Publicado: 16.11.2016 12:58 |Actualizado: 17.11.2016 10:08

Un 80% de los españoles cree que Rajoy no ha hecho suficiente para frenar la corrupción 

Según un informe de Transparencia Internacional un 54% de los españoles cree que el Gobierno está envuelto en corrupción. Desde la organización se incita a crear un marco legal de protección a los denunciantes

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Francisco Corre, en el banquillo de los acusados del caso Gürtel.- REUTERS

Francisco Correa, en el banquillo de los acusados del caso Gürtel.- REUTERS

MADRID.- En su discurso durante el debate de investidura Mariano Rajoy recalcó los esfuerzos de su gobierno en la anterior legislatura para luchar contra la corrupción en España, no obstante, el Barómetro Global de la Corrupción elaborado por Transparencia Internacional demuestra que el 80% de los españoles cree que la actuación del Gobierno en esta materia ha sido insuficiente.

El informe incluye un análisis de 42 países de Europa y Asia Central y se ha realizado a través de una encuesta llevada a cabo en diciembre de 2015 coincidiendo con el final de la campaña electoral y las elecciones generales.



España ya había demostrado en anteriores barómetros su desafección política que esta vez se consolida con los datos registrados de percepción de corrupción. A pesar de ser de los países con "tasa de soborno más baja" (un 3% frente al 34% de Rusia), los españoles perciben que las instituciones en España están corrompidas.

No hablamos, por lo tanto, de "una corrupción sistemática como la que se da en países como Ucrania o Rumanía, sino, más bien, de una corrupción política", según Jesús Lizcano, presidente de Transparencia Internacional España. De los países europeos, España es el segundo país con mayor percepción de corrupción precedido tan solo por Moldavia. Es decir, "uno de cada tres españoles tiene una alta preocupación por la corrupción".

La corrupción causa desafección  en el ciudadano

"Uno de los fenómenos que causa la corrupción es la desafección del ciudadano con el sistema", explicó Jesús Sánchez Lambás, vicepresiente segundo de la Fundación Ortega-Marañón en la que tuvo lugar la presentación del informe. Además, añadió que "mediante la corrupción se quiebra el principio de igualdad o trato igualitario".

La corrupción externa también es un problema que debe preocupar en Europa. Porque, a pesar de tener una tasa de sobornos relativamente baja (cualquier nivel de sobornos se entiende que es alto), competir con empresas de países en los que los sobornos están a la orden del día y que no cumplen los estándares perjudica al sector empresarial español.

Percepción de corrupción en España

El Barómetro Global mide la corrupción a través de las llamadas encuestas de victimización en las que se le pregunta a los ciudadanos si han sufrido sobornos o un trato favorecido en ciertas situaciones o instituciones. Además, se les pregunta por su percepción de corrupción en diferentes sectores.

Un 54% de los españoles cree que el presidente y sus ministros están envueltos en corrupción

Un 54% de los españoles responde que todos o la mayor parte cuando se les pregunta si creen que el presidente y sus ministros están envueltos en corrupción. Esta cifra disminuye al 37% en la percepción de corrupción entre los parlamentarios, que supera en diez puntos la media europea.

Solo un 16% percibe corrupción entre el funcionariado, la media europea es del 23% y en los gobiernos locales y en el sector privado la percepción es de un 30% y un 31% respectivamente. En general, un 19% de los españoles cree que la corrupción es algo normal.

Gran percepción de corrupción y baja tasa de soborno

¿Cómo es posible que los ciudadanos tengan una alta percepción de corrupción si son pocos los que han experimentado sobornos? La corrupción en España "se basa en las redes clientelares y las relaciones privilegiadas". Un 71% de los entrevistados afirma que no se castiga a todos los culpables de igual manera sin importar quiénes sean.

Asimismo, la inmensa mayoría de los ciudadanos cree que algunos ciudadanos son favorecidos por el sistema y que además la corrupción no se castiga. Lizcano apunta que además "España es uno de los países de la Unión Europea con más cargos de libre designación".

Lucha contra la corrupción

El porcentaje de españoles que reporta la corrupción no llega al 1% aunque el 92% se siente en la obligación de hacerlo. Este dato contrasta con el 32% que piensa que la forma idónea para frenar la corrupción es la denuncia pero es que más de un tercio afirma no hacerlo por las represalias que puede conllevar.

Un 46% estaría dispuesto a invertir un día en un juzgado para denunciar

Un 46% de los encuestados por Transparencia Internacional afirma que estaría dispuesto a invertir un día en un juzgado para denunciar. De esto se desprende que es necesaria la protección del denunciante dispuesto a hacerlo pero que no llega a consolidar su idea por el temor de que le pueda afectar negativamente.

Dentro de estos datos oscuros podemos observar un cambio en la cultura en España, donde a día de hoy el denunciante "ya no es visto como un chivato", afirma Manuel Villoria, catedrático de la universidad Rey Juan Carlos, que ha participado en el informe.

Lizcano está convencido de que hay que crear un marco legal para favorecer un mayor número de denuncias protegiendo a aquellos que dan el paso. "Existe un analfabetismo social entre los partidos", dice, "no saben leer las demandas de los ciudadanos y no saben escribir las respuestas en la lucha contra la corrupción".

También es necesaria una regulación de los lobbies y su actuación. Asimismo, existe una "profunda laguna" en la educación en los valores contrarios a la corrupción como lo son el buen gobierno, la transparencia o la accountability (rendición de cuentas),

lea también...