Público
Público

Camps no sabe que pagó 621.000 euros para que los responsables del Metro de Valencia no se contradijeran

El expresident ha señalado que no conoce ni sabe qué es "lo de H&M", en alusión a la consultora que preparó informes anuales sobre cómo contrarrestar las denuncias recibidas. Señala, además, que encargó "a nadie ninguna cosa extraña" y se enfrenta al portavoz de Ciudadanos, que le reprocha que su comportamiento fue "infame". En el accidente de la línea 1 del suburbano valenciano fallecieron 43 personas y 47 resultaron heridas.

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 4
Comentarios:

El expresident de la Generalitat Francisco Camps, durante su comparecencia en la comisión de investigación de Les Corts sobre el accidente de Metrovalencia de julio de 2006 en el que murieron 43 personas. EFE/Kai Försterling

VALENCIA.- El expresident del Consell Francisco Camps ha asegurado este lunes que, como president, intentó hacer "todo aquello que creía, que podía y que debía hacer" tras el accidente de metro de 2006, "hasta el límite" de sus "capacidades políticas y personales", y cada día buscó hacerlo "lo mejor posible". Además, ha añadido que no encargó "a nadie ninguna cosa extraña"

Camps ha iniciado su comparecencia en la comisión de Les Corts que investiga el accidente de metro dando su "sentido pésame" a las familias de las víctimas -algunas presentes en la sala-, que, según ha dicho, "siempre" han sido las personas más importantes" en todo lo que el Consell hizo "desde el primer minuto".

Ha asegurado que "consignas mediáticas" del Consell sobre el siniestro no hubo "ninguna, nunca, jamás"; ha considerado que hablar de "apagón informativo es propio de regímenes autoritarios de otra época" y es "imposible, por suerte" que se dé en sociedades plurales, y ha sostenido que nunca "ha vetado nada ni a nadie".

"Opacidad no hubo en ningún momento", ha aseverado Camps, quien ha añadido que "todo el Gobierno valenciano fue una oficina de información" y el único "plan" era ponerse al servicio de las familias y saber "la verdad" de lo ocurrido.

"Lo hicimos todo con toda la conciencia, con toda la responsabilidad y con todo el honor que correspondía a una circunstancia tan grave"

"Lo hicimos todo con toda la conciencia, con toda la responsabilidad y con todo el honor que correspondía a una circunstancia tan grave", ha aseverado Camps, para quien todos en la Administración intentaron hacerlo "lo mejor posible" y con el objetivo de paliar el dolor de las víctimas.

"Si no se ha conseguido, es una circunstancia de disculpa absoluta. Pero desde el primer momento no teníamos otro objetivo que paliar el dolor tan profundo de todos ustedes", ha añadido Camps mirando a los miembros de la asociación de víctimas del metro.

Preguntado sobre la consultora a la que supuestamente el Consell pagó 621.000 euros para preparar las comparecencias en la anterior comisión de investigación de responsables de Ferrocarrils de la Generalitat, ha afirmado: "Lo de H&M (en alusión a la consultora H&M Sanchis) no sé lo que es. No lo sé, entre comillas, subrayado y con signos de exclamación".

Camps ha defendido además el papel tras el accidente del exconseller Juan Cotino, quien "dio un paso adelante" para colaborar con las familias, ya que "humanamente" contaba con experiencia en "tragedias de todo tipo" por haber sido previamente director general de la Policía y delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana.

"Vivimos en una sociedad plural y lo del apagón informativo es propio de regímenes autoritarios de otra época", ha resaltado

Además, se ha preguntado "dónde está el problema" en que Cotino diera a familiares de las víctimas su teléfono particular, pues querían que "todo el mundo, con tranquilidad, tuviera opción de ponerse en contacto con la Administración" y romper así "todo tipo de barrera burocrática".

Sobre el conseller de Transportes en 2006, José Ramón García Antón -fallecido en 2009-, ha indicado que "habría sido un acto más cobarde irse que quedarse" a dar explicaciones, y ha indicado que los dos quedaron en que cuando acabara el proceso judicial y se vieran las responsabilidades, se tomaría una decisión.

Camps ha asegurado que nadie le dijo "jamás" que hubiera algún problema en FGV y ha resaltado que la responsabilidad de este accidente no la ha decidido él ni la sociedad valenciana, "sino el poder judicial". El expresident ha explicado que se reunió con el presidente de las víctimas del metro, con quien se puso "mano a mano a trabajar sobre las preocupaciones" de los afectados y a quien le dijo que, en el momento en que la justicia se pronunciara sobre el accidente, tomarían las medidas que correspondieran.

Camps ha negado la acusación de Ciudadanos de que el comportamiento del Consell fuera "infame", afirmación que a su juicio está "fuera de todo tono", y ha defendido que su Consell decidió dar a los afectados ayudas "al máximo nivel y lo más rápido posible", si bien cada familia tenía la opción de presentar los recursos que considerara oportunos.

Visitó a las víctimas "a cambio de nada"

El exconseller y expresidente de Les Corts Juan Cotino ha asegurado que visitó a aquellos familiares de las víctimas del accidente de metro de 2006 que se lo pidieron, a quienes ofreció ayuda "a cambio de nada" y que lo hizo a título "personal" y porque le dio la gana. Tras asegurar que no le mandaba el entonces president de la Generalitat, Francisco Camps, ha explicado que dio su tarjeta personal a todas las familias que pudo la noche del accidente y al día siguiente, y se reunió con aquellas que le llamaron, que ha cifrado en unas 35, en distintos pueblos.

Esa, ha destacado, era su "única finalidad" en esas visitas, que nadie le había encargado hacer, sino que las realizó a título personal, porque le daba la gana y "en conciencia", y que luego informó de ellas a la comisión interdepartamental creada por el Consell y al propio president. "Lo que hice pude hacerlo mal para algunas familias", ha reconocido Cotino, quien ha indicado que respeta esa opinión, pero ha insistido en que "todos saben que a nadie ofrecí nada a cambio de nada".  Ha indicado que es posible que se esté "confundiendo alguna reunión que esas familias pudieron tener con alguna otra persona que posiblemente trataría de hacer cosas respecto a sus alegaciones o sus recursos o lo que fuera. Yo no traté ni de alegaciones, ni recursos ni nada", ha manifestado.

El exconseller, a quien no le consta que se cometiera "ningún error", ha pedido "perdón" a las familias "por posiblemente no haberlas atendido mejor" y a aquellas personas a las que haya podido ofender, pero ha insistido en que lo que hizo fue "con plena libertad de conciencia y sabiendo que tenía que hacerlo".

Ha asegurado que sí ha estado en la Plaza de la Virgen con las víctimas, pues las dos primeras veces que se reunieron allí, a la salida de los funerales en la catedral, se acercó a saludar a personas que conocía, pero no volvió porque había quienes quizá "no estaban cómodos" con su presencia. "La intención mía ha sido siempre hacerlo lo mejor que he sabido", ha asegurado Cotino, quien ha defendido que la voluntad era "actuar bien" y ha asegurado que no ha usado información privilegiada nunca en su vida. Ha señalado que la inmensa mayoría de personas las visitaba a ultima hora del día o los fines de semana, y ha insistido en que no iba a ofrecerles nada porque "nada tenía que ofrecerles".