Publicado: 27.07.2015 20:18 |Actualizado: 27.07.2015 23:30

Al Gobierno le entran las prisas: aprobará una ley cada dos días,
antes de echar el cierre

El PP tiene en tramitación todavía 25 leyes entre el Congreso y el Senado, a las que hay que sumar la de presupuestos para 2016, que piensa aprobar en trámites de urgencia, apurando hasta el último suspiro de la legislatura a principios de octubre.

Publicidad
Media: 2.30
Votos: 10
Comentarios:
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, interviene durante el pleno del Senado. Efe/Kiko Huesca

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, interviene durante el pleno del Senado. Efe/Kiko Huesca

MADRID.- Al Gobierno, que preside Mariano Rajoy, y al grupo parlamentario popular en el Congreso de los Diputados y en el Senado les ha entrado el síndrome del “arreón del vago”, el recurso de los malos estudiantes que dejan todo para última hora.

Poco más de dos meses le queda a la actual legislatura el PP para aprobar, ni más ni menos, que 25 proyectos legislativos que ya se encuentran en tramitación. En paralelo, además, tiene que sacar adelante, entre agosto y septiembre, el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016, una iniciativa que no tiene precedentes.

Este “arreón” empezó hace ya unas semanas. Como muestra, hay que reseñar que en este mes de julio, un mes que a priori es inhábil para la actividad parlamentaria, el Gobierno y su grupo parlamentario han rentabilizado de lo lindo su mayoría absoluta en ambas cámaras. Por ejemplo, el Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado un total de 12 leyes, desde la que modifica el Poder Judicial a la que reforma de la ley de Montes, pasando por las que establece un nuevo Sistema Nacional de Protección Civil o la que reforma la administración de justicia y el registro civil. Justo una ley cada dos días laborables.



La producción legislativa media va a seguir más o menos ese ritmo desde esta misma semana hasta el final de la legislatura, que quedará disuelta entre el 6 y el 20 de octubre según el día en que Rajoy desee colocar la jornada electoral: el 29 de noviembre o el 13 de diciembre. Para ello, el ritmo de los trámites legislativos se forzará al máximo para conseguir esa capacidad de alumbrar textos legales al final de la legislatura.

Así, la semana pasada, tres comisiones del Congreso de los Diputados aprobaron, gracias a la mayoría absoluta del PP en la Cámara baja, cuatro proyectos legislativos que pasan directamente al Senado sin necesidad de ser debatidos en el pleno. Entre ellos se encuentra el polémico proyecto de ley de Seguridad Nacional. En solo dos horas de comisión y una rápida reunión de la ponencia, quedó liquidado el trámite.

Dos proyectos legislativos en una sola reunión

Es lo que está previsto que ocurra en la Cámara alta con seis leyes, durante la reunión de tres comisiones parlamentarias, también con competencia legislativa plena. Cada comisión debatirá y aprobará en esta cámara, en la que el PP también tiene mayoría absoluta, hasta dos proyectos legislativos de una tacada, en una sola reunión. La de Defensa, por ejemplo, liquidará en un santiamén los proyectos de ley de la Carrera Militar y la del Código de Justicia militar. Mayor productividad es imposible.

El calendario previsto en el Senado es un tanto apretado, pero todo está calculado al milímetro para sacar adelante las 12 leyes que se están tramitando actualmente en esta instancia. Esta misma semana entrarán en la Cámara alta otros ocho proyectos legislativos procedentes del Congreso de los Diputados: los cuatro aprobados esta semana en comisión y los cuatro que recibieron el visto bueno en el pleno de la Cámara baja el pasado día 15. Entre ellos, la modificación restrictiva para las menores de la ley del aborto o el recurso previo de inconstitucionalidad ante una reforma de un estatuto autonómico.

En el Congreso hay tan solo dos proyectos de ley del Gobierno en tramitación en periodo de enmiendas, más una proposición legislativa de una cámara autonómica sobre modificación de la LOREG para eliminar el voto rogado de los no residentes que se encuentra en vía muerta.

Los cálculos del calendario parlamentario

No es previsible que el Gobierno remita nuevos proyectos, así que la cámara baja tan solo debe tramitar aquellas leyes que le remita el Senado, siempre y cuando en esta instancia hayan sufrido alguna variación; si no es así, irán directamente al BOE desde la Cámara alta. Durante esta semana y en los primeros días de septiembre algunos senadores van a tener trabajo a destajo.

A todo ello hay que tener en cuenta el proyecto de PGE para 2016 que el Gobierno aprobará este viernes y que el ministro Montoro entregará en el Congreso el martes día 4 de agosto. Su tramitación está muy tasada, pero aun así se pueden agilizar y estrechar las fechas para su debate en el Congreso y en el Senado.

Todo dependerá de cómo hagan los cálculos del calendario parlamentario el Gobierno y el grupo parlamentario popular a partir de septiembre. Habitualmente en estas fechas ya está elaborado, pero la recta final de la legislatura está siendo tan atípica que hasta la semana próxima no se conocerán los plenos parlamentarios en el Congreso y en el Senado durante el mes de septiembre. A ello hay que añadir que posiblemente la semana del 22 de septiembre no habrá plenos por celebrarse las elecciones en Catalunya, aunque sí los habrá durante el mes de octubre.

Para entonces, y si nada se tuerce en el mes de agosto, el Gobierno y el grupo que le respalda habrán alumbrado un texto legislativo cada dos días laborables, como ya han hecho en este mes de julio. Un “arreón” al que ni el Congreso, ni el Senado ni los Gobiernos anteriores están acostumbrados.