Publicado: 26.09.2011 21:59 |Actualizado: 26.09.2011 21:59

Aguirre ve en el 15-M el germen de golpes de Estado

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha tildado a los indignados de "pendencieros" y "camorristas" en la presentación del nuevo libro de Pedro J. Ramírez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los "indignados", los "camorristas" y "pendencieros", "abogan por un principio de democracia directa" bajo el que "se puede esconder un golpe de Estado". Con este discurso radical se ha expresado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que ha aprovechado la presentación del libro de Pedro J. Ramírez El primer naufragio para advertir sobre la peligrosidad del movimiento 15-M.

Al acto ha asistido buena parte de la clase política, encabezada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder conservador, Mariano Rajoy. Allí ha hecho su intervención Esperanza Aguirre junto al presidente del Congreso, José Bono, que ha calificado de "despropósito" las comparaciones de Aguirre.

Considerando que la obra supone una advertencia para los políticos de hoy en día, que no han de permitir que "la demagogia de resentidos y minorías organizadas cambie fatalmente el rumbo de la historia", ha equiparado los movimientos populares actuales con los de la Revolución Francesa y ha asegurado que cuando a la democracia se le añaden adjetivos como "orgánica, popular o directa, en realidad se está hablando de dictaduras".

"También los indignados se consideran autorizados para decir quién es el pueblo y niegan legitimidad a los representantes" democráticos, ha subrayado la presidenta madrileña, comparando su actitud con la de los jacobinos en 1793, a propósito de una obra situada en ese contexto.

Por su parte, Bono, ha rehusado sumarse al discurso de Esperanza y ha considerado que "no sería justo arremeter contra los indignados", apelando al valor de la razón, que, como ha subrayado, "es de los españoles", no "de Rajoy ni de Zapatero".

Durante su intervención, la presidenta conservadora también ha tenido tiempo para denunciar la concentración que los indignados realizaron ante el Parlamento de Catalunya y hacer una alusión velada a Rubalcaba, al criticar que haya dirigentes políticos que busquen la connivencia con el movimiento y digan públicamente "que un tribunal no debe corregir la soberanía del pueblo". 

En su particular defensa del sistema democrático, que aboga por mejorar a partir de lo que ya existe, Esperanza ha incidido en que "la manifestción, la toma de la calle y la mano alzada" suelen terminar con la imposición de "la voluntad de unos pocos manipuladores sin escrúpulos".