017, hasta el 19,3%.- EUROPA PRESS

MADRID.- La tasa de paro descenderá hasta el 19,5% en 2016, desde el 21,18% actual, y caerá dos décimas adicionales en 2017, hasta el 19,3%, según el anexo dedicado a España dentro del informe 'Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo: Tendencias 2016' de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La organización señala que se trata de una "modesta mejora" y anticipa que, de mantenerse la tendencia observada en la tasa de desempleo de los últimos años, "España tardaría al menos 10 años en volver a los niveles de antes de la crisis".



Además, la OIT precisa en su informe que la creación de empleo será del 0,9% este año y se estancará el próximo.

En paralelo, la tasa de población activa descenderá ligeramente hasta situarse en el 58,2% y el 58% en estos dos años, mientras que la productividad será la que repunte un 1,7% en 2016 y un 2,2%, respectivamente.

El director del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT, Raymond Torres, ha señalado que el crecimiento económico en España "es real" y está llevando a una reducción del desempleo, en un entorno de interés y precios del petróleo "favorable".

Sin embargo, ha añadido que "los desafíos aún siguen siendo importantes y la situación es de las peores en el mundo desarrollado" si se atiende a parámetros actuales como las tasas de temporalidad, el desempleo juvenil o la pobreza laboral.

"No hay un problema en la creación de empleo, sino en su calidad", ha dicho Raymond, y "más allá del debate político, lo importante es evaluar esas reformas laborales para después iniciar una nueva".

En este sentido, el director de la oficina de la OIT en España, Joaquín Nieto, ha asegurado que "en España hay recuperación económica sin recuperación social", y ha abogado por la mejora de los ingresos salariales y las prestaciones y protección social.

Raymond ha desgranado una serie de medidas necesarias para impulsar la creación de empleo de calidad, como facilitar el crecimiento de las pymes, realizar reformas tributarias y en el sistema bancario que, a su juicio, "no lo hace lo suficiente 8 años después del inicio de la crisis financiera".

También políticas sectoriales y tecnológicas y enfocadas al impulso a la economía verde, y la revisión del sistema educativo para acompañar a los jóvenes hacia el mercado laboral, con más idiomas, orientación, formación técnica, puentes entre la FP y universidad y un con un mucho mayor número de prácticas profesionales.

A su juicio, las políticas activas de empleo "no han cobrado nunca el protagonismo necesario", porque los servicios públicos de empleo "no están a la altura de las circunstancias, no pueden con el volumen de desempleo", ya que se han reducido los orientadores cuando debería haber 1 por cada 80 desempleados. También ha criticado la garantía juvenil porque "ha fracasado", con fondos disponibles que no se utilizan porque las oficinas de empleo no están capacitadas para gestionarlos".

También requieren de un apoyo especifico con orientación los parados de larga duración, ha dicho Raymond, al tiempo que ha abogado por mejorar la cobertura de la negociación colectiva, que "ha disminuido tras la reforma laboral y hay que evaluarla y ver cómo impulsarla, para reducir desigualdades".

También hay que poner en marcha políticas de género, una progresividad de la tributación fiscal para que las empresas paguen impuestos en función de sus ganancias y acabar con el "oligopolio en el mercado energético", que explica el alto precio de la energía en España perjudicando a las clases bajas y a la creación de empleo, ha dicho.