Publicado: 13.04.2013 08:00 |Actualizado: 17.12.2014 19:11

Las tretas de EEUU para emplear sus bases en España en ayuda de Israel

Pese a que el régimen franquista se negó a que fueran usadas en el conflicto en Oriente Medio "bajo ninguna circunstancia", Washington quiso utilizar las instalaciones alegando una "situación de emergencia para salvar vidas"

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Un avión estadounidense en la base aérea de Morón. (EFE/ Archivo)

Pese a que las relaciones entre Washington y el régimen de Franco fueron calificadas por ambos países como de "genuina amistad y admiración", los cables desclasificados de Kissinger y compilados por Wikileaks también dejan testimonio de algunos momentos de fuerte tensión entre ambos.

En octubre de 1973, la sospecha de que EEUU estaba utilizando sus bases en España para apoyar a Israel en el conflicto de Oriente Medio hace enfurecer al Gobierno, que incluso llega a llamar al embajador a una "consulta urgente" por la "gran preocupación en España por la situación en Oriente Medio", tal y como relata el diplomático Horacio Rivero en un cable secreto enviado a la Secretaría de Estado el 16 de octubre de 1973.

En esa consulta, el ministro de Asuntos Exteriores López Rodó reitera hasta dos veces a Rivero que "el Gobierno de España es determinante en afirmar que las bases no deben ser utilizadas ni del modo más insignificante en el conflicto mismo o en el apoyo a operaciones militares". "Cualquier uso de las bases en el conflicto de Oriente Medio, ya sea directa o indirectamente, supondría una violación del acuerdo", subrayó López Rodo.

Además, en ese mismo encuentro, el ministro le pidió explicaciones "urgentes" al embajador estadounidense por dos hechos que habían puesto al régimen en máxima alerta: un número de aviones cisterna mayor del habitual en la base de Torrejón de Ardoz y dos F-4S vistos en esa misma base "pintados de forma diferente" y "sin número de identificación".

Aunque el embajador respondió en una carta posterior el 17 de octubre  a López Rodó que el "número de aviones cisterna en Torrejón no era anormal" y que los F-4 "formaban parte de un considerable número de este tipo de aeronaves entregados por EEUU a Irán", lo cierto es que había motivos para pensar que EEUU estuviera violando el acuerdo bilateral que impedía utilizar las bases en conflictos externos salvo por "razones humanitarias".

El uso de las bases en España supuso un conflicto diplomático entre España y EEUU

Tan sólo un día antes de que el Gobierno llamara al embajador a la consulta urgente, la Secretaría de Estado había enviado un cable a las sedes diplomáticas de Madrid, Roma, Atenas y Ankara para "alertar" a sus embajadores de que se había puesto en marcha una operación de reabastecimiento a Israel y de "posibles contingencias que obligarían a algunos de los aviones a tener que hacer aterrizajes de emergencia" en algunos de los aeródromos en el camino, entre ellos los españoles de Rota y Torrejón de Ardoz.

"A nuestro juicio, la necesidad de buscar la aprobación previa de los gobiernos en cuestión no es necesaria por las razones que establece el procedimiento internacional que permite a cualquier nave en extremis aterrizar en el aeródromo más cercano. Si el caso se diera cuando la aeronave necesite hacer la parada de emergencia, los embajadores deberán señalar a los gobiernos anfitriones que se trata de un evento de fuerza mayor y hacer todo lo posible para disipar cualquier reacción adversa", señala Kissinger.

"A los medios les diremos que la situación de emergencia obligó a desviar la ruta prevista"

En contestación a la notificación de la Secretaría de Estado, Rivero redacta en un cable, también secreto, la siguiente respuesta: "Que EEUU use las facilidades que ofrece España para apoyar a Israel provocaría una fuerte reacción adversa tanto del gobierno español como de la población. Sería menos difícil, por supuesto, el razonamiento de un aterrizaje de emergencia en España que una operación logística fuera de España. El primero podría estar justificado como un acontecimiento imprevisto para el que no había alternativa humanitaria para salvar vidas y por estar en concordancia con la práctica internacionalmente reconocida. El anexo procesal VII del capítulo VIII del acuerdo en aplicación autoriza a las fuerzas estadounidenses a usar cualquier base aérea o aeropuerto en caso de aterrizaje de emergencia. Con los medios de comunicación podríamos adoptar una línea que justifique que la situación de emergencia en el avión obligó a desviar la ruta prevista y que, en ausencia de otras facilidades para aterrizar sin riesgo, se decidió entrar en el espacio aéreo español con el fin de evitar la pérdida de vidas y de aviones. Este razonamiento se iría convirtiendo en menos creíble, en cualquier caso, si los aterrizajes se vuelven tan frecuentes que indiquen que hay un plan deliberado para usar las facilidades españolas con ese propósito".

Etiquetas