Publicado: 06.02.2016 20:09 |Actualizado: 07.02.2016 13:18

"El Gobierno de Rajoy es la referencia en la UE para el recorte de libertades en países como Polonia o Hungría"

La deriva ultraderechista de varios países miembros de la UE, como Polonia, Hungría, República Checa y otros, tiene como referencias justificativas las políticas represivas y contrarias a los derechos humanos llevadas a la práctica por el Gobierno de Mariano Rajoy, según denuncia el historiador y eurodiputado de Podemos Miguel Urbán.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 15
Comentarios:
Valla fronteriza que separa España de Marruecos en la playa del Tarajal. / EFE

Valla fronteriza que separa España de Marruecos en la playa del Tarajal. / EFE

BRUSELAS.- “La inmigración no es la causa que da origen a las políticas represivas llevadas a la práctica en la Unión Europea, sino que es la excusa oportuna empleada por gobiernos de estados miembros para justificar y dar rienda suelta a políticas propias de odio contrarias a los Derechos Humanos proclamados por la ONU en 1948. El objetivo de criminalizar la inmigración es generar miedo e inseguridad y para poder manipular electoralmente a sectores amplios de la sociedad”. Esta fue una de las conclusiones surgidas de los debates en diciembre pasado en Bruselas durante las jornadas sobre “Estrategias contra el auge de la extrema derecha en Europa”, convocadas por la Izquierda Unitaria Europea, y en las que participaron diversas organizaciones de derechos humanos, antifascistas y antirracistas.

En este sentido, los ponentes coincidían en que la criminalización de los inmigrantes –incluso cuando apenas era relevante y no existía la crisis de refugiados actual– ha estado siendo utilizada por la derecha política europea para alcanzar el poder en sus estados, con el objetivo premeditado de profundizar además en recortes en derechos sociales y laborales en toda la población europea.



Para el eurodiputado Miguel Urbán resulta evidente que en esta operación del establishment de “regreso al pasado social” o de “reseteo” de los derechos sociales y laborales logrados en las últimas décadas en la UE, el Gobierno del PP en España ha jugado un papel fundamental. “Por desgracia España, y sobre todo esta legislatura del Partido Popular con Mariano Rajoy a la cabeza, ha sido tomada como referencia por muchos países a la hora de poner en marcha recortes de libertades”.

Urbán señala a Hungría y al gobierno del ultraconservador Fidesz, presidido por Viktor Orban -apuntalado durante años por los neonazis de Jobbik-, como ejecutor de acciones racistas y xenófobas contra los refugiados que huyen de la guerra: “Orban puso como ejemplo a España para justificarse. Cuando el primer ministro húngaro del Fidesz habla de que hay que hacer devoluciones en caliente, pone a España como ejemplo. Cuando utiliza material antidisturbios en las fronteras de Serbia o Eslovenia contra los refugiados recuerda como España hace lo mismo en las fronteras de Ceuta y Melilla, y cuando se le cuestiona la actuación del ejército húngaro contra los inmigrantes, vuelve a señalar a España que viene utilizando al Ejército en las fronteras desde 2005. Cuando se le reprocha al gobierno húngaro la brutalidad con la que golpean a los inmigrantes vuelve a mirar a la España de Mariano Rajoy, en cuyas alambradas y playas fronterizas han muerto decenas de inmigrantes. Por desgracia es verdaderamente dramático que nuestro país sea utilizado como referencia y ejemplo por parte de la derecha radical y la ultraderecha de la Europa del Este para justificar comportamientos inhumanos, la violencia, y la normalización de sus políticas de inmigración y el recorte de libertades”.

"Cuando el primer ministro húngaro del Fidesz habla de que hay que hacer devoluciones en caliente, pone a España como ejemplo"

El dirigente de Podemos recuerda que Viktor Orban es miembro del Partido Popular Europeo al que pertenece el presidente de la Comisión y numerosos comisarios de la UE. En octubre pasado visitó España con motivo de la celebración del congreso del Partido Popular Europeo (PPE), que fue utilizado como operación de propaganda electoral de apoyo a Mariano Rajoy. Junto a Viktor Orban estuvieron presentes Angela Merkel, Jean-Claude Juncker, Donald Tusk, Nicolás Sarkozy y Boyko Borisov entre otros miembros de la derecha europea. Lejos de moderarse Orban crecido tomó la palabra durante el congreso para calificar a los inmigrantes que huyen desesperados de la guerra de “ejército extranjero en el que hay combatientes peligrosos a los que hay que frenar”. Los asistentes, incluido Rajoy, aplaudieron su mitin.

Miguel Urbán señala que “la Comisión, respecto de estos comportamientos políticos que atacan la esencia solidaria y respetuosa con los derechos humanos solo ha dado toques de atención a Orban. Especialmente desde que saltó a las primeras páginas su actitud ante la crisis migratoria. Se le advirtió -asegura el eurodiputado de Podemos- que no podía hacer lo que estaba haciendo con una advertencia muy dura, pero de nada ha servido. Hungría ya se ha convertido en el primer país de la UE que criminaliza abiertamente la inmigración con penas de cárcel de 3 a 5 años solo por entrar irregularmente en su territorio”.

Ciertamente, la Unión Europea advirtió a Hungría pero finalmente no hizo nada. Y no solo no hubo sanción, sino que además la Unión Europea subvencionó al gobierno del Fidesz para que levantara su valla fronteriza con Serbia -187 kilómetros- “jalonada con concertinas made in Spain fabricadas en Málaga”, recuerda Miguel Urbán.

Polonia, el otro fanatismo religioso

Otro de los estados europeos que se han colocado en el punto de mira de la Comisión Europea es el nuevo gobierno de Polonia de la ultraderechista Beata Szydlo, una fanática religiosa ultra católica con un discurso desafiante, cuyo primer objetivo al llegar al poder ha sido liquidar la independencia de los medios de comunicación polacos públicos y la justicia, desmantelando la independencia del Tribunal Constitucional de su país.

Ya han sido despedidos directores, editores, responsables de área y redactores no afectos, y otros han preferido dimitir. La nueva ley considera a los medios de comunicación “entidades de la cultura nacional” y adscritos al Ministerio del Tesoro que decidirá a dedo los nuevos cargos, y no por concurso de méritos público, como hasta la fecha. Igualmente el Tribunal Constitucional ha dejado de ser independiente y será el Gobierno polaco quien designará digitalmente (a dedo) a los nuevos magistrados, obviamente afectos al nuevo régimen.

Una “sociedad orweliana”

Asimismo, según denuncian los sindicatos en Polonia, el partido de Beata Szydlo, del partido Ley y Justicia (cuyo acrónimo polaco es PiS) liderado por Jaroslaw Kaczynsky, ha emprendido una caza de brujas de comunistas al más puro estilo McCarthy contra los “enemigos de la patria”.

El periodista Piotr Stasinsky, es uno de esos “enemigos de la patria” señalado por la primer ministro polaca. Stasinsky es vicedirector de la Gazeta Wyborcza –diario líder en Polonia fundado en 1989- y afirma que “el nuevo Gobierno polaco quiere un estado fascista, corporativo y de partido único”, una descripción que encaja como un guante con la Italia de Mussolini de finales de los años 20 del siglo pasado.

El primer represaliado por la nueva ley de medios fue el periodista Kamil Dabrowa, director de Radio 1. Su fulminante cese fue “por infracción de las nuevas normas éticas, por ir en contra del espíritu nacional”. Lo que desairó al nuevo gobierno del PiS y provocó la terrible infracción de Dabrowa fue poner cada hora el himno nacional polaco y alternándolo con el de la UE, es decir con el “Himno a la Alegría” basado en la Novena de Beethoven, como señal de protesta por las nueva ley mordaza, una versión mejorada de la vigente aprobada por el Gobierno de Rajoy.

Las nuevas leyes polacas encaminadas a mermar derechos fundamentales han dado forma a un estado policial con amplios poderes, que da carta blanca para que las fuerzas del Estado invadan la privacidad de los ciudadanos. Además la ley da plenos poderes a la policía polaca para controlar electrónicamente y sin orden judicial Internet y acceder a los correos electrónicos y comunicaciones por teléfonos móviles de los polacos y de todos aquellos que estén en su territorio nacional. Es la ficción de la obra “1984” creada por George Orwell, llevada a la Europa real del siglo XXI y sin anestesia. Es la llamada sociedad orwelliana” de “El Gran Hermano” que lo vigila y controla todo mediante una “policía del pensamiento”, cuyo principio se basa en “que lo que no forma parte del lenguaje no puede ser pensado”. Solo le falta a esta nueva Polonia una “neolengua” impuesta por el “Partido” para completar la obra.

“Las normas para acceder a la UE son muy laxas, muy etéreas. Las normas siempre tienen que ir aparejadas de voluntad política para cumplirlas o justamente para no cumplirlas"

Miguel Urbán, eurodiputado de Podemos, miembro de las comisiones de Asuntos Exteriores y Derechos Humanos, se muestra muy preocupado al igual que lo está gran parte de los progresistas del Parlamento Europeo. “Las normas para acceder a la UE son muy laxas, muy etéreas. Las normas siempre tienen que ir aparejadas de voluntad política para cumplirlas o justamente para no cumplirlas, que es lo que pasa ahora. Hay voluntad de cumplir normas no escritas por ejemplo el pago de la deuda por encima de cualquier otro derecho como nuestra sanidad, nuestra educación…y lo hemos visto en Grecia, donde les han obligado al pacto de estabilidad, al techo de déficit, al control de la deuda por encima de cualquier otra cosa, e incluso ha sido amenazada con la expulsión del Euro y de la UE”, señala Urbán.

Asimismo añade, el eurodiputado de Podemos, que “el cumplimiento de nuestros acuerdos internacionales que los 28 países han firmado en torno a derechos internacionales de asilo y acogida no se hacen. No solo no se hace sino que no se obliga a las instituciones europeas a que se cumpla, porque hay mecanismos para poder obligar a los países para cumplir con sus acuerdos. Mientras que si se hace con acuerdos no firmados como podría ser el pago de la deuda, no se hace con acuerdos firmados en torno al respeto de derechos fundamentales, derechos humanos”.