Público
Público

El Congreso lleva a Rajoy y a todo su Gobierno ante el Constitucional por negarse a ser controlado

Todos los grupos del hemiciclo, salvo el PP, respaldan el recurso de conflicto de atribuciones de la Cámara ante el Alto Tribunal contra la rebelión del Ejecutivo a dar explicaciones ante los parlamentarios.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, sujeta unos papeles con la boca durante el pleno del Congreso de los Diputados donde ha comparecido hoy de forma extraordinaria y por vez primera en esta legislatura para informar de los resultados de la Cumbre de la UE que abordó la situación de los refugiados en Europa. EFE

MADRID.- Es la primera vez desde 1978 que el Congreso de los Diputados lleva al Gobierno ante el Tribunal Constitucional (TC) para dilucidar un conflicto de atribuciones, contemplado en la Carta Magna, entre ambas instancias constitucionales. Se trata de una situación excepcional que tan solo tiene un precedente en 1995 cuando lo planteó el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) contra el Congreso y el Senado por la aprobación de la Ley Orgánica que regulaba este órgano (LOPJ) a cuenta de los nombramientos de sus vocales y que fue rechazado por el TC.

En este caso el asunto tiene mayor enjundia, tanto en la forma como en el fondo. El conflicto, planteado por todos los grupos parlamentarios salvo el popular, arranca tras la negativa del actual Gobierno en funciones a someterse al control de las cámaras parlamentarias, el Congreso de los Diputados y del Senado. Entiende que no tiene su confianza, otorgada por las cámaras de la anterior legislatura.

Tanto el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, como sus ministros se han negado a comparecer ante el pleno y diversas comisiones parlamentarias, amparándose en informes jurídicos que sostienen sus tesis. Ante esa actitud la Cámara baja ha esgrimido otro informe en el que se mantiene la tesis contraria, eso sí siempre y cuando el control se concierna a las competencias limitadas establecidas en la ley de Gobierno. Esta misma norma no exceptúa del control parlamentario a un ejecutivo en funciones.


Pedro Morenés fue el primero en declararse en rebeldía, al no acudir a la comparecencia solicitada ante la comisión de Defensa del Congreso

Hace tres semanas el ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, no acudió a la comparecencia solicitada ante la comisión de Defensa de la Cámara baja. Fue el primer acto de rebeldía al que se sumó la negativa de Moncloa a que el propio Rajoy explicase ante el pleno de la cámara qué posición iba a mantener ante los importantes consejos europeos de la UE convocados durante el mes de marzo.

Este martes la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, volvió a repetir la actitud de su compañero de Ejecutivo al dejar vacía la silla destinada al compareciente en la sesión de la comisión homóloga del Congreso. Para mañana jueves se ha anunciado que el ministro en funciones de Interior también hará lo mismo. La comparecencia de Rajoy ante el Congreso para dar explicaciones, a posteriori, de los citados consejos europeos “ha sido excepcional”, según fuentes de Moncloa y que en todo caso “tiene carácter informativo”.

El portavoz del grupo socialista, Antonio Hernando, ha sostenido en la defensa de esta iniciativa que “no deberíamos haber llegado a este punto, pero hoy toca defender al Congreso de los Diputados frente al Gobierno. Estamos defendiendo la esencia del parlamento porque representamos al pueblo español y no estamos en funciones. No es admisible –ha añadido– que sea el propio Gobierno quien decida cuándo y cómo se comparece ante el Congreso. No han entendido nada”, ha exclamado dirigiéndose a la bancada popular.

Es un "síntoma": "¿A qué tienen miedo?"

El portavoz de Podemos, Íñigo Errejón, ha calificado como “síntoma” de un deterioro democrático la actitud del Ejecutivo que preside Rajoy. “¡A qué le tienen miedo?, ¿por qué se niegan a dar explicaciones si es que están en funciones?”, ha preguntado durante su intervención. “Confíen en la democracia para acabar su mandato con dignidad”, ha recalcado al final de su intervención.

"En otros no lo sé, pero en este país no hay policía política”, ha dicho el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz 

Al acabar el turno de Errejón el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, también diputado, ha solicitado la palabra para desmentir que desde su departamento, tanto la dirección general de la Policía o la UDEF, “se hayan filtrado informaciones aludidas por el señor Errejón —relativas a la financiación internacional de Podemos—. En otros no lo sé, en este país no hay policía política”, ha concluido el ministro.

El representante del grupo parlamentario popular, José Antonio Bermúdez de Castro, ha recriminado al grupo socialista la doble vara de medir ya que la actitud mostrada en un periodo de interinidad en Andalucía similar al actual, con más de 80 días con un ejecutivo en funciones “fue la misma que mantenemos ahora en el grupo popular. La diferencia estriba en que ahora el Gobierno en funciones es del PP”, se ha quejado en tono vehemente el portavoz popular.

La votación, a la que no ha asistido el presidente en funciones Mariano Rajoy, ha ofrecido este resultado: votos a favor, 218, votos en contra, 113 y abstenciones, 4, todas ellas equivocaciones como la protagonizada por la vicepresidenta primera de la cámara, la popular Celia Villalobos.