Publicado: 23.07.2016 08:37 |Actualizado: 23.07.2016 08:37

El grupo de CDC en el Congreso, en el aire pese a su apoyo al PP en la Mesa

PSOE, C's y PNV perderán capacidad de contratar asesores al tener menor financiación por la bajada de escaños. Podemos deberá repartirlos con las confluencias y, sobre todo, con IU, el único partido junto con el PP que se beneficiará de la distribución de recursos

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5
Comentarios:
La presidenta del Congreso, Ana Pastor; la vicepresidenta, Rosa Romero, y la secretaria, Alicia Sánchez-Camacho. / EFE

La secretaria del Congreso, Alicia Sánchez-Camacho; la presidenta, Ana Pastor; y la vicepresidenta, Rosa Romero. / EFE

MADRID.- La actividad parlamentaria ordinaria de la XII Legislatura en el Congreso de los Diputados arrancará la semana próxima con la constitución de los grupos parlamentarios, el verdadero motor que mueve la acción política en la cámara. Y en esta ocasión, según las fuentes parlamentarias consultadas por Público, “todo va a ir más rápido y ágil”.

Para empezar, los servicios de intendencia de la Cámara Baja apenas sufrirán modificaciones puesto que la composición del hemiciclo ha variado muy poco con respecto a la anterior legislatura. “Entonces fue una locura porque hubo que poner patas arriba muchas cosas que estaban ancladas en el tiempo, desde la distribución de los despachos de los diputados hasta la ubicación de las dependencias de los grupos parlamentarios. Ahora apenas vamos a cambiar un par de detalles”, explica a Público uno de los responsables del servicio de mantenimiento de la institución.

Pero aunque no conlleve el revuelo en las diferentes plantas de los edificios del complejo parlamentario que se produjo durante tres meses tras las elecciones del 20-D, algo va a cambiar. De momento, a la espera de la decisión que tome la Mesa del Congreso de los Diputados el próximo martes, hay que despejar la incógnita que pesa sobre el futuro de los ocho diputados de Convergència, la formación soberanista catalana. El PP podría devolverle ahora el apoyo que le prestó CDC en la elección de la Mesa.

No es lo mismo que ese puñado de diputados disponga de un grupo parlamentario propio que deban integrarse todos ellos en el grupo mixto. Aparte de la asignación mensual de algo más de 28.000 euros, cada grupo parlamentario tiene derecho a disponer de salas de reuniones propias, entre otras ventajas de intendencia, y sobre todo presencia propia en los debates, trámites y decisiones parlamentarias, además de protagonismo político y mediático personalizado.

En el caso de que la Mesa decida que los diputados convergentes pueden formar grupo propio, lo cual es muy probable ya que PP, PSOE y Podemos son favorables a ello pese a que no cumplen los requisitos mínimos –obtuvieron el 12,92% de los votos emitidos en Catalunya frente al 15% requerido–, la XII Legislatura contaría con los mismos grupos parlamentarios que en la anterior; un total de ocho.

Pero no todos tendrán los mismos recursos. Solo el PP e IU, aunque esta formación de izquierdas dentro del grupo de Podemos, saldrán beneficiados. El resto, o bien dispondrán de los mismos que ya tuvieron durante los meses pasados o bien los perderán.



La mayoría están en este último paquete. De entrada, perderán capacidad de contratar asesores al tener menor financiación por la bajada de escaños los grupos socialista, el de Ciudadanos y el PNV. Podemos, por su parte, deberá repartir sus asesores con las confluencias –En Comú Podem y En Marea– y, sobre todo, con IU, ahora integrada en el grupo parlamentario con nueve parlamentarios afiliados.

Pero es que, además, estos grupos también verán rebajada la cifra de asistentes que, a cargo del presupuesto de la cámara, se les asigna a razón del ratio de 0,63% por cada escaño. Los socialistas perderán tres o cuatro de los 59 que tenían hasta el pasado día 18. Podemos deberá repartir sus 43 asistentes con las convergencias y, sobre todo, con IU, que exigirá al menos media docena de asistentes con su propia marca.

El PNV también perderá al menos uno de sus cuatro asistentes. Pero será el grupo parlamentario de Ciudadanos quien más perderá, en términos relativos y absolutos, al perder ocho escaños respecto a los 40 que formaban el grupo en la anterior legislatura. Así, la formación naranja dejará de ingresar casi 12.000 euros al mes y rebajará en seis o siete el número de asistentes de los 27 con los que contaba meses atrás.

El PP será quien más recursos tenga al obtener 14 escaños más respecto a la anterior legislatura. Así, además de tener una financiación adicional –1.400 euros por cada escaño– para nuevos asesores, podrá disponer de unos diez asistentes adicionales a los 81 que trabajaban para su bancada.

Y quien, de forma indirecta, también saldrá beneficiado en el caso de que Convergéncia logre finalmente grupo propio será Compromís si, como han anunciado, sus cuatro diputados se marchan al grupo mixto. La formación valenciana será quien “controle” este grupo escoba al aportar la mitad de sus efectivos. Un pellizco en recursos humanos y económicos nada despreciable.

La distribución de los grupos entre los edificios del complejo parlamentario de la Carrera de San Jerónimo, en cambio, apenas variará. Salvo algún ajuste “para ubicar el aumento de diputados del grupo popular, apenas habrá que hacer nada más. Por supuesto, sin ninguna obra de remodelación interna”, agregan las fuentes del servicio de mantenimiento, que recuerdan “con pavor” los cambios que hubo que realizar con la llegada de los efectivos de Podemos y Ciudadanos.