Público
Público

El fiscal jefe de Madrid se alía con Aguirre en sus ataques al 15-M

Manuel Moix, fiscal superior de Madrid afirma que los indignados "exteriorizan su ignorancia sobre la convivencia democrática"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, no está sola en la guerra que ha declarado al movimiento ciudadano del 15-M. El fiscal superior de la Comunidad de Madrid, Manuel Moix, se sumó este martes a las palabras de la presidenta, quien el lunes llamó 'camorristas' y 'pendencieros' a los indignados, y cargó contra contra el 15-M al considerar que con sus protestas está ignorando el principio de la convivencia democrática.

'Ningún derecho, ni siquiera los derechos reconocidos como fundamentales, es absoluto', dijo Moix durante el acto de apertura del Año Judicial en la Comunidad de Madrid. Añadió que todos los derechos tienen sus límites, y el primero es el respeto a los derechos de los demás.

Para el fiscal de Madrid, conductas como la masiva ocupación ilegal de las vías públicas, obstaculizar parlamentos autonómicos o corporaciones locales democráticamente elegidos por los ciudadanos o impedir ejecutar resoluciones judiciales firmes, 'deslegitiman a los que así actúan y con ello exteriorizan su ignorancia sobre los valores que deben inspirar la convivencia democrática'.

Moix precisó que 'incumplir una decisión judicial puede ser un delito de desobediencia a la autoridad judicial, como también es un delito ocupar ilegalmente una vía pública porque quiero, por mi voluntad'.

'Ha habido una tolerancia mal entendida', puntualizó. El fiscal superior de Madrid cree que nunca se puede simpatizar con los infractores porque el que infringe la ley lleva la consiguiente corrección.

En presencia del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Javier Vieira, la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y la delegada del Gobierno, Dolores Carrión, el fiscal recalcó que un proceder institucional que se pueda interpretar como 'pasividad', 'tolerancia' e incluso 'simpatía con los infractores', trasluciría 'debilidad' y 'desconfianza'.