Publicado: 11.04.2015 23:50 |Actualizado: 29.06.2016 23:46

Soy soldado, soy homosexual

La presencia de militares gays en el Ejército sigue siendo un tema tabú. El apoyo mutuo
y la valentía en un ambiente hostil se han convertido en sus únicas armas ante la beligerancia de algunos compañeros y la indiferencia de la institución.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 15
Comentarios:
Soldados del Ejército de Tierra en patrulla de reconocimiento. EJÉRCITO DE TIERRA

Soldados del Ejército de Tierra en patrulla de reconocimiento. EJÉRCITO DE TIERRA

@CdelCastilloM

MADRID.- El próximo mes de septiembre se cumplirán 15 años desde que el teniente coronel José María Sánchez Silva anunciara su condición de homosexual en la portada de la revista Zero. Fue el primer soldado gay en dar un paso al frente. En los albores del nuevo siglo, Sánchez Silva denunció que pese a que las Fuerzas Armadas se habían democratizado, la equidad de derechos no había llegado hasta las soldados lesbianas y gays. "Seguimos en las catacumbas. Lo justo parece la discreción, pero eso nos lleva a renunciar a nuestros derechos, a sufrir en silencio", afirmó el oficial del Ejército de Tierra. Aquellas declaraciones dinamitaron su brillante carrera militar. ¿Valió la pena?

Tres lustros después, la situación parece no haber cambiado demasiado. "No hay ninguna regla que no te permita decirlo, pero tú sabes que si lo dices puedes tener muchos problemas", explica David Thovar, cabo retirado del Ejército de Tierra. Efectivamente, en las Fuerzas Armadas nunca ha existido una ley como la ya abolida Don’t ask, don’t tell (no lo preguntes, no lo cuentes) que obligaba a los soldados estadounidenses a guardar silencio sobre su orientación sexual si ésta difería de la heterosexual. Pese a ello y como denunció Sánchez Silva, el silencio sigue imperando. 

David Thovar entró en el Ejército en 1997. Desde la profesionalización de las Fuerzas Armadas es inútil preguntar a un soldado los motivos que le llevaron a enrolarse. "Vocación" se cuela siempre en la respuesta. También en la de David, pese a que era consciente de que tendría que mantener en secreto una parte de sí mismo. "Tampoco había visto noticias de que hubiera casos crueles o de discriminación. Yo pensaba: si no me gusta, no renuevo y ya está. Pero iba en la sangre e iba renovando". 

Camaradas, enemigos

"Una vez vi como un soldado salía de la formación diciendo: A mí no me manda una mujer, y menos lesbiana. Salió de la formación y se largó. Pidió la baja psicológica, pero yo creo que fue para protegerse del marrón que le iba a caer", relata David, que pertenecía al regimiento de Infantería Castilla nº16, acuartelado en Badajoz. Muy pronto descubrió que su principal problema en el Ejército serían algunos de sus compañeros, que se mostraban abiertamente hostiles con la homosexualidad ante la pasividad de sus superiores. Cargaban sus armas con años de prejuicios e intransigencia. 

Portada Zero homosexualidad

"Intenté mantener la discreción en un principio", confiesa. "Yo me tenía que mover ocultando mi tendencia para que primero me conocieran como persona. Si no, no hacían ni por conocerme". En ocasiones, el único obstáculo era la propia ignorancia: "Luego, cuando se enteraban, muchos se llevaban una grata sorpresa. Su ideal era que ser gay es lo peor. Por eso algunos, al haberme conocido primero como persona, se preguntaban cómo podía ser posible". 

David caminó con pies de plomo mientras le fue posible. Un día, una de las pocas personas que conocían su condición sexual se lo dijo a otro compañero. A las pocas horas, era vox populi en toda la base y su estrategia se derrumbó. "Al día siguiente... Solo por las miradas lo entendías todo. Todo mi sistema era intentar que me conocieran por mis aptitudes, por mi trabajo. Claro que me arrepentí de haberlo dicho. Me vino todo eso de golpe", se lamenta.



Guerra de trincheras

Al cabo del Regimiento Castilla nº16 no le quedó sino cavar su trinchera y empezar una batalla desde ella. Enfrentaba los comentarios de unos, la beligerancia de otros y la indiferencia ante ello por parte de muchos de sus mandos. Poco a poco, sus allegados se fueron uniendo a él hasta crear un pequeño espacio seguro, donde eran pocos los ataques y los que llegaban no quedaban sin respuesta. "Era el bichito raro. El maricón. Yo me decía: date cuenta de que eres pionero". 

Pero David no era, ni mucho menos, el único homosexual de su base. Su lucha llamó la atención y lo convirtió en un ejemplo. "Todos aquellos con dudas me veían como una referencia, como un punto de apoyo. Querían saber cómo salir y ser capaces de enfrentarse a todo eso, cómo ser tú mismo. Otras veces solo era permanecer juntos, soportar las críticas y apoyarse para que dé igual lo que digan", narra el cabo. El Ejército como institución no movería un dedo por ellos, pero no importaba: "Todo era entre nosotros. ¿Quién te iba a apoyar si no?".

El cabo David Thovar, en un vehículo BMR durante la misión española en Irak, en 2004. También participó en las misiones en Bosnia (2001) y Kosovo (2006).

El cabo David Thovar, en un vehículo BMR durante la misión española en Irak, en 2004. También participó en las misiones españoles en Bosnia (2001) y Kosovo (2006).

La seguridad que ofrecía aquella trinchera reforzó el valor de algunos de sus camaradas, que se atrevieron a salir del armario. No querían seguir negándose a sí mismos. "Al haber abierto esa brecha los demás tuvieron más facilidad para salir. Las vivencias eran diferentes, era más fácil sentirse liberado y a gusto. También muchas mujeres. De hecho, considero que hay un mayor número de lesbianas liberadas en el Ejército que de gays liberados", opina David.

"Pero si te sale mal..."

David explica que en el Ejército, en muchas ocasiones, la condición de homosexual supone un peso mayor para los hombres que para las mujeres. En un mundo tan competitivo "nadie quiere quedar por debajo del maricón". Rocío, lesbiana y militar en activo, coincide con él: el propio machismo imperante en el cuerpo hace que las mujeres homosexuales "estén mejor miradas", aunque ella no disfruta de esa supuesta ventaja.


"Lo pasas mal porque vives una doble vida. Cuando te vas de vacaciones, mientes. Cuando te coges un día libre, mientes. Cuando te preguntan dónde has estado y qué has hecho, mientes"

Rocío mantiene una relación con otra comañera. En su conversación con Público, pide que no se revele a qué unidad pertenece. Ni a qué cuerpo de las Fuerzas Armadas. "Ni siquiera la ciudad", insiste la militar, que utiliza un nombre falso para relatar su experiencia a este medio. La pareja mantiene su relación "totalmente en secreto, porque ella es un mando". No temen la reacción de sus compañeros, sino la de "los mandos de ella. Al ser oficial estaría peor mirada solo por eso. El machismo es muy grande". 

Rocío reconoce que "es duro". "Tienes amigos dentro y no se lo puedes contar. Lo pasas mal porque vives una doble vida. Cuando te vas de vacaciones, mientes. Cuando te coges un día libre, mientes. Cuando te preguntan dónde has estado y qué has hecho, mientes. ¡Y claro, hay gente que te pilla las mentiras!", se ríe Rocío poco antes de volver a la gravedad: "Mientes tanto que ya no sabes ni dónde está la verdad". Admite que "sería una liberación muy grande" dejar de mentir, pero de momento supone demasiado riesgo para ellas. "Te puede salir bien. Pero si te sale mal acabas en la calle".

"Nunca hay batallas perdidas"

Rocío es militar en uno de los ambientes más exigentes del ramillete de destinos donde pueden desarrollar su labor los miembros de las Fuerzas Armadas. El contexto de Daniel Galán, cabo destinado en la Academia de Artillería de Segovia, es diferente. Lleva 15 años en activo y jamás escondió su tendencia sexual, lo que "hasta el día de hoy" no le ha supuesto ningún problema.

Daniel ha participado incluso en programas de televisión, en los que ha explicado su experiencia como soldado gay. Al igual que en el caso de David, su valentía para salir del armario hizo que algunos compañeros le pidieran consejo sobre la mejor manera de hacerlo. No obstante, su voluntad de normalizar la presencia de gays y lesbianas en el Ejército no ha contado con ningún respaldo institucional para apoyarle. "El Ejército es muy cerrado en este tema. Le está costando adaptarse a ciertas cosas. Y eso que hay bastantes [soldados homosexuales en sus filas]".

"¿Que qué se podría hacer para derribar esa cerrazón? ... ¡Uf! A lo mejor charlas, porque no se habla nunca de ello, para que los compañeros vean que esto es lo más normal. Estamos en el siglo XXI", expone el cabo Galán, que tiene claro que por el momento los soldados tendrán que luchar solos contra la homofobia: "El tiempo es el que marcará la evolución. El mundo del Ejército por desgracia va a necesitar más años que la sociedad, no va a cambiar en un par de años". Antes de concluir su conversación con Público, deja un mensaje: "Nunca hay batallas perdidas".