Público
Público

Rajoy no logra controlar la deuda de sus empresas públicas

Ha aumentado en 1.500 millones desde el inicio de la legislatura. Los gobiernos regionales y municipales, en cambio, han logrado recortarla en más de un 40% durante los últimos tres años.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 6
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y los ministros Luis de Guindos y Cristóbal Montoro. EFE

MADRID.- La deuda del conjunto de las empresas públicas descendió un 11,3% entre 2012 y 2014, al pasar de 49.188 a 43.637 millones de euros. Pero todo el peso recayó sobre las comunidades y autónomas y ayuntamientos, según se desprende de la última información ofrecida por el Banco de España. La deuda de las empresas públicas dependiente de la Administración central no sólo no bajó sino que se incrementó durante los tres años que lleva Mariano Rajoy al frente del Gobierno.

Cuando el PP recuperó el poder, tras obtener mayoría absoluta en las elecciones generales del 20 de noviembre de 2011, las empresas públicas estatales debían un total de 31.677 millones de euros. Al cierre del pasado ejercicio, la cifra se había elevado hasta los 33.147 millones, con un incremento del 4,6%.

En proporción sobre el PIB, esa deuda representaba 2,9 puntos al principio de la actual legislatura, mientras ahora el Banco de España la sitúa en 3,1.

Mientras el Estado se mostraba incapaz de aligerar el lastre financiero de sus empresas públicas, los gobiernos regionales y las corporaciones locales consiguieron unos resultados notables. En el caso de las autonomías la deuda se recortó un 42,2% y en el de los municipios, todavía más: un 47,5%. Las empresas dependientes de las administraciones periféricas debían 10.494 millones de euros en diciembre de 2014; es decir, 7.017 millones menos que hace tres años.

Peor que los barones del PP

En el control de esta parte de la deuda pública, Rajoy ha cosechado resultados mucho peores que sus correligionarios del PP que están al frente de algunas comunidades. Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla la Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid, Murcia y la Comunidad Valenciana bajaron en conjunto de 4.029 a 2.232 millones de euros, un 45% de descenso que contrasta con la subida del 4,6% en la deuda de las empresas públicas estatales.

Pero no todos los barones regionales del PP se aplicaron con la misma tenacidad a esa tarea. La aragonesa Luisa Fernanda Rudí (-82,2%), el gallego Alberto Núñez Feijoó (-75,8%) y el extremeño José Antonio Monago (-63,6%) son los que hicieron un esfuerzo mayor, al menos en términos relativos. Todo lo contrario que el riojano Pedro Sanz, (+400%), el cántabro Ignacio Diego (+8,3%) y el madrileño Ignacio González (+3,7%), aunque en el primer caso son cifras pequeñas. De Castilla-La Mancha no facilita datos actualizados el Banco de España.

Fuera ya del ámbito de influencia del PP, todas las comunidades consiguieron reducir significativamente la deuda de sus empresas públicas. El País Vasco, por ejemplo, pasó de 546 a 47 millones (-91,4%); Asturias, de 321 a 65 (-79,7%); Catalunya, de 4.670 a 2.817 (-39,7%); Andalucía, de 235 a 171 (-27,3%), y Canarias, de 224 a 197 (-12%). Ni en Navarra ni en Murcia, que sí está en manos del PP, consta que las empresas adscritas a sus respectivos gobiernos regionales tengan deudas.