Público
Público

Cospedal se estrena como presidenta en una procesión

La banda del Ejército toca el himno de España en la procesión del Corpus, en contra del reglamento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un día después de jurar su cargo, María Dolores de Cospedal asistió ayer a su primer acto oficial como presidenta de Castilla-La Mancha. La cita fue en Toledo, en la procesión del Corpus Christi.

En los actos, el Ejército volvió a tocar el himno de España al paso al Santísimo, contraviniendo el Reglamento de Honores Militares, que entró en vigor el año pasado, y que prohíbe al Ejército interpretarlo en actos religiosos. Sin embargo, ayer la banda de la Academia de Infantería tocó el himno al paso del relicario, a las puertas de la catedral. Sesenta cadetes lo escucharon en posición de firmes, mientras el jefe de la formación saludaba con la espada en alto. El año pasado fue la banda municipal la encargada de hacerlo.

Además, en el nuevo Reglamento se recoge que cuando se autoricen comisiones, escoltas o piquetes para asistir a celebraciones religiosas con tradicional participación castrense, se respetará la libertad religiosa y la asistencia y participación será voluntaria. Sin embargo la presencia de miembros del Ejército en actos católicos sigue siendo una constante. Ayer, no sólo se tocó el himno, sino que la Custodia con la hostia consagrada fue recibida a las puertas de la catedral con 12 salvas reales.

La procesión, estuvo presidida por el arzobispo, Braulio Rodríguez Plaza, flanqueado por Cospedal. También se vio al alcalde, Emiliano García-Page, y al presidente del Congreso, José Bono.

Bono y Page quitaron hierro a la polémica. 'Me parece bien, ¿se imagina usted que la banda tocara el himno de Francia?', ironizó Bono. El alcalde afirmó que 'cabe una interpretación' del Reglamento que permita a una banda militar tocar el himno sin que suponga rendir honores.

En todo caso, como parece, las normas las marca la Iglesia, que tan pronto no pone problemas para que el Ejército incumpla la normativa, como mantiene en vigor la prohibición de que el ministro de Justicia (del partido que sea) participe en la procesión, en una 'tradición' que se impuso tras la aprobación de la Ley del Divorcio.