Público
Público

Gerardo Pisarello: "Las ciudades tienen que discutir sobre el TTIP porque son las principales afectadas"

El primer teniente de alcalde de Barcelona reafirma el compromiso municipal contra este tratado de libre comercio por afectar a competencias locales. Ecologistas en Acción presenta un informe sobre sus amenazas en municipios y comunidades autónomas

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:

Gerardo Pisarello, durante la presentación del informe de Ecologistas en Acción. / LAURA SAFONT

BARCELONA.- Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde de Barcelona, ha participado la mañana del jueves en la presentación del informe impulsado por Ecologistas en Acción, La amenaza global asalta lo local: el TTIP en municipios y comunidades autónomas, junto a su autora y portavoz de Ecologistas, Serlinda Vigara, y Lúcia Bárcena de la campaña #NoalTTIP. Pisarello ha criticado la opacidad que envuelve a las discusiones del tratado del libre comercio entre EEUU y la UE, y en particular ha reivindicado la necesidad de que las ciudades se sumen a la discusión pública del tratado. “Las ciudades han de participar en la discusión sobre el TTIP porque son las principales afectadas”, ha alertado sobre las afectaciones que puede tener la firma del TTIP sobre las políticas municipales al primar el interés de las grandes corporaciones por delante del público.

“Muchas ciudades sienten que su soberanía municipal está en peligro con el TTIP”, ha continuado, y ha especificado que “las políticas lanzadas por el gobierno municipal respetuosas con los derechos sociales y ambientales, como la inclusión de este tipo de cláusulas en las contrataciones públicas, quedarían bloqueadas con el TTIP”. Pisarello ha insistido en señalar que “es importante que los vecinos y vecinas de Barcelona entiendan que este tipo de tratados les afectan”, aunque parezcan lejanos por su dimensión global.

Precisamente, lo que detalla el informe de Ecologistas en Acción presentado en Barcelona es la invasión de competencias municipales y autonómicas que supondría la aprobación del TTIP. En concreto, en lo que concierne a la liberalización de servicios públicos como la sanidad y la educación, el derecho a la vivienda, la municipalización del agua, la protección del medio ambiente, la alimentación, el derecho de los consumidores y las consecuencias sobre el género.

Todo ello gracias a mecanismos contra la autonomía de los Estados, como los tribunales de arbitraje (ISDS en inglés) y el Organismo de Cooperación Reguladora, que limitarían la soberanía de las administraciones públicas en defensa de los intereses de los inversores. El estudio, además, da cuenta de las consecuencias sociales que tendría armonizar las leyes estadounidenses con las europeas, las primeras mucho más liberales. 

Barcelona firmó el pasado mes de octubre de 2015 una moción por la que se declaraba ciudad libre del TTIP y CETA (libre comercio entre la UE y Canadá) gracias a los apoyos de ERC y la CUP, sumándose a los cerca de 1.200 municipios de toda Europa que respaldan esta moción y a los 140 que se localizan solo en España. Pisarello, además de reafirmar el compromiso municipalista contra este tipo de tratados, ha defendido que la “batalla” también se ha de librar a nivel europeo para avanzar hacia un modelo de comercio internacional basado en “la protección del tejido productivo local” y no en la “competencia ilimitada” entre grandes empresas.

Este tratado, según el regidor, conllevaría “un proceso de concentración en unas pocas multinacionales” contrario a lo que hasta ahora contemplan ciertas directivas europeas. Por ello, considera que tanto pymes como otros agentes económicos deberían sumarse a las discusiones sobre estos tratados, puesto que también se verían afectados. “Todas las fuerzas municipales han reconocido que el TTIP no se está discutiendo de forma pública”, ha criticado.

El TTIP y los gobiernos del cambio

La portavoz de Ecologistas en Acción y autora del informe, Serlinda Vigara, ha alertado de que “el TTIP afecta al modelo municipal que quieren impulsar los gobiernos del cambio”. En relación a Barcelona, Gerardo Pisarello ha admitido que “las ciudades cada vez tienen un margen más limitado para decidir aspectos que afectan a la ciudadanía” por toparse continuamente con el bloqueo de las leyes estatales. Aun así, ha defendido que el Ayuntamiento logra encontrar las “grietas jurídicas” para saltarse las trabas del PP. Con la aprobación del TTIP, ha reconocido que “eso sería más difícil”.

Una de las medidas que defiende el gobierno municipal de BComú es avanzar hacia la remunicipalización del agua en Barcelona, aún de gestión privada. Pisarello ha ratificado la voluntad de “avanzar hacia una gestión público-comunitaria con tarifas más justas” pero ello depende de las diferentes fuerzas políticas que participan en el ámbito metropolitano. Sin embargo, ha defendido que “con el TTIP las municipalizaciones se verían comprometidas”, sobretodo por el llamado “efecto trinquete”, que imposibilita revertir las privatizaciones de los servicios públicos.

21 y 22 de abril, encuentro de territorios libres de TTIP, CETA y TISA

La presentación del informe de Ecologistas en Acción es el punto de partida del Encuentro Paneuropeo de Autoridades Locales y Nueva Generación de Tratados de Libre Comercio que los próximos días 21 y 22 de abril se celebrará en Barcelona, y que reunirá a un centenar de alcaldes y concejales de los municipios europeos que se han declarado contrarios a los tratados TTIP y CETA.

También participarán centenares de activistas de toda Europa de la campaña #NoalTTIP, representantes de sindicatos como CCOO y CGT, y eurodiputados de los grupos Izquierda Unitaria Europea y Los Verdes/Alianza Libre Europea como Ernest Urtasun (ICV) o Lola Sánchez (Podemos). Uno de los objetivos de las jornadas será concretar un plan de acción para frenar la aprobación del CETA, que ya está ratificado y entraría en vigor el próximo año.