Publicado: 19.07.2016 17:34 |Actualizado: 19.07.2016 17:35

Capítulo final para la librería Europa, centro de la difusión del nazismo en Barcelona

El ayuntamiento anuncia la clausura definitiva del establecimiento, propiedad del neonazi Pedro Varela, tras una operación decretada por el fiscal especial para delitos de odio. Durante sus más de dos décadas de vida, la librería ha generado un fuerte rechazo ciudadano y ha sido el epicentro de varias operaciones policiales

Publicidad
Media: 4
Votos: 14
Comentarios:
Librería Europa.- EFE

Librería Europa.- EFE

BARCELONA.- Tras 24 años de historia, varios registros policiales, dos condenas a su propietario, la celebración de numerosos actos con dirigentes de ultraderecha e incontables movilizaciones del tejido vecinal y activista en su contra, la trayectoria de la librería Europa de Barcelona llega a su fin. El establecimiento propiedad de Pedro Varela se había convertido en estas más de dos décadas en un punto de referencia para la difusión de la ideología nazi. Pero la actuación combinada del Ayuntamiento y el fiscal especial para delitos de odio y discriminación de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar, hará que la persiana del edifico ya no vuelva a subirse para vender libros o acoger conferencias en las que, entre otras cosas, se niega la existencia del Holocausto.

El Ayuntamiento de Barcelona descubrió que la librería Europa, ubicada en la calle Séneca del barrio de Gràcia, no contaba con la licencia de actividad correspondiente, ni cumplía las medidas de seguridad obligatorias. En ese momento Aguilar ya llevaba a cabo una investigación con el objetivo de impedir la continuidad del negocio, porque seguía vendiendo libros con contenido delictivo que ya habían sido la causa de una condena a Varela en 2010 por difusión de ideas genocidas.

La actuación del fiscal estaba facilitada por la reforma del Código Penal, que se aplica desde julio, que permite perseguir la negación del genocidio y que el juez pueda actuar también contra las personas jurídicas, como las entidades, que cometan delitos de odio. A raíz de la investigación, el pasado 9 de julio una operación de los Mossos d'Esquadra supuso el precinto de la librería y la detención de cuatro personas vinculas a Ediciones Ojeda, la editorial de Varela, por la difusión de libros que promueven el odio y la discriminación. En la operación, además, se intervinieron más de 15.000 libros.



Para Asens, la librería Europa “es un agujero negro de la democracia que atenta a la dignidad, un escondite de la extrema derecha en la ciudad”

El teniente de alcalde de Derechos de Ciudadanía, Participación y Transparencia, Jaume Asens, ha explicado este martes en rueda de prensa que cuando se levante el precinto de la librería van a impedir su reapertura con una orden de cese administrativa. La razón es que según el informe policial la librería es una actividad pantalla para ocultar su verdadera actividad: una sala de reuniones y conferencias desde la que se habría hecho apología del nazismo. Para Asens, la librería Europa “es un agujero negro de la democracia que atenta a la dignidad, un escondite de la extrema derecha en la ciudad”.

Historial muy polémico

La librería Europa abrió sus puertas en 1992, pero su origen hay que buscarlo en la década de los setenta, que es cuando empieza la actividad política de Pedro Varela. Desde 1978 hasta enero de 1993 presidió el Círculo Español de Amigos de Europa (Cedade), un grupo neonazi creado en 1966 en Barcelona. Cedade se convirtió en uno de los grupos neonazis más importantes de Europa y llegó a expandirse internacionalmente, con presencia en Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay y Francia. Según ha documentado el historiador Xavier Casals, la presencia de Cedade es clave para entender el peso de Barcelona en el panorama de la extrema derecha española del tardofranquismo, la Transición y la década de los ochenta.

Durante la presidencia de Varela, que llegó al cargo con sólo 21 años, la entidad se especializó en la negación del Holocausto, algo que ha marcado también la historia de la librería Europa. Su historia también refleja la atomización de la extrema derecha en España. Por ejemplo, en 1978 Cedade rompió relaciones con Fuerza Nueva, el partido falangista de Blas Piñar que en las elecciones generales de 1979 obtendría una acta de diputado, ocupada por su líder.

La librería se convirtió en la sede del colectivo neonazi y, de hecho, uno de sus objetivos era financiarlo.

La librería se convirtió en la sede del colectivo neonazi y, de hecho, uno de sus objetivos era financiarlo. Pero sólo un año más tarde, Cedade se disolvió. La desaparición de la entidad no supuso un cambio en el catálogo de la librería, que durante los 23 años siguientes se convirtió en un lugar de referencia para la difusión de la ideología nazi, la negación del Holocausto, así como punto ocasional de encuentro de la extrema derecha española.

Sus primeros problemas serios con la justicia arrancan en 1996, con una operación policial en la que se registró la librería y la vivienda de Varela y se requisaron más de 20.000 libros y otros materiales neonazis. La sentencia definitiva del caso no llegaría hasta doce años más tarde, cuando la Audiencia de Barcelona condenó a Varela a siete meses de cárcel por un delito de apología del genocidio. Poco antes, el Tribunal Constitucional había dictaminado que la negación del Holocausto no era delito, algo que permitió al librero evitar una condena mayor y, por lo tanto, ingresar en presión.

En 2006, hubo una segunda operación policial contra la librería Europa, que comportó la detención de Varela y la confiscación de unos 5.000 libros que almacenaba el local. En esta ocasión, la sentencia tardó algo menos y se anunció en 2010. El librero neonazi fue condenado a un año y tres meses de prisión por un delito de difusión de ideas genocidas. Y esta vez sí tuvo que cumplir la pena entre rejas, en concreto en la cárcel de Can Brians.

Sus primeros problemas serios con la justicia arrancan en 1996, con una operación policial en la que se registró la librería y la vivienda de Varela

La doble condena no paralizó la actividad de Varela, que al salir de la prisión volvió a vender libros que incitan al odio. En la operación del pasado 9 de julio los Mossos no le encontraron en casa y pasó a estar en busca y captura, pero se entregó el día 15, saliendo el día siguiente tras pagar la fianza de 30.000 euros. El caso todavía no tiene fecha de juicio, pero el Ayuntamiento de Barcelona ya ha anunciado que se personará como acusación popular contra Varela.

Durante sus más de dos décadas de actividad la librería Europa no ha acaparado titulares únicamente por ser el epicentro de operaciones policiales y por las condenas a su propietario, sino que también lo ha hecho por sus polémicos actos. El local ha acogido conferencias de autores revisionistas como David Irving y en 2007 invitó al exlíder del Ku Klux Klan David Duke a dar una charla. La presión social y la movilización ciudadana provocaron la suspensión del acto. Varela también ha sido el anfitrión de numerosos actos de la ultraderecha española, como el partido Democracia Nacional. Y el librero no ha renunciado a su actividad política, participando en muchos encuentros del neonazismo europeo, como un seminario celebrado en octubre de 2012 en Madrid junto a la formación griega Amanecer Dorado.

Su actividad ha generado un fuerte rechazo ciudadano, que se ha traducido en manifestaciones contra la librería, en movilizaciones contra algunos de sus actos, como la conferencia de David Duke, y finalmente en una campaña para pedir su cierre, liderada por la plataforma Unidad contra el Racismo. La CUP de Barcelona también había pedido en enero el cierre del local. Finalmente, la clausura definitiva se ha confirmado un 19 de juliol. Curiosamente, 80 años después que los ciudadanos de Barcelona derrotaran a los militares sublevados e impidieran el triunfo del golpe de estado.