Publicado: 22.07.2016 07:36 |Actualizado: 22.07.2016 07:36

80 años de la matanza aérea de Otxandio, el primer 'Gernika'

Este viernes se cumplen 80 años del salvaje ataque lanzado por los golpistas contra el pequeño municipio vizcaíno de Otxandio. Coincidiendo con el aniversario, el Ayuntamiento aprobará la presentación de una querella ante los tribunales. El responsable de este acto criminal, Ángel Salas Larrazábal, fue premiado por el gobierno de Felipe González en 1991.

Publicidad
Media: 4.19
Votos: 21
Comentarios:
Cuadro de Santi Capanaga que se utiliza para representar la matanza de Otxandio

Cuadro de Santi Capanaga que se utiliza para representar la matanza de Otxandio

OTXANDIO.- El ruido venía del cielo. Era inconfundible. Cuando los pequeños que se amontonaban en la plaza del pueblo levantaron la vista, confirmaron que se trataba de aviones “amigos”. Eran las 9.00 de la mañana del 22 de julio de 1936 y Otxandio –un pequeño pueblo de Bizkaia- seguía fiel a los colores de la República. De hecho, los aviones que sobrevolaban por sus cabezas llevaban insignias republicanas. Trampa. Maldita trampa. En lugar de octavillas o caramelos empezaron a tirar bombas. El horror se apoderó rápidamente del parque. Cuando quisieron darse cuenta, ya había medio centenar de muertos.

Así podría resumirse la primera matanza aérea provocada por el franquismo tras el golpe de estado. Una matanza que este viernes cumple 80 años, por lo que este aniversario será especialmente duro y emotivo para los vecinos de esta localidad. “Aquello fue algo absolutamente cruel e inhumano. No hay que olvidar que el lugar elegido para lanzar las bombas fue una plaza, justo cuando el pueblo estaba en fiestas. Se buscó crear el mayor terror y daño a la población civil”, comentó a Público el alcalde de este municipio, Urtzi Armendariz (EH Bildu).



Según contarían posteriormente los sobrevivientes, los pilotos de los dos aviones Breguet Br. 19 primero saludaron desde el aire a los vecinos. Incluso consiguieron atraer la atención de un buen número de niños, que aguardaban inquietos. Entonces dieron algunas vueltas en el aire y empezaron a lanzar proyectiles contra la población. El acto criminal duró unos 25 minutos. Suficientes para que los verdugos descargaran todas las bombas que transportaban. Luego se marcharon, dejando un gran número de cuerpos mutilados.

“El espectáculo que ofrecía la plaza de Ochandiano era verdaderamente dramático. El alcalde, el médico y las demás autoridades rivalizaban por atender a los heridos. Otras personas eran cadáveres”

“El espectáculo que ofrecía la plaza de Ochandiano era verdaderamente dramático. El alcalde, el médico y las demás autoridades rivalizaban por atender a los heridos. Otras personas eran cadáveres”, describía al día siguiente el diario Noticiero Bilbaíno. Tanto este periódico como otros de la época incluyeron en sus páginas las primeras listas de muertos. Entre ellos figuraban algunas niñas, como María Cruz Irazuegi Gorostiza, de 12 años. “Tenía heridas de metralla en un muslo y en el vientre, falleciendo apenas ingresó en el hospital”, relataba El Nervión. La nómina de víctimas, publicada en la primera página del diario, parecía interminable.

“Mis hermanos murieron allí”

Fermín Garmendia tenía por entonces ocho años. “Recuerdo perfectamente lo que ocurrió aquí”, comenta a Público desde la plaza Andikona, el epicentro de la tragedia. “Mi padre me pidió que llevase el ganado al río. Cuando volví a casa, me encontré a muchísima gente muerta en la plaza”, relata. Entre las víctimas se encontraban sus dos hermanos más pequeños: José Antonio (cinco años) y Garbiñe (un año y medio). “Me acuerdo perfectamente de ver a mi abuela con la niña en brazos, moribunda –subraya-. La recogieron unos milicianos y la llevaron al hospital de Bilbao. Murió al día siguiente”. Su otro hermano falleció allí mismo.

Tras perpetrar este brutal ataque, los golpistas decidieron agravar aún más el sufrimiento de quienes habían perdido a sus familiares bajo las bombas. “Los testigos recuerdan que metieron muchos cuerpos en camiones y se los llevaron sin decir dónde”, comenta Armendariz. En Otxandio sospechan que las víctimas podrían haber sido enterradas en dos fosas comunes, pero hasta ahora no se ha realizado ningún trabajo de exhumación. No en vano, el miedo a hablar de estos temas, comenta el alcalde, ha estado presente hasta hace no mucho tiempo. “Fue en estos últimos diez años cuando las víctimas han empezado a contar, poco a poco, la tragedia que vivieron”, señala.

Salas Lazarrabal

Esa lucha contra el miedo y la impunidad vivirá un capítulo muy especial este viernes. En horas de la tarde, el Pleno del Ayuntamiento –compuesto por seis concejales de EH Bildu y tres del PNV- aprobará por unanimidad la presentación de una querella ante la justicia ordinaria para reclamar que se investigue todo lo relacionado con el bombardeo. “Se trata de un crimen de lesa humanidad y, por tanto, no puede prescribir”, indicó el alcalde a Público. Del mismo modo, el Ayuntamiento también se personará en la causa contra los crímenes del franquismo que se tramita en Argentina. “Nuestra obligación como institución es luchar por acercarnos a la verdad –subrayó el responsable municipal-. Queremos aclarar qué fue lo que ocurrió, quiénes fueron los responsables y, ante todo, rescatar la memoria de todas las personas que fueron asesinadas”.

El asesino, premiado por González

En ese contexto, Otxandio también vivirá dos jornadas de homenaje a las víctimas del bombardeo. La primera parte tendrá lugar este mismo viernes tras el Pleno, con un acto público en el que participarán distintos colectivos memorialistas. Mientras tanto, el domingo tendrá lugar el homenaje anual que cada año rinden los vecinos de esta localidad, aunque en esta ocasión habrá un componente muy simbólico: el Ayuntamiento de Orduña –localidad a la que pertenecía el aviador Ángel Salas Larrazábal, responsable del bombardeo contra Otxandio- enviará una representación institucional. Allí comunicarán que acaban de retirar el título de “hijo predilecto” que ostentaba este militar, fallecido en 1994.

“Es un gesto que les honra y que debería servir de ejemplo”, valoró Armendariz. En efecto, Salas Larrazábal es un buen sinónimo de impunidad, tanto en dictadura como en democracia: el 26 de abril de 1991, el gobierno de Felipe González premió al tristemente célebre “Carnicero de Otxandio” con la designación honorífica de General del Ejército del Aire. El decreto, que también llevaba la firma del Rey Juan Carlos, hacía mención a sus “méritos personales excepcionales”. Sin embargo, en este pueblo de Bizkaia siempre lo recordarán como el asesino que una soleada mañana de julio, hace ahora 80 años, lanzó bombas desde el cielo.

Etiquetas

lea también...