Público
Público

Duran pide ayuda para "curar" la homosexualidad

El portavoz de CiU en el Congreso recibe un aluvión de críticas de colectivos gays

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de CiU y portavoz de su grupo en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, provocó ayer las iras de las organizaciones de homosexuales catalanas, incluidas las de militantes de la federación nacionalista. El líder democristiano se reafirmó en una opinión que había publicado en su blog, donde criticó el expediente que la Generalitat abrió a la Policlínica Tibidabo, el pasado 14 de junio, por aplicar fármacos y psicoterapia presuntamente para "curar" la homosexualidad.

En el texto original, Duran afirma: "Nunca he dicho que la homosexualidad sea una enfermedad", pero se muestra sorprendido por el hecho de que una persona reciba ayuda cuando decide "salir del armario", mientras que no puede buscar apoyo si decide "voluntariamente" hacer el paso inverso y convertirse en heterosexual. "Estoy en contra de represaliar la asistencia médica a las personas que buscan modificar su homosexualidad o controlarla", sostiene el diputado nacionalista.

Duran es el presidente del partido democristiano UDC, el socio menor de la federación CiU. Desde las filas del otro socio, CDC, llegaron las primeras críticas. En Convergais, el colectivo de homosexuales de este partido, se mostraron "indignados" con las declaraciones y subrayaron que "ser homosexual no es algo que se escoja o que se sufra, sino que simplemente uno es gay y punto" y por eso "no existe ninguna terapia que pueda cambiar su orientación sexual".

En esta línea, las juventudes de CDC, las JNC, condenaron "rotundamente" las clínicas que dicen curar la homosexualidad y animaron al Govern a que las "siga investigando".

El secretario general de la Coordinadora Gai-Lesbiana, Antonio Quirado, no se mostró sorprendido por las declaraciones de Duran. "Ya nos tiene acostumbrados", dijo. A pesar de ello, le preocupa que un líder de una federación que "pretende gobernar Catalunya" crea que la homosexualidad se puede curar y exigió oir la opinión de Artur Mas y del conjunto de CiU.

Quirado puntualizó que las ayudas que se dan "no son para heterosexuales que quieren hacerse homosexuales, sino para personas que tienen miedo de la discriminación". Además invitó al líder democristiano a "leerse el Estatut, que condena la homofobia".

Ignasi Pujades, presidente de la Fundació Enllaç, defiende que clínicas como la expedientada "deberían eliminarse". El motivo por el que sus clientes quieren "curarse", asegura, es que "no aceptan su homosexualidad" por culpa de la presiones sociales y por un trasfondo ideológico, no por desearlo.

La izquierda también criticó las declaraciones. Ricardo Castro, de la sectorial de LGTB del PSC, las tildó de "aberrantes" e "impropias de un dirigente del siglo XXI". Para Miquel Carrillo, diputado de ERC, la actitud de Duran es "reaccionaria" y "en contra de las políticas de la Generalitat y de Europa de dar un trato de normalidad a la homosexualidad". Laia Ortiz, portavoz de ICV, denunció que este tipo de afirmaciones "fomentan la homofobia".