Publicado: 22.01.2016 23:02 |Actualizado: 23.01.2016 07:00

Zaragoza denuncia ante la Fiscalía una fiesta nazi en una carpa municipal

Una treintena de personas, algunas acompañadas por niños, asistieron a un concierto con parafernalia ultraderechista celebrado en las instalaciones del cámping del ayuntamiento durante el puente de la Constitución.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:
Imagen del concierto ultraderechista celebrado en Zaragoza el pasado 5 de diciembre

Imagen del concierto ultraderechista celebrado en Zaragoza el pasado 5 de diciembre

ZARAGOZA .- El Ayuntamiento de Zaragoza llevará a la Fiscalía la organización de un acto de “exaltación nazi” en unas instalaciones de titularidad pública durante el puente de la Constitución.

El equipo de gobierno de Zaragoza en Común (ZeC) tiene indicios de que este tipo de convocatorias se produce “con reiteración” y con una frecuencia de “al menos dos veces al año”, según explicó el portavoz municipal, Fernando Rivarés. El consistorio, añadió, “no va a consentir ningún acto de ideología neonazi ni de incitación al odio”.



La Junta de Gobierno ha aprobado este viernes interponer una denuncia ante el ministerio público para determinar si la celebración, el pasado 5 de diciembre, de una fiesta de carácter ultraderechista en una carpa del cámping municipal de la capital aragonesa pudo incluir la comisión de delitos de ese tipo.

La convocatoria, en la que participaron una treintena de personas, incluyó la exhibición de simbología de carácter nazi y una actuación del grupo de rock Celtiberia, algunas de cuyas canciones hablan de llamas que queman “todo aquello que hunde nuestra patria”, se refieren a España como “unión forjada en sangre” y califican de “trapo sucio” la bandera estelada del independentismo catalán.

Parafernalia de cruces gamadas y símbolos ultras

El consistorio recibió a través de la empresa municipal Zaragoza Arroba –que gestiona la zona de acampada- la información referente al concierto, acompañada de varias fotografías. En ellas se observa la presencia, tanto en el escenario como en otras zonas del recinto, de abundante simbología de extrema derecha, tales como cruces gamadas, banderas del partido nazi alemán, cruces celtas y, también, una versión de la Cruz del Alcoraz, integrada en el escudo de Aragón desde el siglo XIV, en la que los cuatro perfiles de personas africanas han sido sustituidos por otros de tipo europeo y sin turbantes.

El equipo de gobierno de Zaragoza en Común (ZeC) ha decidido “aportar toda la documentación recopilada sobre este asunto” a la Fiscalía para que esta abra una investigación que determine “si los hechos denunciados mediante la presentación de fotografías correspondiente a dicho concierto pueden ser constitutivos de una infracción penal”.

Antes de tomar esa decisión, el equipo de gobierno pidió un informe a los Servicios Jurídicos municipales. Este concluye que la celebración de la fiesta ultraderechista podría haber incluido la comisión de “delitos cometidos con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la Constitución”, comúnmente conocidos como “de incitación al odio”.

El Código Penal asigna condenas de hasta cuatro años de prisión para quienes “fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél”, así como para quienes difundan ideas de ese tipo.

Treinta asistentes a una fiesta ultra, algunos con niños

Según la información recabada por el consistorio entre los responsables del cámping, que admite conocer que se trata de un grupo de personas de extrema derecha aunque sostiene que no integran “formalmente” un partido político, asistieron a la fiesta alrededor de treinta personas que se inscribieron como usuarios de manera presencial y por internet y que, en algunos casos, acudieron acompañados de niños. Varios de ellos habían utilizado la zona de acampada en ocasiones anteriores.

Los encargados del cámping, que aseguran desconocer en qué consistió el acto que tuvo lugar en la carpa, sostienen que su uso es restringido para los usuarios que lo solicitan. No obstante, resulta obvio que la fiesta, que se prolongó durante tres horas, de nueve a doce de la noche, tuvo que ir precedida del montaje del escenario y la decoración.

Los responsables de las instalaciones, que rechazan facilitar al ayuntamiento las identidades de las personas que estaban alojadas cuando para no vulnerar las Ley de Protección de Datos aunque sí le indican que fueron comunicadas a la Policía, anotan que no se registraron quejas por parte de otros usuarios del cámping. No obstante, previamente les hicieron comprometerse a no gritar consignas ideológicas y a evitar altercados durante su estancia.

Zaragoza ha sido escenario en los últimos meses de varios actos de ultraderechistas. El pasado 1 de marzo, un concierto organizado por el MSR (Movimiento Social Republicano) en el llamado 'Hogar de las Fuentes' derivo en un altercado entre nazis y antifascistas que se saldó con varios heridos.

Etiquetas