Publicado: 20.06.2011 00:30 |Actualizado: 20.06.2011 00:30

IU de Extremadura se rebela contra Lara y da el Gobieno regional al PP

El Consejo Político Regional decide, por un 59,6%, que los tres diputados se abstengan en la investidura de Monago // La ejecutiva de Lara busca vías para resolver una nueva e importante brecha interna

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El feroz tsunami llegó a su orilla. A los pies de Cayo Lara. Izquierda Unida Extremadura consumó ayer domingo su rebelión. Desobedeció la directriz expresa y rotunda del coordinador, de la dirección federal y de la dirección regional, y entregó las llaves de la Junta al PP. Puso fin a 28 años ininterrumpidos de gobiernos del PSOE. Disolvió las expectativas de un nuevo Ejecutivo del socialista Guillermo Fernández Vara. Otorgó en las manos del conservador José Antonio Monago un nuevo trofeo autonómico a Mariano Rajoy. Y desencadenó, a la postre, un temblor interno de proporciones todavía impredecibles.

La jornada se abrió ayer con toda la incertidumbre posible. Se reunían los 52 miembros del Consejo Político Regional de IU Extremadura en la Escuela de Administración Pública de Mérida para concluir una misión endemoniada y compleja: resolver el color político de la Junta. Tras más tres horas de deliberaciones en una sesión intensa y a ratos “muy dura”, se produjo la votación: 28 dirigentes abogaron por la abstención en la investidura de Monago –o sea, darle el Ejecutivo– y otros 19 por revalidar a Vara como presidente. En porcentaje: un 59,57% contra un 40,42%.

Cayo Lara convoca a los órganos de dirección para estudiar la situación

La comitiva de la dirección federal –ayer integrada por Lara, Miguel Reneses, Willy Meyer y Antonio Cortés– que había viajado a Mérida el fin de semana para intentar llevar el agua a su molino y advertir de los peligros de una decisión a la contra, abandonó la ciudad rápidamente. Lara se dejó sus explicaciones para su rueda de prensa en Madrid hoy lunes, a las 11.30 horas. 

No analizó la situación públicamente el coordinador, pero sí su número dos y hombre de la máxima confianza, Miguel Reneses. “Es una decisión muy grave y muy insolidaria con el conjunto de IU federal, un golpe a la línea de flotación de nuestro discurso, que ha sido y es que jamás permitiremos gobernar al PP ni por activa ni por pasiva. Nuestra respuesta no puede ser otra: mucha preocupación”, aseguró el secretario de Organización en declaraciones a Público.

Reneses concretó sus cuatro avisos a Extremadura. Uno, la convocatoria “urgente y extraordinaria”, para mañana o pasado, de una Presidencia Ejecutiva Federal. En ella se examinará el nuevo escenario y se estudiarán posibles sanciones. Una vía light es la apertura de expedientes informativos, semejantes a los que el federal aconsejó incoar la semana pasada en los 40 casos de alcaldías facilitadas al PP por acción o por omisión de IU.

Tras la Presidencia, no se descarta convocar al máximo órgano de poder de la federación, el Consejo Político.

Para la cúpula federal, lo ocurrido es "rechazable" y está "fuera de la política de IU"

Segundo recado: la resolución de ayer es “rechazable”. Tercero: “Está fuera de la política de IU, de ahora y de siempre. En mi nombre no darán el Gobierno a Monago”, advertía Reneses. Y cuarto: “Pediremos la rectificación, como la exigimos en los ayuntamientos” donde hubo ediles rebeldes.

En plata: que de aquí hasta la votación de investidura se presionará al máximo a los tres diputados electos –Pedro Escobar, coordinador regional; Víctor Casco (estos dos favorables al apoyo a Vara) y Alejandro Nogales– para que cedan la Junta a los socialistas. “No tenemos duda de que los tres parlamentarios acatarán la política de IU federal”, aclaraba un colaborador de Lara. Escobar, sin embargo, ya reiteró ayer que acataría el dictamen del Consejo: abstención. "Yo soy parte de un colectivo y ejerzo de portavoz del mismo". 

La consternación era máxima ayer en la cúpula federal, como también verbalizó vía Twitter Gaspar Llamazares [ver recuadro]. Sobre todo porque nadie esperaba que tuviera que activarse un plan B. No era aceptable la derrota de sus posiciones. “Esto es darle matarile a IU. La deja muy tocada”, argüía un miembro de IU Abierta. Estos, los gasparistas, culpaban ayer a Lara de haber “alimentado monstruos al insistir en que PSOE y PP son lo mismo”, dando gasolina a la “hostilidad hacia los socialistas”, y de no frenar “la kale borroka del PCE, muy fuerte en Extremadura”.

La "preocupación" es máxima por la pérdida de "credibilidad" del proyecto de Lara

En la dirección ya planeaba la sombra más inmediata: la acusación de la pinza, un probado agente destructivo para IU, según la tesis federal. Y más a las puertas de una generales. “28 personas han decidido condenar la estrategia de IU federal. Hay que gestionar la respuesta, pero la política federal no puede quedar impugnada. No podemos concluir que PP y PSOE son lo mismo porque es un error. Hay que actuar con la máxima dureza”, apuntaba un integrante de la Ejecutiva de Lara, no gasparista. Otro responsable avisaba de que la acción ya no descansa en Extremadura, sino en Madrid.

IU Abierta pidió cuidado con la mano dura: “Compartimos que ha sido un error gravísimo, pero es una decisión tomada democráticamente. ¿A quién sancionamos, a toda la federación extremeña? Generaría más conflicto. Tenemos que instar a la rectificación y explorar el margen de maniobra que haya”, opinaba una alta dirigente.

El incendio extremeño asesta un terrible golpe personal a Lara que, como máximo líder, ha paseado por toda España en la campaña del 22-M –y antes– el compromiso de que por IU no habría gobiernos del PP. “Si este episodio le deja tocado o no, lo veremos al final de la película”, argumentaba un dirigente cercano. Otros, los más lejanos, sí percibían lesionada su autoridad.

“No es un problema de Cayo –adujo Reneses–. Él ha defendido la posición del Consejo Federal”. Agujereada la estrategia, el discurso de Lara puede perder “credibilidad”, insistía el jefe del aparato, como ya hiciera antes el coordinador en una entrevista en RNE. Ayer circulaba en internet un fragmento del mitin de Lara en Cáceres, el 16 de mayo: “¡Tenemos que dar un mensaje claro a esa gente del PSOE –el bocado prioritario durante la campaña de IU–, a nuestros compañeros: que no pasarán, que el PP no pasará a ningún Gobierno ni por la acción ni por la abstención de esta fuerza política!”.

Madrid buscará la "rectificación": que los parlamentarios voten a Vara

“Esto ha sido una maratón. Ahora aparece todo el cansancio y la tensión”, comentaba a este diario Escobar. El líder extremeño de IU desveló el sábado su posición a favor de la investidura de Vara –y con él, su número dos, Joaquín Paredes– y ayer la refrendó. Era la opción “menos mala”. Claro que "tampoco ayudó" que los dos partidos, PP y PSOE, salieran el sábado comprando la propuesta de 12 puntos ofrecida por IU

“Pero las posiciones ya estaban muy enquistadas”, reconocía. Ayer se vio. Primero, porque las bases de IU, que habían sido llamadas a una consulta no vinculante, mandaron un mensaje categórico: el 75,10% defendió la abstención; el 22,05%, apoyar a Vara, y el 2,85%, otras opciones como gobernar con el PSOE. Aun cocinado el voto directo –para dar más peso a las grandes urbes–, la vía Monago venció por un 52,49% frente a un 41,71% (el 5,79%, otras opciones). En total, participaron 1.016 personas (la mitad del censo).

Pedro Escobar, el líder regional, que defendió apoyar al PSOE, no dimitirá

Escobar asumió que su posición se había quedado “en minoría”, pero rechazó dimitir. Ahora toca, dijo, “gestionar una situación difícil”. Avanzó que vería lógico que el federal abriese un expediente informativo, pero no que actuase por la vía “disciplinaria”, de la sanción. Y enfatizó la virtud del proceso: preservar la “unidad interna”, muy frágil en una federación donde el odio al PSOE es “visceral”. El Consejo se lo reconoció: le dedicó un gran aplauso al final.

No todo fueron ovaciones. El federal denunció los “abucheos” a Lara tras su intervención. “Jamás he debatido con coacciones”, afeó Reneses. “Hubo algún grito desagradable, aislado, nada generalizado. Se discutió con pasión, con intensidad”, contrapuso Escobar.

IU recuerda que el giro a la derecha es lo que ha echado a los socialistas

Durante la deliberación, entre los partidarios de la vía Monago se sostuvo la idea de que se podía dejar gobernar al PP un tiempo para luego promover una moción de censura. “Es pensar en futuribles. No se puede presentar en un año. Y dependería en todo caso de que lo quisiera el PSOE”, alegó el coordinador regional, que recordó que a Vara lo ha “desalojado” no IU, sino sus políticas de derechas. Y no hay pinza con el PP, subrayó, porque no hay ningún pacto.

Ahora crecen las dudas por la gestión del culebrón extremeño. “Un desastre” para unos. Para otros, un “éxito”. La cúpula regional dijo sentirse a veces sola, porque el federal acudió a “convencer” al final del proceso, cuando el pescado ya estaba casi vendido. Y cuando sabía lo rocosa que es la federación extremeña. “Somos herederos de lo que somos –resoplaba un cuadro cercano a Escobar–. Esto era como ligar agua, aceite, leche y azúcar. Hasta que sale dulce, cuesta. Y esta vez no salió el postre”.

-Monago promete gobernar Extremadura "desde el consenso"

La votación del Consejo Regional se produjo al filo de las 15.30 horas. Al poco, Gaspar Llamazares adelantó su opinión. “La decisión de IU Extremadura me parece un grave error. Porque incumple la palabra, porque no la entiende el votante y [porque] facilita la campaña de la pinza”, escribió en Twitter (@GLlamazares), la misma red social en la que, hace una semana, señaló que la cúpula federal debía pedir “disculpas” por los “incumplimientos” de la doctrina de no dejar gobernar al PP en 40 ayuntamientos. Eso hizo Lara un día después.

El diputado de IU, pese a desautorizar la resolución extremeña, recordó en Twitter que la había “tomado la base” y no “la clase política”. “Tienen razones, pero no la razón. No la comparto, pero la acato”. Incidió en que el proceso había sido “democráticamente impecable”, al haber participado militantes, simpatizantes y los órganos de dirección”.

Llamazares siguió tuiteando, según crecía la polémica. Deslizó primero una velada crítica a Lara, por su discurso de trazo grueso y que en IU Abierta asocian a las dos orillas de Julio Anguita: “El PSOE hace política de derechas, pero no es la derecha. Asimilar ambos es ignorar años de historia y la sociología electoral, que es lo real”. Luego subrayó que “quien perdió Extremadura fue el PSOE, no IU”. Al final pidió esto a los tuiteros, y en mayúsculas: “NO INSULTAR”.