Publicado: 27.01.2016 19:43 |Actualizado: 27.01.2016 20:12

El banco malo cede a Carmena 300 viviendas para familias vulnerables

La Empresa Municipal de la Vivienda firmará el jueves el convenio. El Ayuntamiento de Madrid y la Sareb se harán cargo al 50% del resto de gastos de las viviendas.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 9
Comentarios:
Fachada del Ayuntamiento de Madrid

Fachada del Ayuntamiento de Madrid

MADRID.- La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), o banco malo, formaliza este jueves el traspaso de 300 viviendas al Ayuntamiento de Madrid que se destinarán a familias en riesgo de exclusión social, en un acto en el que estará presenta la alcaldesa, Manuela Carmena.

Este acuerdo que será formalizado por el presidente de la Sareb, Jaime Echegoyen, y la consejera delegada de EMVS, Maria Serrano. Carmena siempre ha subrayado la importancia de tomar medidas en que solucionen el problema de acceso a la vivienda. La cesión se suma así a las ya tomadas, entre las que se encuentran la Oficina de Intermediación Hipotecaria o a los acuerdos con las entidades financieras para paralizar los desahucios.



De las 300 viviendas cedidas, un máximo de 150 podrían estar ocupadas y el resto vacías. Como contraprestación la EMVS abonará a la Sareb 75 euros mensuales por cada vivienda ocupada y 125 euros al mes por cada inmueble vacío.

El Ayuntamiento de Madrid y la Sareb se harán cargo al 50% del resto de gastos de las viviendas. El primero pagará el impuesto de bienes inmuebles, mientras que Sareb asumirá las cuotas de comunidad de los pisos.

Las familias que accedan a las viviendas de la Sareb formalizarán un acuerdo por el cual el precio del alquiler no superará el 30% de los ingresos de la unidad familiar. El acceso a dichas viviendas  se producirá a través de los servicios sociales.

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona Ada Colau acordó el pasado mes de diciembre con el banco malo  la cesión de 200 viviendas para familias necesitadas, 50 de ellos entregadas de manera inmediata, tras sancionar meses antes a entidades bancarias que mantenían pisos vacíos.