Público
Público

Los forenses creen que Portu y Sarasola sufrieron malos tratos

Cuestionan el testimonio de los guardias civiles 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los forenses del Instituto Vasco de Medicina Legal declararon ayer, en calidad de peritos imparciales del sistema judicial, que la versión de los 15 guardias civiles imputados por un presunto delito de torturas sobre la detención de Igor Portu y Mattin Sarasola, el 6 de enero de 2008, 'no es compatible' con las lesiones que ambos sufrieron. Según estos expertos, el testimonio de los dos miembros de ETA, condenados por el atentado de la T-4, sí resulta en cambio 'compatible' con sus heridas.

La tercera jornada del juicio, que se celebra en la Audiencia de Guipúzcoa, resultaba clave, pues se centraba en conocer la opinión de los forenses. Además de dos expertos independientes del Instituto Vasco de Medicina Legal, comparecieron los peritos de parte de la defensa de los agentes, así como dos forenses de Madrid.

Dicen que la versión de los etarras «es compatible» con sus lesiones más graves

Los abogados de los guardias civiles imputados defienden que las lesiones sufridas por Portu y Sarasola fueron fruto del 'fuerte forcejeo' mantenido con ellos cuando trataban de huir. El portavoz del Instituto Vasco de Medicina Legal, el doctor Del Valle, que pudo además atender a Portu en el hospital, afirmó que no encuentran 'compatibilidad entre la declaración [de los agentes] y las lesiones más relevantes' de los detenidos.

En el caso de Portu, este perito arguyó que la fractura en cuatro trozos de la novena costilla y la cabeza de la décima, que le habría provocado un hemoneumotórax con riesgo para su vida, se produjo por un golpe, como una 'patada o un puñetazo', y cuestionó que fuera consecuencia de un 'placaje'. Según este especialista, el hematoma en su ojo izquierdo (también el de Sarasola) se produjo por un 'puñetazo o un manotazo' y las heridas del cuero cabelludo por un 'tirón' del pelo reiterado.

La lesión más grave de Sarasola fue un gran hematoma entre el pectoral derecho y la axila, que para los forenses judiciales pudo producirse por el impacto de una bota o de una puerta, como denunció el miembro de ETA.

El médico de la defensa sugiere que una herida fue por «alergia al champú»

Los dos forenses de la defensa de los agentes defendieron que la fractura de dos costillas de Portu pudo producirse en su 'placaje' por parte de los agentes, como en 'el rugby o el hockey'. Justificaron los hematomas en los ojos de ambos con una caída al suelo, afirmando que en la órbita ocular había erosiones. Estas no se veían en las fotos y el perito judicial negó su existencia. También atribuyeron el gran hematoma de Sarasola a un fuerte tirón del brazo y a que supuestamente es hipertenso. Sobre la herida en la cabeza de Portu, dijeron que pudo ser por una alergia a un champú.

Los forenses del Instituto Anatómico de Madrid, que intervinieron unos diez minutos en una sesión de cinco horas, apoyaron las tesis de la defensa de los agentes.