Publicado: 06.11.2014 13:47 |Actualizado: 06.11.2014 13:47

"La casta militar teme que Podemos le quite privilegios"

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

"Podemos jamás ha querido acabar con el Ejército". Este es el primer mensaje del Círculo Fuerzas Armadas de la formación, que explica que desde este círculo y desde el partido lo único que persiguen es "democratizar" y "modernizar" una institución recientemente salpicada por escándalos e irregularidades. 

En su reciente entrevista en Salvados, el líder de la formación, Pablo Iglesias, fue igual de contundente: "El Ejército es fundamental. Una sociedad democrática necesita de ejércitos y de Policía", defendió Iglesias hace unos días. Sin embargo, eso no ha impedido que algunos medios de comunicación aseguren que Podemos quiere desmantelar las Fuerzas Armadas, o que  denuncien la "inquietud" existente en esta institución ante el ascenso de esta fuerza política, recientemente avalado por el CIS.

El Círculo ve más justo que la representatividad del Ejército recaiga sobre el presidente, y no sobre el rey, al haber sido el primero elegido democráticamente

 "Hay de todo, las fuerzas armadas son el reflejo de la sociedad", asegura a Público Iván B., exmilitar, inscrito en Podemos y miembro del Círculo FFAA; un círculo que describe como un "movimiento ciudadano" independiente al partido, que trabaja en propuestas para mejorar la institución militar.

Preguntado por el motivo por el que se especula con que Podemos podría querer disolver el Ejército, Iván B. responde que en la institución "pueden tener miedo, porque en el fondo son también una casta. Si entrase Podemos e hiciese de verdad leyes de transparencia y recortes de gastos superfluos, a lo mejor tienen miedo de perder sus privilegios, pero no hay miedo de que disuelvan las Fuerzas Armadas; es una forma de alarmar a la población". "¿Cómo vamos a acabar con algo que hemos jurado proteger y servir? El que se mete en las FA es porque tiene unas convicciones, y una forma de ver el servicio al Estado", apunta.

A su juicio, acciones de denuncia como las del teniente Luis Gonzalo Segura, muy crítico con varias irregularidades detectadas en el seno del Ejército, son necesarias para revitalizar una institución afectada por "el oscurantismo". "Queremos que el Ejército forme parte real de la democracia", asegura el joven. Junto a Iván B., extrabajador de la Armada hoy reconvertido en estudiante de Ciencia Política y de la Administración, una treintena de personas vinculadas de algún modo a las Fuerzas Armadas -trabajadores, extrabajadores o conocedores del mundo militar- integran este círculo sectorial de Podemos, aunque muchos no están inscritos en la formación, porque los militares en activo tienen prohibido militar en partidos políticos. "No tiene mucho sentido que los militares no podamos afiliarnos a un partido político; mi promesa de defender el Estado va más allá de los partidos", apunta.

Iván B. reconoce que la discreción a la hora de manejar los nombres y los cargos de sus compañeros obedece al temor por posibles represalias, y explica que, técnicamente, los mandos no pueden tomar acciones en su contra por participar en el círculo, que no es "vinculante", y actúa como un "núcleo de consultas ciudadano". "Técnicamente, cuando este círculo nació, fue en respuesta al llamamiento a la integración que hizo Podemos, fue simplemente un movimiento ciudadano, y nosotros nos constituimos como tal", defiende. "Nosotros proponemos, lo que creemos, votamos, y ellos verán", apunta. 

"No tiene mucho sentido que los militares no podamos afiliarnos a un partido político; mi promesa de defender el Estado va más allá de los partidos" En estos momentos, el Círculo se dedica a recopilar aportaciones de los internautas en Plaza Podemos, y a proponer nuevas ideas para incluir en un programa con el que pretenden reformar las FFAA. No saben cuándo estará listo, y se muestran reacios a dar muchos detalles, pero sí explican que la limitación de la justicia militar en favor de los tribunales civiles es uno de los puntos clave de su borrador. 

Otro es cambiar de capitán general de las Fuerzas Armadas, cargo que hoy desempeña el rey Felipe de Borbón: a su juicio, es más justo que el peso de la representatividad del Ejército recaiga sobre el presidente del Gobierno, al haber sido elegido democráticamente por los ciudadanos, a diferencia del monarca.

Sobre la permanencia en la OTAN, o la participación en misiones internacionales, aseguran que por encima de todo acatarán las decisiones de los ciudadanos, en caso de que Podemos llegue a la Moncloa. De hecho, el programa en el que trabajan no está destinado únicamente a la formación que lidera Pablo Iglesias, sino que estará al servicio del resto de fuerzas políticas o agentes sociales que decidan hacerse eco de sus propuestas; "al servicio del ciudadano".

"Queremos la supresión de privilegios, o desvincular a las FFAA de la Iglesia, de todas las iglesias. Si el Estado es acofensional, ¿por qué en las FFAA se siguen celebrando festividades religiosas?", se plantea el exmilitar, apuntando que esto no significa que no respeten "todas las creencias". Lo que quieren, en definitiva, es "dar a conocer la función real de las FFAA. "La gente no sabe, por ejemplo, el magnífico trabajo que se realiza en el Instituto Hidrográfico de la Marina, fundamental para el Estado, rentable y de prestigio internacional", zanja.

Lo cierto es que hasta la fecha, más allá de las declaraciones de Iglesias a Jordi Évole, o a las breves referencias al Ejército en su programa para las elecciones europeas, la formación, que ahora mismo está inmersa en su proceso constituyente, no ha dado más que unas pocas pinceladas sobre lo que hará con las Fuerzas Armadas si llega al gobierno.

Iglesias no descarta subir el presupuesto de Defensa si fuera necesario "para asegurar la independenciade España, los derechos sociales y civiles", pero cree que esto no va a ser necesario, y su programa para las europeas apunta precisamente en la dirección contraria: "Reducción del gasto efectivo en materias militares"; "referéndum vinculante sobre la salida de España de la OTAN";"rechazo de las intervenciones militares en la resolución de conflictos internacionales", desmantelamiento de las bases militares en otros países o la creación de un "Servicio Civil de Paz, que sustituya las intervenciones de paz", son algunas de las recetas del documento que les ayudó a hacerse con cinco europarlamentarios en el mes de mayo. Lo que parece claro es que en principio Podemos no tiene interés por desacerse del Ejército, pero habrá que esperar a que la iniciativa instaure su directiva y culmine su proceso asambleario para saber más sobre sus intenciones en este campo.


http://www.quoners.com/q/referendums