Público
Público

La mayoría de los militantes del PSOE tiene entre 46 y 65 años

Casi 20.000 se han dado de baja desde el anterior congreso y han pasado a ser simpatizantes

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El envejecimiento de su militancia y la escasez de savia nueva en el PSOE es una realidad avalada por los datos. De los 217.000 afiliados que tiene el partido, según el censo cerrado en noviembre con vistas al 38º Congreso, sólo 14.426 tienen 30 o menos años, lo que equivale a un exiguo 6,6%. Algo más de 106.000, que representan el 49% del total, se concentran en el tramo de entre 46 y más de 65 años. El resto se reparte, en porcentajes muy parecidos, entre quienes tienen de 31 a 45 años o más de 65. Por sexos, el 65,1% del total de militantes socialistas son hombres y sólo el 34,90% mujeres.

Estos datos figuran en el informe de gestión de la Comisión Ejecutiva y de los demás órganos federales que se someterá al congreso convocado para los días 3 al 5 de febrero en Sevilla. El conocimiento por anticipado de esta radiografía interna explica el énfasis que los dos precandidatos a la Secretaría General, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, ponen en la necesidad de abrir el partido y revitalizar la militancia.

La Ejecutiva prevé un 'fuerte ajuste' de gastos tras perder el 36% de subvención

Los referidos no son los únicos datos inquietantes para el PSOE. Desde el anterior congreso, celebrado en julio 2008, casi 20.000 militantes se dieron de baja, si bien se registró un incremento porcentual prácticamente idéntico algo más del 5% en el número de simpatizantes. Puesto que la diferencia se establece en función del pago de una cuota, la dirección atribuye 'principalmente a causas económicas' ese descenso y juzga 'recuperables' a esos afiliados cuando se supere la crisis.

El censo de simpatizantes se ha cerrado en 405.762, casi el doble que los militantes de cuota, que es de cinco euros mensuales desde 2008.

La 'deuda real' que reconoce el partido asciende a 22,6 millones de euros

Al descenso en las aportaciones de los militantes y de los cargos públicos se añade la fuerte reducción de las subvenciones oficiales, que constituye el grueso de los ingresos, entre el 80 y el 90%. Con los resultados de las elecciones generales del 20-N, el PSOE ingresará por este concepto un 36% menos que en 2011. Y esto sin tener en cuenta que el Gobierno de Mariano Rajoy ha anunciado su propósito de recortar en un 20% los subvenciones a los partidos políticos.

Ante este horizonte, el informe elaborado por la Secretaría de Organización, de la que depende el área de finanzas, anticipa que durante los próximos cuatro años 'tendremos que hacer un fuerte ajuste en todos los capítulos de gasto', que pasaría por 'adecuar la plantilla de personal', acometer un 'drástico recorte en los gastos generales y proceder a 'reestructurar' la deuda.

Al cierre del ejercicio de 2010, el resultado contable del PSOE presentaba un balance negativo de 0,8 millones de euros, lo que supone una fuerte reducción ya que en 2007 los resultados negativos acumulados en balance ascendían a 9,2 millones.

La deuda real a diciembre de 2011 asciende, según este informe, a 22,6 millones. Los 24,15 millones que se contabilizan como deuda electoral está previsto que se compensen con las subvenciones electorales pendientes de recibir.

En 2011 se celebraron elecciones generales, municipales y autonómicas, mientras que para este año únicamente están previstas las autonómicas en Andalucía.