Publicado: 15.07.2016 07:02 |Actualizado: 15.07.2016 07:02

La crisis ha hecho un agujero de 69.000 millones en los ingresos
de los ayuntamientos

La recaudación vinculada a la actividad constructora ha caído más de un 80% en el conjunto de las corporaciones locales.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

MADRID.- Las cuentas de los ayuntamientos españoles han sufrido un fuerte varapalo durante los peores años de la crisis. Debido sobre todo al retroceso de la construcción, sus ingresos se han visto reducidos en nada menos que 69.000 millones de euros. Sólo el progresivo aumento de la recaudación derivada del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) ha evitado un agujero mayor.

Según datos oficiales publicados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, los ingresos municipales comenzaron a caer en 2009. Ese año sumaron 57.564 millones de euros, 67 millones menos que en el ejercicio anterior. Fue un retroceso relativamente pequeño, de sólo el 1,7%; pero marcó un cambio de tendencia que ha persistido hasta el ligero repunte registrado en 2015.

La cuesta abajo fue imparable entre el año en que los ingresos fueron más altos (2008) y aquel en el que tocaron fondo (2014). De 58.532 millones de euros se pasó a 43.925 durante ese periodo, con un descenso de casi el 25%. Como consecuencia de ello, los consistorios dejaron de obtener 69.000 millones respecto a si los ingresos se hubieran mantenido estables.



A esa merma contribuyó de forma determinante el desplome de la recaudación vinculada a la actividad constructora. Las tasas por obras, que en 2008 aportaron 2.842 millones de euros a las arcas municipales, no llegaron a los 577 millones en 2014 (-80%). La venta de terrenos propiedad de los ayuntamientos bajó de 3.699 a 409 millones de euros (-89%) en esos mismos años.

El impacto de la crisis sobre las cuentas municipales no ha sido mayor debido a que la recaudación por IBI ha crecido de forma muy significativa. Esta figura tributaria proporcionó el año pasado al conjunto de las corporaciones locales 12.958 millones de euros, frente a los 8.972 millones de 2008, siempre según los datos que obran en poder del Ministerio de Hacienda.

La subida de la recaudación por IBI obedece a dos razones fundamentales: la revisión de los valores catastrales que son la base del impuesto y el aumento de los tipos que aplican los ayuntamientos a partir de una horquilla que fija el Gobierno. En ciudades como Madrid, el efecto combinado de ambos factores durante el mandato de Alberto Ruíz Gallardón provocó incrementos de hasta el 200%.