Público
Público

De Blanquerna a la cárcel pasando por Mosul

El jefe Nacional de La Falange, Manuel Andrino, concede una entrevista a Público mientras espera entrar en prisión para cumplir cuatro años de condena por el asalto a la librería Blanquerna bajo el grito de "No nos engañan, Cataluña es España". Hace dos meses combatió en Mosul junto a milicias cristianas, iraquíes, kurdos y otros españoles de extrema derecha.

Publicidad
Media: 3.08
Votos: 13
Comentarios:

Manuel Andrino durante un discurso de La Falange.

Está condenado a cuatro años de prisión por asaltar, bajo el grito de "No nos engañan Cataluña es España", la librería Blanquera, donde la Generalitat celebraba en Madrid la Diada en 2012. Manuel Andrino es el jefe nacional de La Falange y acaba de volver de Irak donde ha estado combatiendo a las afueras de Mosul junto a ostros españoles de extrema derecha.

P: ¿Cómo surge irte a Irak?

R: Quería entrevistarme con los camaradas que están combatiendo contra el Daesh, peleando desde un punto de vista cristiano. Los camaradas están allí abandonados, criminalizados y creía que era mi deber el estar con ellos y que vieran que no están olvidados y que aquí en España todavía hay un grupo de españoles que nos acordamos y valoramos que se jueguen la vida para que nosotros tengamos cierta tranquilidad.

P: ¿Cuál piensas que es la actitud del Gobierno ante esta guerra?

R: El Gobierno español y el americano tienen una actitud farisea cuando mandan a nuestras tropas por ahí para nada, de mamporreros del ejército americano o del inglés o del que haga falta.

P: ¿Cómo llegas hasta Irak?

R: Se organiza con mucha discreción porque el Gobierno español intenta evitar que lleguemos allí a cualquier precio, incluso manejando los contactos que tienen en Irak, Siria y Turquía. No es el primer caso en que se ha prohibido a españoles que quieren llegar allí a combatir contra el Daesh, se les ha bajado del avión o en las escalas correspondientes se les ha enviado de vuelta a España. De manera completamente ilegal, pero se ha hecho.

P: ¿España podría acusarte de algún delito por ir allí?

R: Tengo libertad de movimiento, pero el Gobierno español se puede agarrar a que has ido allí a ayudar a una organización terrorista, o que has puesto en peligro la seguridad nacional al involucrarte en un conflicto armado de terceros o cosas por el estilo. Yo no tengo problema en asumir ese riesgo porque mis camaradas están allí jugándose la vida, pues el mío es un riesgo menor.

P: ¿Qué te encuentras al llegar a Irak?

R: Me encuentro un país al que la intervención norteamericana dejó dividido en mini Estados. Estuve en la zona norte de Irak, donde están los combates más encarnizados, sobre todo alrededor de Mosul y la frontera norte con Siria. Allí te encuentras una cara y la contraria, te encuentras un país que aparentemente está tomado por EE.UU en el que parece que no pasa nada pero pasa todos los días algo distinto y en el que los kurdos, que iban de víctimas en un principio y recibieron la ayuda de los americanos en su pelea con Sadam Hussein, son los que dicen lo que se hace y lo que no se hace en Irak. Empezando por el presidente del país que es kurdo impuesto por los americanos.

Estos kurdos que viven en el norte y tienen una región autónoma prácticamente desligada del resto de Irak intentan esconder lo que el Daesh ha hecho en ciertas zonas, en algunos momentos incluso llegando a acuerdos, intercambiando cromos. Por ejemplo, atacas esta ciudad pero no esta otra, aunque el hacer eso le cueste la vida a miles de yazidis, justamente una población cercana a la frontera Siria. O la dejación a los combatientes, los pesmergas kurdos que abandonaron la ciudad antes de que llegara el Daesh y tuvo como consecuencia un auténtico genocidio.

El jefe nacional de La Falange, Manuel Andrino, a las afueras de Mosul.

P: Y la población...

R: Ahora está todo mezclado. El Daesh es un invento como antes fue Al Qeda o los talibanes, un invento de los americanos y son el brazo armado del sionismo y del Estado de Israel en la zona, que intenta que esos Estados que en otro momento fueron fuerte pues estén divididos y se maten entre ellos. El actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho que el Daesh fue un invento de Obama y nadie le ha replicado.  Al Qeda fue un invento de Bush. En cuanto acaben con el Daesh se enfrentaran entre ellos, lo siguiente será los kurdos contra los iraquíes, los iraquíes contra los sirios, los turcos contra los iraquíes...

P: ¿Cuál es el sector de población con el que vosotros colaboráis?

R: Nosotros hemos ido es a parar la masacre de las poblaciones cristianas. No estamos allí defendiendo un Kurdistán iraquí, ni sirio ni turco ni iraní. El pueblo kurdo son 55 millones de personas que están vagando por la frontera de cuatro países y no les van a dejar tener uno propio. A mi siempre me han dado mucha pena, pero es verdad que en cuanto han tenido una parcela de poder han comenzado ellos a cometer las atrocidades con la excusa del Daesh. Por eso el gobierno kurdo también quería impedir que nosotros fuéramos allí al Kurdistán iraquí, porque tiene cosas que esconder también.

No hay que olvidar que en la época de Sadam Hussein la libertad religiosa era completa, había ministros cristianos en el Gobierno, había libertad de culto. Las famosas masacres de Sadam Hussein contra los kurdos utilizando presuntamente gas mostaza, que fue el motivo por el que entraron los americanos, a mí nadie ha sido capaz de contarme que eso ocurriera. Sadam Hussein sí es verdad que gobernaba la región con mano de hierro y puño de acero, y seguro que cometía atrocidades y barbaridades, pero ni punto de comparación con las que se están produciendo de hace 15 años a esta parte. Es una mentira más de las informaciones manipuladas desde la zona.

P: Entonces, dentro de esa mezcla, ¿vosotros ya tenéis anclados allí una especia de brigadas internacionales?

R: Sí. Primero combatieron junto a los pesmergas de una manera descontrolada, en los momentos más duros y frenaron en un primer momento al Daesh. Pero ni los americanos ni el gobierno kurdo lo podían permitir. Son unidades formadas por yazidis, que son milicias cristianas y están apoyadas por combatientes de diversas nacionalidades; hay americanos, alemanes, árabes y, por supuesto, españoles. Fundamentalmente son ex militares, gente que ha pedido pasar a la reserva transitoria o gente que no hace mucho ha pertenecido a unidades especiales y van a allí a combatir y a enseñar a combatir y además bastante rápido y con algunos éxitos, porque los de allí son en su mayoría población civil que nunca ha combatido y no tiene tipo de formación, pero te puedo asegurar que combatiendo son únicos.

Cuando tú peleas por tu casa, por tu terruño, por tu familia, es decir, por lo que has vivido tú y las generaciones anteriores das todo lo mejor que tienes, pero alguien te tiene que enseñar a combatir y sobre todo contra el Daesh, porque todos hemos visto en sus vídeos lo que son capaces de hacer. Esta es la gente que ha conseguido parar al Daesh en esa zona y si no fuera por determinados intereses estratégicos -alguien nos debería de explicar qué está pasando allí con el petróleo, con las armas occidentales en manos del Daesh y de otros- ya les habrían echado.

P: Después de ver lo que está pasando en el terreno y sacar la conclusión de que esa guerra va a seguir al margen del Daesh, ¿entiendes que la gente huya de allí? ¿Entiendes a los refugiados?

R: No estoy en su pellejo, pero he visto allí campos de refugiados con miles y miles de iraquíes, de kurdos, de sirios y de turcos y quien de verdad ama a su país está allí, prefiere por encima de todo vivir al lado para intentar recuperar lo que un día fue suyo. Imagino a alguien saliendo de allí y recorriendo miles de kilómetros para intentar llegar a Madrid, París o Berlín, me suena a que son mafias quienes realmente están incentivando esa salida masiva de ciudadanos.

Son movimientos teledirigidos, como en el norte de África, que no surgen de la noche a la mañana. No digo que no haya gente de buena fe que busque un futuro mejor, no se me puede acusar de racista, pero hay intereses muy ocultos que quieren que en Europa se acabe con cierta forma de entender la vida y con la civilización europea y Occidental. Quien quiere defender lo suyo lo defiende hasta con la vida. Para ahogarte en el Mediterráneo te quedas a la sombra del ejército americano en un campo de refugiados o del ejército ruso en Siria. A alguien que le interesa una Europa débil políticamente, fundamentalmente a EE.UU.

P: Entonces, ¿los refugiados son un peligro?

R: Los refugiados como tal no, es lo que está significando ese movimiento migratorio para Europa. Barrios en los que no puede entrar la policía como en Bruselas, países tan tolerantes que esconden a personas que luego acaban atentado como en París. El parlamento europeo se ha dedicado a desarmar moral y culturalmente a Europa, cuya cultura ha sido el motor del mundo. Ahora si no tenemos ni para nuestras familias pues Dios proveerá. Pues Dios no va a proveer. El efecto llamada es abrumador desde que Aznar les dijo que si venían aquí iba a ser todo precioso, nos iban a pagar las pensiones, mientras se hacía la nefasta foto de las Azores con los que se dedican a desestabilizar la otra parte del mundo. Yo sé que ese mensaje no es políticamente correcto hoy, pero hay que darlo.

En la zona del kuridstan diferentes miembros de extrema derecha comparten luchan con las milicias cristinas.

P: ¿Qué opinas de que los ejércitos europeos no estén entrando allí y que seáis milicias autónomas quienes lo hagáis?

R: El ejército americano que derrotó a un ejército supuestamente tan poderoso como el de Sadam Hussein, con miles de soldados, material bélico y que llevaba 15 años de guerra contra Irán. Es decir, algo de experiencia en guerras tienen los iraquíes. Si alguien más echara la carne en el asador, como Inglaterra o Francia, estas coaliciones que les interesa estabilizar el norte de África, con Libia y con Egipto, podrían acabar con el Daesh en cualquier momento.

Lo que no tiene sentido es que cuando el Daesh entró en Mosul lo hiciera con más de 5.000 combatientes. Eso lo que significa es que se hizo un cambio de cromos, os dejamos entrar por un lado y nosotros vamos por otro. EE.UU después de acabar con Sadam Hussein y dejar eso hecho un desastre, ahora vende la película de que vuelve para salvar a los ciudadanos y para eso tiene que dejar que el Daesh haga todo tipo de atrocidades. Lo ejércitos occidentales no tiene ningún problema de entrar en Mosul y tomarlo. Se justifican en los daños colaterales porque utilizan escudos humanos, ¿cuándo les ha importado eso a los americanos, a los ingleses, a los franceses o a los propios iraquíes? Nunca.

P: Estas a la espera de entrar en prisión por el asalto a la librería Blanquerna de Madrid cuando se producía un acto de la Generalitat, ¿cómo pudiste ir hasta Irak?

R: Ni esa condena ni otras que puedan venir van a acabar con mis convicciones. No voy a dar un paso atrás sobre lo que pienso y si creo que mis camaradas que están a miles de kilómetros necesitan un respaldo, yo se lo voy a dar. Pero estar allí también significa dejar solo mi país, con la que está cayendo aquí en España. Les doy mi apoyo, pero mi sitio es aquí porque es donde está el mayor de los peligros por lo que viene de allí y por lo que ya tenemos metido.

P: ¿Cuáles son para ti los principales peligros que tiene España?

R: La seguridad interior y exterior está pendiente de un hilo, pero los peligros son interiores. El desafío al Estado está a la orden del día, se incumplen sentencias y leyes, hay reuniones de presidentes autonómicos a los que algunos no acuden, se montan embajadas en el extranjero como si fueran países independientes, se utiliza a la policía para espiar sin cumplir la ley, utilizan a los fiscales y a los jueces, se insulta con total impunidad como pasó con la fiscal jefe de Cataluña, personas con decenas de asesinatos salen a la calle a los tres días, se cierran librerías por difundir determinadas ideas y siempre es del mismo lado… cositas de esas.

Aún quedamos españoles para pelear por España. España es el producto de muchas generaciones y vamos a pelear a muerte. La patria está por encima de las leyes o de votaciones en parlamentos nacionales o autonómicos. Lo hicimos en el año 36 y si hace falta lo volveremos a hacer.

P: Te han condenado, junto con otros miembros de partidos de extrema derecha, a cuatro años de prisión por atacar un acto de la Generalitat en Madrid. ¿Crees que sirvió para algo asaltar la librería Blanquerna y agredir a determinados políticos asistentes?

R: No considero ni que fuera un asalto ni que se agrediera a nadie. Las agresiones las están provocando los independentistas contra España desde el año 77. Es un desafío permanente impedir que se hable en español en Barcelona, en Lérida, en Gerona o en Tarragona; violencia es que entres en un edificio institucional y no haya ni una bandera de España, o se incumplan las sentencias del Tribunal Supremo o Constitucional. Eso es sedición y en tiempos de guerra la sedición significa paredón y fusilamiento. Hemos hecho la tontería de intentar meter a los nacionalistas en la dichosa Transición y ahora nos encontramos en estas. 

En 2012 cuando asaltamos Blanquerna se había convocado la primera manifestación de desafío al Estado y vinieron a Madrid, a esa mal llamada embajada de Cataluña en Madrid –que era el edificio de la secretaría general del Movimiento durante el franquismo-, a decirte en tu propia cara que esto son lentejas, o las comes o las dejas. Nosotros no lo vamos a permitir, ni lo hemos hecho antes ni ese día tampoco. La Falange no es la primera vez que acude a un acto separatista o independentista para decirles lo que pensamos, hemos estado en Cataluña y también en vascongadas o en Galicia. El problema es quién ha permitido que se hiciera esa acto en Blanquerna, quién ha permitido que llegáramos a esta situación de agresión al Estado.

P: La sentencia salió hace un tiempo, estáis a la espera de un recurso del Tribunal Constitucional…

R: A mi cualquier pena me parecía injusta e ilegal, pero la sentencia del Tribunal Supremo a petición de la fiscalía dirigida por el PP y de los nacionalistas de la Generalidad [sic] ha aumentado por ocho las penas puestas por la Audiencia Provincial de Madrid. Estamos a la espera del recurso de amparo al Constitucional, claro, si político es el Supremo peor el Constitucional, pero lo vamos a pelear y si hace falta vamos a Estrasburgo. No nos van a asustar. Somos una moneda de cambio de la vicepresidenta que ahora se ha montado su chiringuito en Cataluña y no van a permitir que nadie se mueve dentro del territorio nacional contra ese desafío. Cómo lo va a permitir el PP si ellos son más liberales y más tolerantes que nadie, ellos van a hablar de todo.

P: ¿Sentís que os van a mandar prisión en un momento determinante para el Gobierno?

R: Totalmente. Nunca he creído en las casualidades ni he visto fantasmas pero esto es sumar dos y dos. La sentencia no hay por dónde cogerla, a los jueces del Supremo les han dicho que la sentencia tenía que ser una y a partir de ahí ellos se han puesto a justificarla. Hablan de un odio ideológico al catalanismo y, en todo caso, será al separatismo. Lo ilegal es quererse separarse de España.

P: Pero se podría hacer un referéndum y quizá lo perdieran.

R: No, la unidad de España está por encima de referéndum y de movimientos políticos. Aunque se hiciera un referéndum en toda España que dijera que Cataluña, Vascongadas y Galicia se pueden ir de España me opondría frontalmente también. Se puede debatir todo lo demás desde cualquier posición política, pero la unidad de España no es discutible.