Público
Público

A la cola en crímenes machistas

España está por debajo de la media europea y mundial en muertes por violencia de género

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

España es uno de los países del mundo donde menos mujeres son asesinadas por sus parejas. En 2006 se registraron una media de 2,8 homicidios por cada millón de mujeres. Ese dato sitúa a España en el puesto 24 de una lista de 35 países, los que se han comparado en el III Informe Internacional Violencia contra la Mujer en las Relaciones de Pareja, realizado por el Instituto Universitario para el Estudio de la Violencia del Centro Reina Sofía, que se presentó ayer.

El estudio, que recoge datos hasta 2006, ubica a España por detrás de países como Austria (9,4), Finladia (9,3), EEUU (8,4), Francia (5,2), Reino Unido (4,2), Noruega (3,7) e Italia (3,7). La media de los países de los que se han obtenido datos comparables es de cinco muertas (mayores de 14 años) por millón, en 2006.

El país con más asesinadas por sus parejas es Puerto Rico, con 14,1 por millón, seguido de Chipre (12,4) y Austria (9,4). A la cola, se sitúan Mónaco, Malta, Liechtenstein, Islandia y Andorra, que no registraron en 2006 ninguna muerta por violencia machista.

Pese a todo, la buena posición de España en cuanto a crímenes machistas queda matizada cuando se observa la evolución de la tasa de muertas. El informe concluye que España es el tercer país de los 17 comparados en este apartado donde más ha crecido: de 2000 a 2006, la tasa aumentó un 15,16%. A la cabeza está Chipre, con un crecimiento del 277%, seguido de Colombia, donde la tasa de muertas aumentó un 51,28%. Finlandia, con un 8% más de asesinadas, es el cuarto país con datos en aumento.

Mónaco, Islandia, Liechtenstein, Malta y Andorra no registran muertes

Los 11 países donde descendieron los crímenes superaron de largo a los cuatro que sufrieron un incremento. Sólo Islandia y Andorra se quedaron como estaban, sin ninguna muerta. Irlanda registró la mayor disminución: su tasa bajó en el periodo examinado un 70,6%. En Australia lo hizo un 68,3% y en Hungría un 62,5%. Los autores del estudio han comparado los datos de los dos informes trianuales que presentaron con anterioridad, que arrancan en 2000.

Según explicó el director del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia, José Sanmartín, en la actualidad se están recogiendo los datos de los años 2007, 2008 y 2009. Aunque el informe actual no incluye el periodo más reciente, la coordinadora del trabajo, Isabel Iborra, aseguró que 'la tendencia al alza sigue igual'. Según recordó, en 2009 hubo menos asesinatos que en 2008, pero insistió en que 'habrá que esperar para ver la evolución de otros años'.

El estudio que se presentó ayer se basa en los datos obtenidos de 300 organismos, sobre todo ministerios y ONG de más de 70 países. Los autores han comparado en cada uno de los apartados un número distinto de países, ya que de algunos no han obtenido respuesta y los datos que han recibido de otros no eran comparables.

Sanmartín también destacó que el estudio constata un 'rejuvenecimiento de las víctimas'. Según el informe, la franja de edad con más muertas de los 19 países analizados es la que va de los 35 a los 44 años, con un 30,7% del total de víctimas. Sanmartín destacó que la segunda franja, con un 21,1% de representatividad, es la que va de los 25 a los 34 años. 'Esta franja ha ido creciendo, antes no tenía prácticamente representación', justificó.

Según explicó Sanmartín, en España la edad de víctima y agresor 'está bajando de forma sostenida'. Por ejemplo, en la Comunitat Valenciana, el segundo tramo con mayor tasa de muertas va de los 19 a los 25 años.

Un amplio estudio constata que la edad de las víctimas se ha reducido

'¿Cómo puede ser que las muertes se den en adolescentes, si se espera que estén mejor educados?', lanzó Yolanda García, coautora del informe. Según aseguró, estas cifras manifiestan la necesidad de reflexionar sobre la efectividad de la educación que reciben los menores, y planteó que se debe mejorar la educación sobre igualdad que se da en el ámbito de la familia.

El estudio también compara los asesinatos de mujeres en general, a los que se refiere como feminicidios, y las muertes a manos de un familiar. La tasa española de feminicidios (5,1 muertes por millón) también es inferior a la media de los 44 países comparados (19,1), lo que convierte a España en el noveno país con menos mujeres asesinadas. Esto revela que las mujeres españolas asesinadas mueren a manos de sus parejas (un 54,6% del total) en mayor proporción que la media global (un 26,3%).